Retail - Consumo

El dueño de Mango desinvierte en inmobiliario y reduce a la mitad el valor de sus activos

  • En los últimos años ha vendido un centro logístico y la sede de Mango
  • La valoración baja a 648 millones frente a los 1.372 millones de 2014
Isak Andic, presidente de Mango

Isak Andic, propietario y presidente de Mango, está reduciendo al mínimo el valor de sus activos inmobiliarios. Punta Na, la sociedad a través de la cuál gestiona su patrimonio en este sector, ha rebajado la valoración en el último año hasta 648 millones de euros.

Esa cifra supone un 3% menos en relación a 2021 y menos de la mitad con respecto al máximo alcanzado en 2014, cuando sus inmuebles llegaron a estar valorados en 1.372 millones de euros debido a las importantes desinversiones llevadas a cabo.

En diciembre de 2016 el grupo de inversión inmobiliaria VGP compró a la sociedad el centro logístico de Mango en Lliçà d'Amunt (Barcelona) y justo un año después traspasó su sede en Palau-Solità i Plegamans (también en Barcelona) por más de cien millones de euros a Invesco Real Estate Fund.

Punta Na, que ha seguido vendiendo activos de menor tamaño, cuenta con sociedades filiales para gestionar el patrimonio inmobiliario de Andic no solo en España sino también en Francia, Turquía, la República Checa y Austria, entre otros.

A pesar de la reducción del valor de los activos, la sociedad registró en el último ejercicio un volumen de negocio de 43,1 millones, un 34% más. Del total de los ingresos, 28,9 millones corresponden a facturación por arrendamientos en España; 6,9 millones del resto de la Unión Europea y los 5 millones restantes de otros países terceros.

Además, el resultado después de impuestos se ha triplicado, alcanzando los 13,4 millones de euros. La compañía ha reducido además de forma sustancial su deuda, situándola en 204,9 millones, un 12,4% menos. A 31 de diciembre de 2022, la deuda hipotecaria garantizada por algunos de los inmuebles propiedad del grupo ascendía a 131,8 millones de euros, frente a los 149 millones del año anterior, un 12% menos.

Hasta ahora Andic había seguido una estrategia similar a la del fundador de Inditex, Amancio Ortega, aprovechando los dividendos que obtenía de Mango para invertir en inmuebles.

Sus caminos, sin embargo, son ahora distintos. Mientras que el fundador de Mango está reduciendo su presencia en el sector, Ortega mantiene la apuesta por el ladrillo. Así, en 2022 la inversión en el negocio inmobiliario del máximo accionista de Inditex se elevó hasta 1.700 millones de euros, casi el 97% de su dividendo anual de Inditex, con lo que su valor de sus activos inmobiliarios de 15.300 millones.

Apertura de locales

Isak Andic ha optado por una estrategia en el terreno textil completamente distinta a la de sus competidores. Y es que Mango, tal y como informaba este periódico el pasado día 19 de septiembre, se ha desmarcado del cierre de tiendas que está viviendo el comercio textil y está abriendo más locales que nadie.

La compañía de moda catalana inauguró el año pasado un total de 119 establecimientos y en los seis primeros meses del ejercicio ha inaugurado otros 49 más, alcanzando los 2.615 en total a 31 de junio, con lo que se consolida en la cuarta posición del ranking mundial por número de establecimientos por detrás solo de Inditex, H&M y GAP. Frente a la estrategia de Mango, sus competidores están optimizando la red con el cierre de locales. En el caso de Inditex para la apertura de otros más grandes.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud