Sanidad

El Gobierno contrató por 17,1 millones de euros a una empresa de cosmética los test 'fake'

  • La empresa tiene la página web cerrada o bloqueada
  • Sanidad adelantó 7 millones que no recuperó hasta el 17 de abril

El intermediario que el ministro de Sanidad trataba de esconder cada vez que se le preguntaba por la compra de los tests 'fake' es la empresa catalana Interpharma. Se trata de una compañía que fabrica productos de dermocosmética y a la que se pagó casi siete millones de euros en concepto de adelanto para que trajese los test a España. | Así son los negocios de John-Oliver Staib, el dueño de Interpharma.

El Gobierno contrató con esta empresa a los pocos días de decretar el Estado de Alarma. Según figura en los documentos relativos al contrato de compra, Interpharma haría de intermediario con la empresa China Bioeasy para traer los 659.000 test comprados por un valor de 17,1 millones de euros en cuatro tandas. De hecho, el documento de memoria justificativa de la contratación tiene por fecha el 18 de marzo y se asegura también en el mismo que Interpharma fue la empresa que mejor oferta realizó. Es decir, en tres días (de 14 a 17 de marzo) Sanidad hizo un concurso para elegir proveedor, recibió ofertas, garantizó (o al menos lo intentó) la calidad de los proveedores y cerró la compra.

El contrato lo realizó directamente el Ministerio de Sanidad a través de la Dirección General de Farmacia, cuya responsable es Patricia Lacruz. En él se explica que Interpharma sería la responsable de suministrar los test de china en cuatro fechas: 17 de marzo, 20 de marzo, 27 de marzo y 14 de abril. Por su parte, el Gobierno adelantó el 35% del pago del total (7,1 millones de euros).

Los dos primeros envíos resultaron fallidos. Los test tenían una sensibilidad del 30% cuando el mínimo exigible debería ser el 80, según explican desde la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas. Aún así, el Gobierno siguió fiándose de esta empresa fundada en 1979 y cuya principal actividad es la dermocosmética.

El día 27 de marzo llegó otra remesa con una pequeña diferencia: los test pasaron de ser colorométricos (como un test de embarazo) a fluorométrico, lo que debería otorgarle mayor sensibilidad para detectar el virus. Obtuvieron un 60%, mejor que la última vez pero muy lejos del mínimo exigible. En el contrato suscrito con el Ministerio de Sanidad, Interpharma aseguraba que los test tenían una sensibilidad del 80% y una especificidad del 99%.

Web bloqueada

La empresa está situada en Santa Coloma de Gramanet,, si bien su domicilio social están en Madrid ya que se desplazó tras estallar el procés. Su administrador único es John Oliver Staib (también es responsable de tres compañías más, una de ellas en liquidación) y tiene su página web bloqueada desde anoche. Las cuentas presentadas hasta el año 2018 reflejan un beneficio de 37.421 euros frente a los 44.522 euros del ejercicio anterior y un patrimonio de la empresa de 3,8 millones. En la web social empresarial Linkedn la compañía aparece con 60 empleados y sus productos más demandados son una loción capilar para piojos o productos de higiene íntima o bucales. Es decir, en toda la información que se ha podido consultar sobre la empresa no aparece ningún síntoma de tener experiencia en herramientas de diagnóstico.

El fracaso en la tercera remesa hizo rectificar a Sanidad con su contrato 'secreto'. Fue el 8 de abril (miércoles santo) cuando la directora de Farmacia, Patricia Lacruz, envió a Interpharma la resolución del contrato y la exigencia de devolver el importe de 6,9 millones adelantados. La empresa envió el pago al Estado el 17 de abril y Sanidad se decidió a abrir este documento a los periodista en la tarde noche de ayer.

Explicación de la empresa

Interpharma ha emitido un comunicado en el que se excusa sobre los defectos de los test suministrados. "El único objetivo de esta compañía ha sido el de ofrecer una alternativa que pudiese ser de utilidad en la detección precoz del Covid-19, condicionando el suministro de los test a su validación por parte de las autoridades sanitarias española", dicen. Asimismo, como también hizo el Gobierno en su día, aluden a que los test disponían del marcado CE y que, por tanto, podían comercializarse en Europa. Sin embargo, China ya aseguró también que la compañía productora de los test, Bioeasy, no estaba en el listado de empresas autorizadas para exportar material médico.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud