Retail

La pandemia catapulta las dietas y las alternativas vegetales en España

  • El 13% de los españoles mantiene un dieta principalmente vegetal
  • Las alternativas vegetales ya facturan 431,6 millones de euros
  • Las mujeres y los jóvenes lideran el consumo de sustitutos vegetales

Más de cinco millones de españoles, el 13%, mantienen una dieta principalmente vegetal. La mayoría de ellos son flexitarianos que han reducido su consumo de carne. Esto supone más de cinco millones de personas. La pandemia ha actuado de acicate.

La pandemia por coronavirus ha supuesto un espaldarazo para el movimiento veggie y ya son 5,1 millones los españoles en edad adulta que apuestan por una dieta compuesta principalmente por alimentos de origen vegetal, un 34% más que en 2019, cuando eran 3,8 millones.

Lo revela el informe The Green Revolution 2021 sobre el consumo veggie en España, elaborado por la consultora Lantern, especializada en alimentación y bebidas.

Las ventas se disparan

Según este estudio, el porcentaje de consumidores cuya dieta se compone principalmente de vegetales es del 13% en 2021, frente al 9,9% de 2019 (anterior estudio) y el 8% de 2017, un hecho que en Lantern califican de "movimiento imparable" y que ha impulsado las ventas de productos vegetales en España hasta los 431,6 millones de euros.

El informe matiza que el calificativo veggie engloba tanto a veganos (no toman carne, huevos, leche ni miel), como a vegetarianos (si consumen los tres últimos alimentos), y flexitarianos (comen carne de forma esporádica). De ellos, este último grupo es el más numeroso, con 4,2 millones de personas; seguido del de vegetarianos: 550.000, y veganos, con 350.000 personas.

Más mujeres y jóvenes

La consultora llama también la atención sobre el hecho de que el "movimiento veggie se ha hecho más transversal", ya que, aunque las mujeres siguen siendo mayoría a la hora de adoptar dietas basadas en vegetales (una de cada ocho), el número de hombres ha crecido exponencialmente llegando al 47% del total, cuando en 2019 eran solo uno de cada tres.

En cuanto a tramos por edades, destaca el crecimiento entre las personas de 25 a 34 años, que suponen el 16,5% del total. Las principales razones alegada para reducir al máximo el consumo de carne en la dieta son la salud (67%); bienestar animal (34%) y sostenibilidad ambiental (26%).

Lantern puntualiza en su informe que el consumo de carnes y embutidos ha descendido incluso entre quienes comen de todo, incluyendo productos cárnicos. Así, uno de cada tres españoles ha eliminado el consumo de carne roja y cuatro de cada diez el de embutidos. En cuanto a las categorías vegetales, el ranking lo encabezan las bebidas vegetales, cuya penetración es del 53%. Le siguen las alternativas al yogur, al queso y a la carne.

Falta imaginación

La encuesta de Lantern desvela que, según los consumidores, aún son escasas las alterativas vegetales a las carnes o a los productos lácteos, pese a que la industria alimentaria está haciendo notables inversiones para paliar estas carencias con novedades como alternativas al atún, al queso rallado, al huevo y a los helados.

Filetes en 3D

Asimismo, los sustitutos cárnicos han entrado en una nueva dimensión. Como relata Jaime Martín, fundador y consejero delegado de Lantern, "en cuanto a la forma, se buscan cortes enteros o replicar chuletones de ternera en 3D, en el sabor se trabaja sobre la grasa del producto, y en la etiqueta se busca que sea más limpia, con menos ingredientes".

Difícil seguimiento

Otra queja entre quienes optan mayormente por una alimentación vegetal, comenta Martín, "es que en horeca [hoteles, restaurantes y cafeterías] el 50% de los veggies ve difícil seguir su dieta", un porcentaje que baja cuando se habla de la restauración tradicional.

En cuanto a la distribución, el dirigente de Lantern dice que hay dos cadenas que sobresalen por sus iniciativas en favor de los productos sustitutivos de la carne o de origen vegetal: Carrefour y Lidl.

Pese a que la propia industria y los consumidores son los principales motores de esta modificación de la dieta, en Lantern apuntan a otros actores que la están fomentado. Por ejemplo, los organismos internacionales ya plantean una producción agraria más verde con iniciativas como la estrategia Farm to Fork (de la granja a la mesa) que ha promovido la Unión Europea.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.