Salud

Ucar (Faes Farma): "Tener un accionariado muy atomizado nos sirve de defensa ante posibles compradores"

  • "'Bilastina' tiene todavía mucha vida, con mercados como EEUU y China en trámite de registro"
  • "La idea en I+D es lograr un fármaco que entre en 2025 en investigación clínica"
  • "Seguimos mirando en Latinoamérica y quizás se cierre una pequeña operación en un lugar nuevo"
Mariano Ucar, presidente de Faes Farma. DOMI ALONSO
Bilbao

Faes Farma, la compañía farmacéutica más grande de Euskadi, lleva 89 años en el mercado y 80 de ellos en bolsa. Sobre las últimas adquisiciones de cotizadas vascas, su presidente, Mariano Ucar, cree que el accionariado atomizado de Faes sirve de defensa ante este tipo de operaciones y afirma que "nuestro ánimo es seguir comprando".

El grupo logrará en 2022 su octavo récord en beneficio, mientras ejecuta la mayor inversión de su historia -160 millones- en una planta en Derio con la que triplicará la producción de medicamentos. Su presidente, Mariano Ucar, habla sobre los retos futuros.

¿Cómo afecta a la actividad del grupo la situación económica actual?

Nos afecta la inflación, como afecta a todas las economías domesticas, empresariales y demás. Pero vamos a acabar el ejercicio dentro de las previsiones comunicadas a los analistas. En producción farmacéutica, el coste de las materias primas más o menos se mantiene. En nutrición animal ha subido el coste de los cereales, pero no hay problema de abastecimiento. Sí está repercutiendo en los precios; las cifras de ventas no se verán afectadas, pero sí el margen.

¿Cuáles serán los pilares del crecimiento de Faes Farma en 2022?

Este ejercicio esperamos sumar el octavo año récord de beneficio neto, con entre 89 millones y 93 millones, un 11 más. El área internacional impulsará el crecimiento, que en el primer trimestre obtuvo unos ingresos cercanos a 27,3 millones, un +40,7% más. Japón se está recuperando, hay lanzamientos en nuevos mercados de licencias y está creciendo muy bien Latinoamérica. En México nos acaban de registrar nuestro producto de vitamina D, el 'Hidroferol' y potenciaremos los equipos comerciales en el país. Los mercados de Colombia y Guatemala también progresan. Las filiales de Latinoamérica crecieron un 50% en el primer trimestre. Las exportaciones, por su parte, subieron un 25%.

En el apartado inversor destacan dos nuevas plantas, una en Euskadi y otra en Aragón. ¿Cómo van ambos proyectos?

La nueva planta de Derio, ubicada en el Parque Tecnológico de Bizkaia, es la mayor inversión en la historia de Faes Farma, con más de 160 millones. Estará operativa a finales de 2023. Allí irá toda la producción farmacéutica, calidad y servicios de producción, unas 200 personas, y en la sede de Lamiako quedará producción de materias primas y servicios centrales, administración, ventas, logística, registros, I+D, etc. En Derio casi triplicaremos la producción actual, una gran apuesta por la creación de riqueza y empleo en Euskadi. El proyecto en Huesca es de nutrición animal para fabricar 100.000 toneladas al año y ahora hacemos 10.000. El alza de las materias primas va a afectar, pero la demanda continúa. Comenzará en 2024.

¿Qué supondrá la fábrica de Derio para el grupo?

Permitirá asumir proyectos que no se podía por falta de capacidad en las instalaciones de Lamiako, es decir, reduciremos la producción con terceros. Por ejemplo, la cápsula blanda de 'Hidroferol', nuestro producto de más ventas en España y con una proyección mundial nos lo hacen fuera. Con la nueva planta volveremos a captar toda esa producción, entre 40 y 50 millones de euros de venta en España y en torno a 100 millones en unos años, con lo que conlleva de ahorro industrial y de empleo aquí.

Hablando de productos 'estrella', ¿cómo afrontan el vencimiento de la patente de 'Bilastina'? ¿Cómo suplirán esos ingresos?

Hay que dejar muy claro que 'Bilastina' no se ha acabado y que tiene todavía mucha vida. Es cierto que ha vencido la patente en España en 2021 y lo hará este año en algunos países de Europa. En España la caída del precio es del 45% y, efectivamente, te afecta a la facturación, pero curiosamente estamos vendiendo más en unidades, a pesar de que hay genéricos, con lo cual la afección es menor. Además, tenemos grandes mercados en trámite de registro como Estados Unidos y China, previsto para 2024. En Australia se ha autorizado hace poco y es posible que se pueda empezar a vender en 2022. También están las nuevas presentaciones, ya autorizándose en algún país. Tenemos licencias en muchos países, en negociación y en fase de registro.

La apuesta por la I+D se ha incrementado este 2022. ¿Qué objetivos se persiguen?

En 2020 se destinó el 6,62% de la facturación sobre ventas de Farma; en 2021 se pasó al 7,44% y en 2022, será del 8,53% de la facturación de Farma. Hemos reforzado la plantilla de I+D+i, creado tres divisiones y nombrado un director de investigación, un director de innovación y pendientes de fichar a un director de investigación clínica. En cuanto a proyectos, la idea es conseguir un nuevo fármaco entrando en investigación clínica en 2025, que sería un éxito. Y dos o tres fármacos para iniciar la investigación clínica en los siguientes cuatro-cinco años. La estrategia va a ser de monitorización y evaluación de proyectos en un determinado tiempo e inversión y si no avanzan se pararán.

Euskadi ha presentado la iniciativa 'Basque Advanced Therapies' (BAT) para los fondos Next Generation. ¿Participará Faes Farma en alguno de sus proyectos?

Entre los cuatro proyectos que se presentaron a BAT está 'Osasunberri', donde participamos con 26 entidades en la busca de soluciones de diágnostico y terapias para la gestión de la Covid y futuras pandemias. Con el clúster de salud y Asebio se trabaja para reforzar la industria de la salud kilómetro cero y el sistema asistencial sanitario. Sobre el Perte, se está trabajando en el apartado de Salud de Vanguardia. El grupo está presente en todo el ecosistema de I+D+I vasco.

Sobre el crecimiento inorgánico, ¿qué mercados van a abordar? ¿Hay alguna operación prevista para este año?

Realizamos operaciones de compra de empresas desde 1982, las más recientes BCN Medical en Colombia y Global Farma, en Guatemala en 2021. Seguimos mirando en Latinoamérica, donde ya tenemos una presencia importante, y en México abordaremos una ampliación de plantilla. Quizás se cierre este año una operación pequeña, que sería poner un pie en otro sitio medio nuevo.

Empresas vascas cotizadas están siendo adquiridas. ¿Cómo ha conseguido Faes Farma protegerse frente a estas operaciones?

Hasta ahora lo que hemos hecho es comprar en España y fuera y nuestro ánimo es seguir comprando, pero la realidad del mundo es la que es. Hay dinero y fondos de todo tipo y colores. La capitalización de Faes es de 1.200 millones, una decisión mínima para estos grandes fondos. El consejo tiene un control del 7,7% del capital y tiene un accionariado muy atomizado, algo más complicado para la adquisición en bolsa. En cierto modo es una defensa y también una debilidad el no tener un accionista de referencia. Pero no tenemos ningún interés en ser comprados, porque si sucediera repercutiría en la identidad, permanencia y empleo en Euskadi. No estamos libres, pero el sector está tranquilo en este sentido.

Se califica a Faes Farma como un valor seguro. ¿Están cómodos con esa etiqueta?

Desde finales de 2016 a finales del 2021, el crecimiento es de un 35% y este año lleva más de un 15%. No es una acción especulativa y tampoco nos interesa serlo.

¿Se plantean mejorar en ciertos aspectos como suprimir el dividendo flexible?

Esto está encima de la mesa. Lo cierto es que un 85% de los accionistas acude al script. El que acude no diluye su participación, fiscalmente no tributa y como la capitalización está aumentando, aumenta el valor. Pero es cierto que la moda del script está empezando a pasar. Este año va el script, pero la reflexión está ahí.

¿Qué puede destacar de la Junta de Accionistas del 22 de junio?

Lo más destacado es que hay cuatro reelecciones: dos dominicales, una independiente y yo como presidente ejecutivo. También dos nombramientos de dos independientes, de perfil financiero y tecnológico, con lo que los dominicales serán el 37,5% y los independientes, el 50%. Otra novedad, vamos a desdoblar la figura de presidente ejecutivo y CEO. Estaré dos años de presidente ejecutivo y a los dos años nombrarán un CEO y continuaré como presidente no ejecutivo.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.