Retail

González (Aecoc): "Lideramos proyectos de sostenibilidad y digitalización por 1.735 millones con fondos europeos"

Ignacio González, presidente de Aecoc, explica cuáles son los principales escollos a los que se enfrenta el consumo y el crecimiento económico en los próximos meses, y repasa temas de actualidad como el anteproyecto para regular el desperdicio alimentario.

¿Cómo espera que evolucione el consumo en los próximos meses?

En la parte de retail, hasta julio estamos decreciendo un 0,7% en supermercados frente al 2020. Pero comparado con el 2019, hasta julio es un 6% de crecimiento, con lo cual, cuando acumulas dos años es un crecimiento que es bueno. El verano ha sido algo mejor de lo que se esperaba, aunque todavía no está a la altura del 2019; por la fuerza que tiene el turismo nacional, porque es verdad que el internacional se ha quedado al 50%. La expectativa para la Navidad es prudentemente buena, porque vamos a tener los restaurantes y bares abiertos y porque va a haber reuniones familiares sin las limitaciones del año pasado. Y digo prudentemente buena porque hay que estar a expensas de dos cosas: uno, como evoluciona la crisis sanitaria, y dos, la situación económica.

Hasta junio hemos decrecido un 0,7% y en hostelería las aperturas se han limitado a la mitad

¿Y en cuanto a la hostelería?

Los cierres en hostelería se han multiplicado por dos. En valor absoluto hay alrededor de un 10% de cierres cada año. En este ha habido un 20%. Y las aperturas se han limitado a la mitad. En agosto el crecimiento ha sido un 19% menor que en 2019. Lo que pasa es que en la hostelería el 30% de su negocio es el turismo, y todavía no se ha recuperado. Estimamos que se recupere a principios de 2023, o finales del próximo año. Otro dato es que el 35% de las insolvencias que se han presentado en empresas han sido de establecimientos de hostelería. La crisis ha impactado, sobre todo, en bares y restaurantes.

¿Es optimista respecto al crecimiento económico?

Hay un dato para la esperanza, y que es que tenemos un porcentaje de ahorro en los hogares que es el más alto de la historia. Necesitamos que el índice de confianza del consumidor sea bueno para que se anime a gastar ese ahorro que está embolsado, y que más o menos supone 120.000 millones más que la media histórica. Y más o menos entre el 55% y el 60% de ese ahorro es de gente que no gastado porque ha tenido miedo, y el resto porque no se ha podido gastar. Si tenemos medidas que aporten estabilidad a la economía ese ahorro será una buena solución de corto y medio plazo.

Tenemos una subida del coste de la energía, materias primas, fletes, costes laborales...

¿Cuáles son los principales escollos a la recuperación?

Estamos viviendo una especie de tormenta perfecta. Por un lado, tienes muchas amenazas; el coste de la energía, una subida de precios de materias primas y de fletes, el incremento de los costes laborales, o las amenazas de impuestos ligados a una sobrerregulación. Este pequeño 'tsunami' coincide con que tenemos el paro, que a pesar de que está mejor que hace un año, está peor que hace dos. Si superamos estos escollos, que ya en septiembre han afectado a la inflación y trabajamos en la productividad, pues será mejor. Pero todo ese viento que estamos viendo de frente no parece que vaya a ser de corto plazo. Vamos a tener que vivir en un entorno de bastante inestabilidad.

¿Coincide con quienes dicen que va a ser difícil acceder a los fondos europeos y que se debería simplificar el acceso a los mismos?

El sector ha presentado muchos proyectos transversales, sobre todo en dos temas: la transformación digital y el impulso de la cadena de valor para que sea más sostenible y transparente. Aecoc lidera los proyectos contra el desperdicio y de logística sostenible para los fondos europeos por valor de 1.734 millones de euros. Y solicitamos cofinanciación a través de los Next Generation por valor de 693,8. Que quede claro que no pedimos que estos fondos vayan a Aecoc, se ha hecho un plan sectorial, y el papel de Aecoc es de agrupador de proyectos y facilitar a las empresas el acceso a los fondos. Eso no quita que tengamos que trabajar nosotros en la recuperación. Tenemos que simplificar y facilitar el acceso al mismo, sobre todo de las pymes.

¿Qué opina de la nueva ley de envases?

Esta ley tiene un montón de implicaciones para el sector, y algunas son de aplicación compleja para las empresas. Lo importante es que las medidas que salgan adelante sean compatibles con el crecimiento de cadena. Y que una vez que marquemos los objetivos, en los que vamos a estar de acuerdo, haya cierta flexibilidad para que las empresas decidan cuál es la forma más eficiente de hacerlo. Hablo en concreto de un tema fundamental, como es el de la reutilización y ver cómo se aplica eso, en el día a día, en los supermercados. Estamos haciendo gestiones para que se nos escuche y que la administración sea consciente de que es importante que los objetivos sean compatibles con las prácticas de las empresas.

¿Y en lo relativo al anteproyecto de ley para regular el desperdicio?

Impulsar una ley que ayude a que más empresas metan en su estrategia medidas para frenar el desperdicio o que se incrementen las donaciones, eso, nadie puede estar en desacuerdo, pero permitir la donación, o incluso permitir comercializar productos una vez que se ha superado la fecha de consumo preferente, u obligar a comercios de más de 400 metros cuadrados a disponer de espacios para saldar estos productos, es algo que hay que replantearse, porque supone entrar en las prácticas comerciales de las empresas.

En la ley de desperdicio hay medidas que suponen entrar en las prácticas comerciales de las empresas

¿Se podría dar el caso de pymes en la industria alimentaria pudieran llegar a parar por la subida del precio de la energía?

Nosotros no lo contemplamos, porque todas las noticias que lees son de empresas superintensivas. El sector está muy afectado, porque tienes compañías que tienen frío, por ejemplo, a las que les afecta. A nivel de parar, por ahora, no lo creo.

¿Podrían darse en España los problemas de transporte y desabastecimiento del Reino Unido?

Yo creo que no. Durante la pandemia hemos sido el país de Europa con mejores números de roturas de stock, de presencia del producto en el lineal. La cadena se ha puesto a prueba y ha respondido de manera brillante. Cuando miras al Reino Unido, la principal razón por la que ha ocurrido esto es el Brexit y todos los temas en retrasos de cruces de frontera, aranceles y falta de mano de obra ligada a la salida de mano de obra en supermercados y restaurantes que, sobre todo, eran extranjeros.

¿Cree que se pueden llegar a consolidar los crecimientos en el comercio 'online' que ha habido durante la pandemia?

El porcentaje de alimentación que se compra online está entre un 2,5% y un 3%, que es más o menos el doble que antes de la pandemia. Nosotros tenemos un estudio, que se llama Aecoc Shopperview, que dice que en el año 25 será un 5%. Lo que ha ocurrido es que en estos dieciocho meses se han vivido cinco años. Hoy en día, siete de cada diez personas compran por Internet; el 46%, o bien compra más, o bien ha empezado con la pandemia a comprar alimentación por Internet, y que cuando les preguntas si cuando acabe la pandemia lo va a dejar de hacer, el 95% dice que no. Además, hay un tramo de edad avanzado que ha descubierto este canal y lo está utilizando.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin