Retail

La distribución en el centro de la recuperación

Durante los últimos años, el devenir del sector de la distribución alimentaria en España ha tenido grandes hitos, entre los que yo destacaría dos muy recientes.

El primero de ellos es la constatación científica a partir de los datos de la crisis 2008-2014 de que la distribución comercial española se encuentra entre las diez más eficientes de Europa.

Ello se debe a cuatro factores principales: un mayor equilibrio entre formatos que en otros países europeos, una menor concentración empresarial con empresas nacionales, regionales, cooperativas y franquicias que compiten en beneficio del consumidor, un empleo intensivo -gracias al cual el sector es capaz de crear trabajo incluso en épocas de crisis- y un alto grado de inversión e innovación, que ha creado una estructura logística altamente eficaz y muy automatizada.

La distribución comercial española se encuentra entre las más eficientes de Europa

El segundo, se refiere a la excelente respuesta de las empresas a los retos de la pandemia Covid-19. Las bases estructurales estaban bien asentadas y han permitido garantizar el acceso a la alimentación en todo el país en circunstancias muy difíciles. Los empresarios tuvieron que tomar decisiones difíciles y arriesgadas, hacer un esfuerzo de coordinación con otras organizaciones y tomar medidas de gestión interna inéditas.

Todo ello para lograr que España se situara como el país con menos roturas de stock de nuestro entorno, asegurar el acceso a la alimentación y proteger a clientes y a empleados, haciendo a los supermercados lugares seguros.

España ha sido el país con menos roturas de 'stock' de nuestro entorno

Corresponde ahora trabajar para contribuir a la recuperación de la economía en España y en Europa dirigiendo la mirada hacia algunos de los grandes objetivos compartidos: el Green Deal, la transformación digital y la sostenibilidad de la economía. No en vano el comercio y la alimentación han sido identificados por la Comisión Europea como dos de los catorce sistemas fundamentales para la recuperación.

Esta condición de "doble ecosistema esencial" sitúa al sector en el centro de la recuperación y demanda defender un modelo que, como se ha podido comprobar, es muy intensivo en empleo, aporta riqueza en las zonas en que opera, presenta grandes avances en economía circular y ha sido capaz de llevar la innovación tecnológica a sus procesos internos y a sus relaciones con el cliente.

Y, en el caso de España, esta defensa pasa por llamar la atención sobre varios peligros que pueden lastrar la sostenibilidad de las empresas: las posibles subidas impositivas, el hurto multirreincidente, el absentismo laboral y, por último, el exceso de normativa que implica costes extraordinarios y limita la operatividad empresarial.

El exceso de normativa implica costes extraordinarios y limita la operatividad

Tenemos que seguir trabajando también en la mejora de las estructuras logísticas, para que sigan siendo punteras tecnológicamente; reconocer, valorar y cuidar todavía más el gran activo de los recursos humanos; fortalecer el valor de la proximidad para seguir respondiendo a las necesidades de los ciudadanos, vivan donde vivan; y atender a la demanda de comercio electrónico en alimentación desde la idea de la sostenibilidad económica, social y medioambiental.

Hay que fortalecer el valor de la proximidad y seguir respondiendo a las necesidades de los ciudadanos

Así estaremos asegurando el futuro de un sector que –hoy más que nunca- la sociedad española necesita y valora y que deberá tener el reflejo que merece en los medios de comunicación que nos ayudan a trasmitirlo.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin