Saludable

El Pozo, primera empresa cárnica en obtener el sello de bienestar animal

  • Se van a medir los niveles de bienestar, salud y estrés del ganado
Foto: Archivo

El Pozo Alimentación se ha convertido en la primera empresa cárnica en obtener el sello de bienestar animal de Interporc (Interprofesional del Porcino de Capa Blanca). El Pozo, sus proveedores y ganaderos refuerzan con este sello, el más exigente de la Unión Europea en este ámbito, el estricto cumplimiento de los estándares de seguridad alimentaria y bienestar animal que ya se estaban desarrollando. Es decir, esta certificación viene a complementar los protocolos de calidad y seguridad ya existentes en la compañía con sede de Murcia.

A partir de ahora, los consumidores podrán saber, cuando vean el sello o imagen común, que carnes y productos cárnicos se han obtenido observando las mayores exigencias de bienestar animal en toda la cadena productiva. La compañía ha asumido el cumplimiento del Reglamento Técnico de Bienestar Animal y Bioseguridad Interporc Animal Welfare Spain (IAWS) a través de este sello, que agrupa a todas las interprofesionales de la carne (Interporc, Asici, Provacuno, Interovic, Intercum y Propollo).

Este reglamento, que se sitúa entre los más exigentes del mundo, se ha elaborado en colaboración con empresas del sector, empresas certificadoras, científicos y expertos en bienestar animal. Está avalado por un comité científico de alto nivel y ha sido testado por organizaciones de protección y defensa de los animales. Esta iniciativa es pionera a nivel mundial y refleja el compromiso del sector ganadero español con el bienestar animal, materia en la que es un referente a nivel internacional al contar con la normativa más avanzada del mundo.

El Pozo también está trabajando, junto con la Universidad de Murcia y la Autónoma de Barcelona, en el proyecto ClearFarm

El Pozo también está trabajando, junto con la Universidad de Murcia y la Autónoma de Barcelona, en el proyecto ClearFarm, con el propósito de medir científicamente el grado de bienestar de los animales de granja y conseguir, de este modo, una producción sostenible del ganado porcino y lechero a nivel europeo. En una primera fase, El Pozo investigará un protocolo que posibilitará medir de forma objetiva el nivel de salud y bienestar de los animales gracias al análisis no intensivo de biomarcadores de estrés, inflamación y oxidación a nivel fisiológico. Posteriormente, dichos análisis serán incorporados a una plataforma digital que se pondrá a prueba en distintas explotaciones de ganado porcino para validar su funcionamiento y utilidad. Por último, la plataforma conectada proporcionará, mediante un algoritmo, una información fácil de entender sobre el bienestar de los animales adaptada a cada público.

Este proyecto tendrá una duración de cuatro años y su financiación corre a cargo de prestigioso programa Horizonte 2020 de la Comisión Europea. Cuenta con la participación de catorce instituciones pertenecientes a seis países de la UE.

Producción sostenible

El bienestar animal, que sigue siendo un objetivo prioritario de producción ganadera y alimentaria, se enfrenta al importante reto de evolucionar y mejorar a través de un sistema de evaluación más objetivo, preciso y moderno que permita, además, asegurar una producción lo más sostenible posible. El Pozo Alimentación está comprometido con los modelos más seguros y respetuosos con el medioambiente y en aplicar las técnicas más punteras que garanticen las soluciones más seguras y sostenibles para el futuro del sector ganadero. El Pozo está presente en ochenta países y es pionero en alimentación saludable, tanto en carnes frescas como en productos elaborados y curados que aporten un plus placer, bienestar y comodidad.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.