Retail - Consumo

La cesta de la compra se rebaja apenas un 5% con el nuevo IVA y su aplicación se retrasa en las tiendas pequeñas

  • El ahorro en una cesta media no llegará ni a dos euros
  • El sector repercutirá los 700 millones del impuesto al plástico

Las grandes superficies y las cadenas de supermercados han logrado llevar a cabo en un tiempo récord la supresión o reducción del IVA de los alimentos básicos, con su correspondiente cambio en el etiquetado. En el comercio tradicional hará falta esperar todavía algunos días para que la rebaja pueda materializarse.

Las empresas han trabajado contrarreloj desde el pasado martes en la adaptación de las etiquetas de precio de entre 3.000 y 5.000 referencias de productos afectados por la supresión del IVA, como huevos, leche o legumbres, o su rebaja del 10% al 5% en el caso de los aceites y las pastas. El ahorro en la cesta de la compra básica se situará en cualquier caso tan solo entre uno y dos euros.

Según destacan desde la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (Asedas), la práctica totalidad del sector, ha logrado realizar así el cambio.

Asedas recuerda que la modificación del IVA, que reclamaba todo el sector, tiene una vertiente física, que se refleja en los pasillos y los lineales de los puntos de venta, y otra informática, de modificación de los códigos de barras que pasan por los lectores y pistolas de los terminales de cobro.

Aunque la medida anunciada por el Gobierno entraba en vigor el pasado domingo, cuando abrieron sus puertas algunas tiendas y supermercados, la apertura generalizada de la distribución ayer transcurrió con normalidad y sin problemas, según fuentes del sector.

Reducción impositiva

Durante los próximos seis meses, en concreto, se elimina así el IVA a una serie de productos básicos a los que antes se aplicaba el tipo superreducido del 4 %, como son el pan, la harina panificable, la leche, los quesos y los huevos, además de las frutas, las hortalizas, las legumbres, los tubérculos y los cereales que sean naturales o frescos.

Además, se reduce del 10 al 5% dicho impuesto en la pasta y los aceites de oliva y de semillas, una medida de la que quedan fuera otros productos como la carne o el pescado. Esta modificación impositiva, que ha dejado fuera a la carne y al pescado, se podrá revertir no obstante el 1 de mayo si la tasa interanual de la inflación subyacente de marzo es inferior al 5,5 %.

El Gobierno ha declarado que vigilará que la rebaja impositiva se traslada al consumidor, a lo que se ha comprometido el sector agroalimentario, incluida la distribución. Hay que tener en cuenta, no obstante, que toda la cadena alimentaria ha avisado ya de que el nuevo impuesto al plástico de un solo uso, que entró en vigor el 1 de enero, acabará repercutiendo también en los precios, por lo que es posible que acabe comiéndose incluso a la rebaja del IVA. Los precios, en cualquier caso, seguirán dependiendo de la evolución de los costes.

El sector de la tecnología ha arremetido contra la forma en la que se ha llevado a cabo la rebaja del IVA en España por la falta de tiempo. Conectic, la Confederación de Empresas de Tecnología de la Información, denunció ayer en un comunicado que "el problema es la celeridad y la falta de previsión, que no contemplan la cadena de acciones que deben desarrollar las compañías, tanto las empresas comercializadoras de los productos referidos en este paquete de medidas, como a las compañías proveedoras de soluciones tecnológicas".

"Tal y como ocurrió con lo que algunos dimos en llamar la tormenta perfecta de los 20 céntimos en relación al lanzamiento de la bonificación de 20 céntimos por litro de combustible aprobada en el Real Decreto-ley 6/2022, de 29 de marzo, por el que se adoptaron medidas urgentes en el marco del Plan Nacional de respuesta a las consecuencias económicas y sociales de la guerra en Ucrania, las compañías TIC se vieron en la obligación de desarrollar una serie de acciones precipitadas que desembocaron en un descontento generalizado por parte de las compañías comercializadoras", asegura la organización. Entre otras cuestiones, se tuvo que abordar entonces, al igual que ocurre ahora con la rebaja del IVA de los alimentos, la adaptación a la nueva ley de 14.000 estaciones de servicio en un tiempo récord.

"Nos encontramos a punto de cerrar el año contable por parte de muchas compañías, con lo que no parece el momento más adecuado para abordar estas cuestiones, sin una planificación adecuada y unos plazos de ejecución aceptables y coherentes", denuncia la asociación respecto a la rebaja del IVA aprobada por el Gobierno.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud