Salud Bienestar

Un experto alerta de los riesgos de tomar suplementos de proteínas: desde calvicie a pérdida de fertilidad

Primer plano de manos rellenando una botella con proteína en polvo en un gimnasio. Firma: iStock

Un estudio ha indicado que el 79% de los hombres jóvenes encuestados afirman consumir suplementos de proteínas. Estos suplementos, según Maurizio De Rocco, médico andrólogo de Fertilab Barcelona y Fundació Puigvert, "pueden alterar el equilibrio entre andrógenos y estrógenos, incidir en las hormonas e influir en la fertilidad debido a la actividad estrogénica de estas sustancias".

El experto ha alertado de que el consumo de suplementos de proteínas puede llegar a provocar calvicie o incapacidad de producir espermatozoides en algunos hombres. En el estudio, se menciona que algunos suplementos de proteínas pueden estar contaminados con esteroides anabolizantes. "La producción de testosterona queda inhibida, el consumidor deja de producir espermatozoides, se puedan llegar a encoger sus testículos a largo plazo y aumenta su riesgo de calvicie", ha añadido De Rocco.

El médico ha apuntado que una rutina de ejercicio muy estricta puede perjudicar la fertilidad: "El porcentaje de hombres que pierden su capacidad reproductiva por culpa de las rutinas de gimnasio intensas no es preocupante, pero eso no quita que haya que tener mucho cuidado", ha señalado.

Un fenómeno que también puede afectar a las mujeres

Los hombres que se ven afectados por este fenómeno son aquellos cuyas rutinas, "sean del tipo de deporte que sean, son muy exigentes y duras". Se trata de entrenamientos diarios de horas de duración, unas prácticas que pueden "afectar a la producción hormonal endógena".

Este hecho también puede afectar a mujeres que tienen el sistema hormonal desregulado por la intensidad del deporte realizado. "La diferencia entre mujeres y hombres es que ellas pueden notar que algo no va bien gracias a la falta o irregularidad de la menstruación. En cambio, los hombres no son tan conscientes porque carecen de señal física que alerte de este cambio hormonal", ha comentado De Rocco.

El especialista concluye que, "en la mayoría de los casos, con una buena alimentación y un ejercicio físico moderado disponemos de la energía suficiente como para mantener un estilo de vida que permita estar fuerte, sano y que no tenga consecuencias negativas en la fertilidad".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud