Retail

La propietaria de 'Arluy' y Bimbo se disputan la entrada en la galletera Siro

  • En el proceso también han participado Portobello y Gullón
  • Siro facturó en el último ejercicio 326 millones de euros
  • La deuda a corto plazo es de 33 millones y a largo plazo de 172

La compañía francesa Biscuit International, propiedad del fondo de capital riesgo Platinum Equity y que comercializa entre otras la marca de galletas Arluy, ha conseguido el respaldo de Mercadona y se perfila como la gran favorita para entrar en el capital de Cerealto Siro frente al grupo Bimbo, finalista también en la puja.

La cadena de supermercados valenciana es el mayor cliente de la firma que preside Juan Manuel González Serna y su posición es determinante a la hora de inclinar la balanza de uno u otro lado.

Fuentes de Siro confirmaron ayer la oferta de Biscuit International, aunque insistiendo en que hay otras tres más que han quedado también finalistas en un proceso que coordina Alantra y que quedará cerrado antes de final de año.

Más en la liza

En el proceso, además de Biscuit International y Bimbo han participado también, entre otros, Portobello y Gullón, aunque ambos han quedado ya fuera. Aunque Mercadona ha mantenido en todo momento una posición de neutralidad sí que ha traslado ahora su apoyo a la oferta de Biscuits International por distintas razones.

Para empezar, la dueña de Arluy acaba de comprar otro de sus proveedores de marca blanca, la holandesa Continental Bakery, una operación con la que elevará sus ventas a 900 millones de euros.

Proceso avanzado

Pero es que, además, es la que ha presentado una mejor oferta industrial, con una apuesta en firme por el mantenimiento del empleo en Castilla y León. Siro confirmó ayer que "el proceso de búsqueda de un socio inversor está muy avanzado y prevemos cerrarlo antes de que termine el año", reconociendo que "Biscuit International es una de las cuatro ofertas que estamos analizando, pero hay otras tres que se ajustan a las necesidades de la empresa, entre las que se encuentran grandes grupos del sector de la alimentación españoles y europeos".

Deuda de 300 millones

Cerealto Siro acumula una deuda de 300 millones de euros derivada de una política de inversiones en instalaciones productivas e innovación de 1.000 millones de euros durante los últimos diez años.

Junto a la búsqueda de un socio financiero, la compañía ha solicitado un crédito de 90 millones de euros a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) a cargo del Fondo de Apoyo a la Solvencia Empresarial, pendiente de resolución, aunque la compañía considera que la luz verde obtenida por el expediente inicial refleja el carácter estratégico y viable del proyecto.

La compañía fundada por Juan Manuel González Serna, con sede en Palencia, ha puesto en marcha un Plan de Mejora de la Competitividad "solicitado por los potenciales inversores" adaptando las condiciones de trabajo, los costes salariales y la estructura productiva a las circunstancias actuales de la compañía y a la demanda de sus clientes. El objetivo principal es preservar la capacidad de Cerealto Siro para mantener el empleo y generar riqueza en el territorio.

Competitividad

Según la compañía, la evolución de los costes laborales de sus plantas desde 2010 ha supuesto un incremento del 33% frente a una evolución del IPC de un 13% durante ese mismo periodo.

Y mientras que el grupo incrementaba su estructura de costes muy por encima del IPC con algunas plantas con niveles de absentismo por encima del 15%, "nuestros competidores simultáneamente han adoptado políticas de contención de costes laborales, por lo que han ganado mayor competitividad".

Para abordar este Plan de Mejora de la Competitividad la compañía ha optado por hacerlo de manera dialogada y para ello ha informado durante las últimas semanas a sindicatos, comités de empresa y trabajadores de todos los turnos y de todas sus plantas en España y ha solicitado una Mesa de Diálogo para llegar a un acuerdo conjunto de las medidas a aplicar.

Siro alcanzó en el último ejercicio una facturación de 326,3 millones de euros, lo que supuso un descenso del 6,5% respecto al año anterior. Las pérdidas netas se redujeron, en cambio, de 14,5 millones a 11,02 millones de euros.

Deuda 

Al cierre del pasado ejercicio la deuda a corto plazo era de 33,2 millones y la deuda a largo de 172,7 millones. Aunque el auditor lanzó una advertencia sobre las incertidumbres en el futuro de la compañía, poco a poco parecen despejarse y Siro está a un paso de superar las dificultades.

comentarios6WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

José Luis Daniel
A Favor
En Contra

¿se trata de un socio o de una venta de empresa? saludos

Puntuación 0
#1
Demetrio
A Favor
En Contra

¡Qué pena que esté con problemas el Grupo Siro del que soy cliente a través de Mercadona! Parece que no han controlado los gastos adecuadamente, si en los últimos 11 años ha subido los gastos de personal un 33% cuando el IPC lo ha hecho en el 13% no tiene mucho sentido. De otra parte, un índice de absentismo laboral del 15% parece estar fuera de lo normal.

Quizás los sindicalistas están detrás de estos desajustes.

Puntuación -1
#2
Demetrio
A Favor
En Contra

¡Qué pena que esté con problemas el Grupo Siro del que soy cliente a través de Mercadona! Parece que no han controlado los gastos adecuadamente, si en los últimos 11 años ha subido los gastos de personal un 33% cuando el IPC lo ha hecho en el 13% no tiene mucho sentido. De otra parte, un índice de absentismo laboral del 15% parece estar fuera de lo normal.

Quizás los sindicalistas están detrás de estos desajustes.

Puntuación -1
#3
Demetrio
A Favor
En Contra

¡Qué pena que esté con problemas el Grupo Siro del que soy cliente a través de Mercadona! Parece que no han controlado los gastos adecuadamente, si en los últimos 11 años ha subido los gastos de personal un 33% cuando el IPC lo ha hecho en el 13% no tiene mucho sentido. De otra parte, un índice de absentismo laboral del 15% parece estar fuera de lo normal.

Quizás los sindicalistas están detrás de estos desajustes.

Puntuación -1
#4
Demetrio
A Favor
En Contra

¡Qué pena que esté con problemas el Grupo Siro del que soy cliente a través de Mercadona! Parece que no han controlado los gastos adecuadamente, si en los últimos 11 años ha subido los gastos de personal un 33% cuando el IPC lo ha hecho en el 13% no tiene mucho sentido. De otra parte, un índice de absentismo laboral del 15% parece estar fuera de lo normal.

Quizás los sindicalistas están detrás de estos desajustes.

Puntuación -1
#5
Roberto
A Favor
En Contra

14 años he permanecido en Siro, hasta este verano.

Les voy a poner unas cuentas muy sencillas en cuanto al "desfase" del 30% con respecto al IPC de los últimos 10 años.

Año 2009-2010 nivel 3 de mantenimiento sueldo bruto 22000€. Año 2021, mismo nivel, sueldo bruto de 26000€.

Habiendo subido el IPC en los últimos 10 años ( el calculo que he dado es aproximadamente de 12) un 13, a cuántos les sale a mis antiguos jefes las cuentas? Porque a mí me da poco más de un 18%.

Así que si hacen así las cuentas pues así ha pintado.

Manteniendo a Mercadona desde hace más de 4 años como único cliente en la península cuando ya el señor Roig compraba a otros, en vez de ir buscando clientes nuevos.

Repartiéndose buenos dividendos en los años de las vacas gordas, con más de 14000€ a los encargados, y de ahí para arriba a los demas jefes claro. 1000€ nos dieron a los trabajadores. A los 4 años nos iban a dar otros 4000€ si se cumplían los objetivos.... Y qué pasó... Os imagináis?

Dicen que no quieren tocar los sueldos, y no mienten claro, van a barrer todos los pluses, festivos, absentismo, calidad, bajar el precio de horas nocturnas y horas extras, etc.

La última es que se quieren reunir con los sindicatos en el exclusivo hotel el Montico..... No hay oficinas ni salas lo suficientemente grandes en la empresa claro, ni en el monasterio (finca del jefe con sus caballos y perros) rehabilitado por el grupo. Los sindicatos se han negado a reunirse para otra cosa que no sea exclusivamente informarles sobre los posibles accionistas, no van a sentarse a negociar convenios ni regresiones de los derechos de los últimos 25 años. Y por supuesto quieren una reunión telemática.

Espero que entre un nuevo inversor, que se mantenga el empleo y los salarios, y que lleve una dirección competente, porque en buenas manos es una empresa más que rentable, con trabajadores comprometidos, capaces de producir en 5 días lo que antes se hacía en 7 (se consiguió en menos de dos años). Esto en mi planta, pero siempre se ha trabajado bien en todas.

Así que señor Serna, es hora de quitar a todas las sanguijuelas que han pasado los últimos 8 años, directivos que metían a sus amigos para que chuparan y despidiendo a gente competente, volviendo a cambiar la dirección, despidiendo con indemnizaciones suculentas a esas sanguijuelas y colocando a otras nuevas para que secaran la empresa.

Pongan jefes competentes, no hacen falta 5, dos o tres competentes son suficientes, porque antaño lo eran. Lo que no se puede tener es cada vez más jefes y menos trabajadores, sobrecargados y estresados.

Ese legado va a dejar a la fundación que quería que gestionará la empresa durante 500 años, como si fuera un imperio.

Puntuación 0
#6