Salud

Pfizer compra por más de 11.000 millones un medicamento contra la migraña

  • Paga una prima por acción del 33%

Nueva adquisición de la farmacéutica Pfizer. La multinacional estadounidense ha pagado casi de 11.200 millones de euros por Biohaven, una compañía que tiene un producto en el mercado (tanto en EEUU como en Europa) indicado contra la migraña. La compañía ha asegurado que espera afrontar la operación con dinero disponible en caja, algo bastante plausible dados los beneficios conseguidos tras la distribución y venta de su vacuna contra el Covid.

Un mes después de anunciar la compra de Reviral para fortalecer su cartera de productos en terapias contra el Virus Sincitial, ahora la farmacéutica ha dado un importante movimiento en su portfolio de terapias neurológicas. La multinacional ha pagado una prima por acción que ronda el 33%, además de hacerse cargo de la deuda de Biohaven con terceros.

Este acuerdo completa la acción que comenzó Pfizer a finales de 2021. Fue entonces cuando la farmacéutica pagó 350 millones a esta misma empresa para asegurarse la comercialización fuera de Estados Unidos tanto de la molécula comercializada como de otra que espera estarlo a mediados de este año, y que también estará indicada para la migraña.

El medicamento adquirido (y ya comercializado) es hoy por hoy el más recetado en los Estados Unidos. La migraña es una enfermedad muy prevalente y que afecta más a las mujeres. Con la compra de Biohaven, Pfizer también se asegura cinco productos que, hoy por hoy, se encuentran en fases incipientes de investigación. 

Las compañías esperan que la transacción se cierre a principios de 2023. J.P. Morgan actuó como asesor financiero de Pfizer para la transacción y Ropes & Gray LLP actuó como su asesor legal. Centerview Partners actuó como asesor financiero de Biohaven para la transacción con Sullivan & Cromwell LLP actuando como su asesor legal.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.