Sanidad

El gasto en fármacos subirá en 670 millones si se quita el copago

Foto: Archivo.

El anuncio sin concretar del Gobierno de indultar del copago farmacéutico a los pensionistas con menores rentas llega en el peor momento para las comunidades autónomas. El gasto público en medicamentos está en máximos desde que se aprobó la reforma de la aportación farmacéutica privada en 2012, que estableció por primera vez para los pensionistas una aportación obligatoria en función de tres niveles de renta.

El compromiso del Ejecutivo de revisar el sistema actual de copago farmacéutico añadirá más presión sobre las cuentas sanitarias, una vez que esta partida ya absorbe de media entre el 30 y el 40% de los presupuestos regionales y está sometida a fuertes tensiones derivadas del envejecimiento de la población.

La nueva ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, se ha dado un plazo para concretar la propuesta que deberá antes aprobar el Ministerio de Hacienda. Pero su intención es seguir el camino marcado por su predecesora. De momento, ha avanzado que no solo beneficiará a los pensionistas, sino también a los colectivos que más dificultades de acceso tienen a los tratamientos.

Según los datos expuestos por la ministra en una entrevista publicada por Diario Médico, "un 4,7% de la población no puede comprar sus medicamentos". Este porcentaje supone que hay 2,1 millones de personas que no pueden seguir sus tratamientos por razones económicas, lo que no quiere decir que sean pensionistas, cuyo límite máximo de aportación mensual es de 8,23 euros. Más bien se trataría de población activa de bajos ingresos y que están obligados a copagar la mitad del coste de sus recetas.

En cualquier caso, eximir a un grupo de población tan elevado del copago farmacéutico tendría consecuencias muy importantes en el crecimiento de un gasto total en fármacos que superará los 16.731 millones de euros en 2018 y que se reparte entre la partida de recetas médicas dispensadas en oficinas de farmacia (10.376 millones de euros, según el último dato de julio) y los 6.354 millones de euros de gasto hospitalario contabilizado el año pasado.

De cara a los próximos presupuestos empieza a preocupar en las consejerías de Hacienda el crecimiento del gasto farmacéutico. Desde 2014, esta partida se ha elevado en 1.968 millones de euros, un 13,51% más en tres años, impulsada sobre todo por el incremento registrado en el gasto hospitalario para sufragar los costosos tratamientos contra el virus de la hepatitis C.

El gasto farmacéutico se encuentra en niveles de 2006 y es 2.344 millones inferior al máximo de 2010

La evolución del gasto en recetas médicas ha servido para compensar el fuerte tirón de la partida hospitalaria, que solo en 2015 aumentó en 1.360 millones de euros hasta superar los 6.500 millones de euros. Desde entonces el gasto en este último capítulo se ha consolidado por encima de los 6.000 millones de euros. Contrasta esta evolución con la apuntada por el gasto en farmacia, que se encuentra en niveles de 2006 y es todavía 2.344 millones de euros inferior al máximo registrado en mayo de 2010. Este equilibrio de gasto para las arcas autonómicas podría romperse con la eliminación del copago farmacéutico, una vez que el último dato interanual de julio apunta ya un alza del 3,14% en el desembolso en farmacia. Además de los ingresos extra del bolsillo de los propios pacientes, que superaría los 400 millones de euros al año según cálculos de Farmaindustria o de la patronal de las farmacias, la introducción del copago a los pensionistas ha tenido también un efecto disuasorio al frenar el incremento del número de recetas.

La patronal de la industria farmacéutica analizó así cómo, entre los años 2003 y 2011, el incremento medio anual del consumo de recetas osciló entre los 20,5 millones de 2005 y los 47,4 millones de recetas de 2008, con un alza media de 35 millones de nuevas recetas al año durante el periodo. Desde que entró en vigor el Real Decreto-ley 16/2012, este aumento se moderó, hasta situarse en ritmos de crecimiento de la demanda del entorno a los 10-12 millones de recetas adicionales anuales en los dos últimos años.

De recuperarse el ritmo anterior de crecimiento de recetas, las comunidades tendrían que asumir el gasto de cerca de 25 millones de recetas más al año, lo que supone elevar la factura en torno a los 270 millones de euros. En total, serían más de 670 millones de euros, un 6,45% añadido a la cifra actual de gasto en recetas que ya presentaba un alza interanual del 3,14% en julio.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum9
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 9
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

ciklon B
A Favor
En Contra

¡Y que!.

Ya puestos a eliminar gastos, que prohíban los medicamentos como inicio de la solución final, pero antes deberían marcarnos en el antebrazo, a fuego, una serie de números para distinguirnos de los pura raza aria.

Otra forma de compensar el gastos es eliminar suelazos políticos, reducir funcionarios vagos, obligar a los corruptos y mangantes a devolver lo sustraído y acabar con tanto fariseísmo, mentiras, prebendas y mamoneos.

Puntuación 11
#1
incierto
A Favor
En Contra

PERO HAY QUE "ECHAR DE COMER" A LOS RUBALCABEÑOS

BBEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE

Puntuación 5
#2
incierto
A Favor
En Contra

PERO HAY QUE "ECHAR DE COMER" A LOS RUBALCABEÑOS

BBEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE......

AÑADIENDO LA INMERSIÓN LINGÜÍSTICA DE por ej. A3 JAJA.

Puntuación 3
#3
cambre
A Favor
En Contra

Lo que hay que hacer es dar el tratamiento necesario, me refiero al número de pastillas necesarias para un tratamiento y no una caja que va al armario y del armario a la basura por que se ha caducado. Con esto sólo ganan las farmaceúticas que bien pagados tendrán a políticos y médicos.

Puntuación 14
#4
País
A Favor
En Contra

En ningún país del mundo los medicamentos son gratis. Es más en la mayoría de países de la OCDE no existe ningún tipo de copago, cada perrito se lame su cipotito y se paga las medicinas de su bolsillo. Pero aquí somos tan rematadamente lelos que queremos que nos roben 100 euros para medicinas para que 80 queden en los bolsillos de los funcionarios y 20 vayan para pagar medicionas y así creernos que son gratis.

Puntuación 8
#5
Hurl
A Favor
En Contra

Lo lógico sería que el copago fuese conforme al nivel de renta y no a si uno es pensionista o no. Así tanto pensionistas como trabajadores con renta muy baja pagarían algo simbólico y el resto irían pagando más copago según sus posibilidades. Pero claro, los pensionistas son muchos votos.

Puntuación 1
#6
Usuario validado en elEconomista.es
benja
A Favor
En Contra

Si eliminan el copago a los pensionistas , otra verguenza del populismo, siempre premiando el desmadre ... en europa no existe un pais que de los medicamentos gratis,,,,los socialistas españoles sn muy listos ,sabem arruinar el pais...

Si la gasolina fuera gratis , no la habria, alguien dejaria la manguera en el suelo......lo gratuito es maligno

Puntuación 9
#7
A Favor
En Contra

Menos que la corrupción

Puntuación -1
#8
Teudis Carmona
A Favor
En Contra

COMO PUEDE EL ESTADO DISPONER DE RECURSOS EXTRAS:COMO FINANCIAR LAS PENSIONES,.....:

-Las pensiones del presente y del futuro son temas suficientemente importantes para realizar una breve reflexión. Expertos en el tema de pensiones no se ponen de acuerdo en que medios se pueden emplear para propiciar la sostenibilidad actual y a medio plazo de un sistema de pensiones digno para nuestros pensionistas. El mercado laboral español con trabajadores que perciben salarios bajos, con un paro endémico, con contratos precarios, con mini jornadas de trabajo y con su correspondiente mini contribución al sistema solidario de pensiones, ofrece una visión poco halagüeña.

-En principio tenemos dos visiones enfrentadas: 1ª.- Un sistema de pensiones públicas.2ª.- Un sistema de pensiones privadas. Estas dos visiones se funden en el sistema de trabajadores que aspiran a compatibilizar estos dos métodos.

-Una segunda división enfrenta:1º.-Un sistema de pensiones públicas que garantiza pensiones para vivir dignamente a los jubilados.2º.-Frente a un sistema de pensiones reales acordes con las contribuciones del mercado laboral. Los partidarios de esta visión recomienda maniobrar para poder disfrutar en la jubilación de una pensión pública real y completarla con una pensión privada. El problema es que la mayoría de los ciudadanos no pueden permitirse pagar una futura pensión privada.

-Podemos continuar reflexionando sobre múltiples aspectos que inciden en el tema de las pensiones publicas presentes y futuras:1.-A que edad jubilarse.2º.- Las jubilaciones anticipadas. 3º.-Las pensiones no contributivas. 4º.-....

-Nos centraremos, en como el Estado puede pagar a corto y medio plazo, pensiones publicas dignas. Se han ofrecido varias soluciones, entre otras, completar vía impuestos las pensiones que el sistema público de pensiones no puede satisfacer.

-Existe otro método que fue el que empleo EEUU cuando su economía estaba en peligro debido al encarecimiento de los combustibles. El Fracking según todos los expertos fue el que salvo verdaderamente a los EEUU, pues esto permitió que la economía americana tuviera combustibles a precios asequibles, y no fuera ahogada por unos combustibles cada vez más caros que amenazaban con paralizar toda su economía. No hablamos de hacer fracking, ni de hacer depósitos de petróleo comprado barato pero de dudosa procedencia, ni de construir almacenes de gas que provocan terremotos,... EEUU produjo combustible que permitió salvar su economía y obligo a bajar los precios de los combustibles en una feroz competencia que salvo para siempre su economía del ahogo mediante encarecimiento de combustible.

-El Estado español es el mayor accionista de Abengoa, que es la mayor multinacional del mundo de energías renovables, de tecnologías de innovación y en combustibles respetuosos con el medioambiente-biodiesel y bioetanol (compañía internacional que aplica soluciones tecnológicas innovadoras para el desarrollo sostenible en los sectores de infraestructuras, energía y agua). Sus patentes, investigaciones y prácticas de laboratorios (erróneamente cerrado) no tienen precio. El Estado español puede aprovechar y hacerse más fuerte en la empresa dado el poco interés que muestran otras empresas y bancos en lo que representa esta empresa del sector de renovables, de combustibles y tecnologías de innovación y ello a muy buen precio (precio de saldo). Esta empresa mixta con el 51% de capital publico y el 49% de capital privado puede ser una basa en manos del Estado ahora en los combustibles ecológicos, mañana en las energías renovables y en las tecnologías de innovación, no solo a nivel de España sino a nivel internacional (todos los Estados europeos son propietarios de empresas energéticas y de innovación tecnológica, excepto España que lo hemos privatizado todo). Al tiempo que puede producir miles de millones de litros de bioetanol y biodiesel de primera generación convirtiéndose en productor de estos combustibles obtenidos a partir excedentes agrícolas y otros combustibles de segunda generación obtenidos de residuos agrícolas, de residuos sólidos urbanos*.

-*En concreto: según ha informado la compañía en un comunicado, la finalidad de este proyecto es obtener biocombustibles derivados de biomasa con propiedades similares a los combustibles líquidos derivados del petróleo.

”El biocombustible resultante de este proceso, muy similar a las mezclas tipo gasolina, queroseno y diésel, se podría incorporar directamente a los actuales motores de combustión, sin ser necesario realizar ninguna adaptación en los mismos”.

El proyecto forma parte de un amplio programa de investigación que Abengoa desarrolla para producir biocombustibles a partir fuentes renovables. Algunos de estos programas se han materializado en proyectos como la producción de biocombustibles a partir de residuos agrícolas y de residuos sólidos urbanos



-Los biocombustibles de primera generación corresponden a la utilización de la biomasa de cultivos agrícolas para generar energía, como por ej.la utilización de maíz, canola, soya, sorgo, maravilla, caña de azucar, entre otros.Esta generación de biocombustibles es la más estudiada y desarrollada por países productores como EEUU, Brasil, Argentina y CEE.

-Los biocombustibles de segunda generación corresponden al uso de cultivos que no se destinan a alimentación humana y animal, además se producen en suelos marginales, es decir, aquellos que no tienen valor agrícola.



-Estos combustibles de primera generación mezclados con la gasolina y diesel respectivamente mejora la mezcla, reduce la contaminación y los de segunda generación directos, al precio actual puede suponer al Estado los recursos suficientes para pagar las pensiones y la SS en las próximas décadas. Estos recursos se pueden mantenerse en el tiempo y ser la solución a muchos otros problemas para los que no hay recursos además de las mencionadas, SS y pensiones. Tan bien son mejoras de contaminación y un arma en manos del Estado para encarecimientos futuros.

Puntuación 0
#9