Retail - Consumo

El Corte Inglés prepara el lanzamiento de su propia plataforma de pagos

  • Trabaja en ECI Pay, herramienta con la que se podría pagar incluso en otros comercios con los que tiene alianzas
  • Ya se prepara a nivel europeo para blindar la marca con la que dará a conocer el servicio
Un establecimiento de El Corte Inglés.
Barcelona

En su camino para competir con los gigantes globales del retail, El Corte Inglés trabaja en el lanzamiento de su propia plataforma de pagos. Los grandes almacenes ya han comenzado a desarrollar el proyecto tecnológico tras la experiencia de los últimos años de haber dado entrada a otras pasarelas, como las chinas Alipay y Wechat o Bizum. El nombre del proyecto escogido en las oficinas de la madrileña calle Hermosilla es ECI Pay.

La empresa presidida por Marta Álvarez ya prepara la infraestructura para gestionar por sí misma los pagos por internet, según explican fuentes del sector a elEconomista.es. Una portavoz de la compañía explicó que se trata de una prueba piloto de una plataforma de pagos, admitiendo que podría incluir otro tipo de servicios más allá de estos.

Aunque todavía está en una fase incipiente, el servicio tendría dos vías para ejecutarse. En primer lugar, este tipo de plataformas permiten el pago en su propia página web y aplicación. Hoy los grandes almacenes tienen habilitadas las compras con tarjeta -incluida la propia de El Corte Inglés-, con las plataformas chinas Alipay y Wechat, Bizum y la estadounidense Paypal. Además, ECI Pay también puede servir como un botón para realizar pagos en otros comercios con los que el gigante español tenga acuerdos. Un ejemplo es la alianza sellada con las gasolineras de Repsol, Campsa o Petronor con el uso de su tarjeta.

El Corte Inglés ya se blindó a nivel europeo y registró la marca ECI Pay

Gracias a este tipo de sistemas, se ahorra tiempo y clicks a los consumidores a la hora de realizar sus compras. Hoy, muchas de las grandes firmas del panorama tecnológico tienen su propia plataforma. Apple Pay, Google Pay o Samsung Pay son ya un método de pago más en el día a día. No obstante, ECI Pay podría ser más parecida a Amazon Pay, la plataforma de Amazon, que está disponible tanto en su e-commerce como en los portales de terceros. Con la puerta abierta dejada por la empresa, otros servicios como los aplazamientos también podrían incluirse bajo la misma enseña.

El Corte Inglés está desarrollando actualmente el proyecto con varios socios tecnológicos, cuyos nombres no ha querido desvelar. Además, ya ha blindado la marca en la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO).

Los grandes almacenes han ganado experiencia con las pasarelas de pago en los últimos años. En 2018 incorporaron la pasarela de pago WeChat Pay, en 2019 añadieron Alipay y en 2020 sumaron Bizum a sus servicios. En los dos últimos casos lo hicieron en alianza con BBVA, que participó como socio bancario y tecnológico, a pesar de la joint venture que mantiene con Banco Santander en Financiera El Corte Inglés, la sociedad responsable de las tarjetas de crédito.

Los cambios en la tarjeta de El Corte Inglés

Financiera El Corte Inglés cuenta con 11 millones de tarjetas entre España y Portugal. A mediados del año pasado, y a través de un acuerdo con Mastercard, el gigante de la distribución inició sin embargo la sustitución de la antigua tarjeta por otra que permite el pago en cualquier tipo de establecimiento. La nueva tarjeta permite además aplazar las compras a partir de 75€ y hasta 2.000 en 3 meses sin intereses. Asimismo, la tarjeta ofrece dos líneas de crédito que son independientes entre sí, cada una con un límite distinto: uno para compras en los centros comerciales El Corte Inglés y establecimientos adheridos y otro para compras en otros establecimientos.

A través de esta tarjeta se puede pagar también ya a través de la app o incluso de Waylet, la plataforma de Repsol.

Mientras avanza con su plataforma, El Corte Inglés aparca otras iniciativas relativas a los pagos. Una es su entrada en el mundo de las criptomonedas. La firma llegó a registrar la marca Bitcor y planteó la creación de su propio token y un exchange en pleno auge de la industria. Sin embargo, el desplome del valor de estos activos y la marcha del antiguo consejero delegado, Víctor del Pozo, que lideraba la iniciativa provocaron que se guardase en un cajón el plan, que ya despertaba recelos en parte de la casa.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.