Retail - Consumo

GB Foods vende al fin su negocio en Rusia a la coreana Doshirak

  • La familia Carulla se deshace de la división después de caerse la operación con el grupo nepalí Chaudhary
  • La empresa tiene una fábrica en el país y más de 170 trabajadores
Artur Carulla, uno de los accionistas de referencia de GB Foods. Nacho Mart
Barcelona

A la segunda fue a la vencida. La familia Carulla hacía más de un año que había decidido desprenderse del negocio de GB Foods -la empresa que comercializa marcas como Gallina Blanca, Yakisoba y El Pavo- en Rusia, pero el estallido de la guerra segó sus planes a comienzos de año. La compañía tenía cerrado un acuerdo con el conglomerado nepalí Chaudhary Group, que se retiró de la operación. Ahora, ha alcanzado otro pacto con la empresa surcoreana Doshirak para abandonar el país.

Fuentes financieras explican a elEconomista.es que el acuerdo entre ambas firmas se cerró esta misma semana. Antes de la invasión de Ucrania, el grupo español aspiraba a obtener hasta 30 millones de euros por la filial, que cuenta con una fábrica en la ciudad de Nizhni Nóvgorod y al cierre de 2021 tenía 171 trabajadores, casi el 5% de todos los que tiene el holding.

El conflicto obligó a la familia Carulla, que controla la sociedad a través del conglomerado Agrolimen, a rebajar sus pretensiones. De hecho, todos los grupos españoles que vendieron su negocio en Rusia desde entonces lo hicieron por un precio prácticamente simbólico y asumiendo el golpe financiero en sus cuentas. Fue el caso de nombres como Mango o Tous, que se retiraron del país y cedieron el negocio a sus franquiciados.

GB Foods se deshará de la fábrica en Rusia y de toda la red comercial con la que distribuía a otros ocho países

Las mismas voces señalan que el acuerdo con Doshirak tiene efectos inmediatos, por lo que la empresa de fideos instantáneos tomará en breves las riendas del negocio en Rusia. Además de desprenderse de la planta de producción de Nizhni Nóvgorov, GB Foods también cederá toda la red comercial que distribuye sus productos en Armenia, Azerbaiyán, Bielorrusia, Kazajistán, Kirguistán, Moldavia, Tayikistán y Uzbekistán.

La filial facturó el año pasado 28 millones de euros y tenía unos beneficios que rozaban el millón. La familia Carulla hacía tiempo eso sí que sondeaba la desinversión debido a la situación económica del país en los últimos años y la subida de los costes de las materias primas por culpa de la debilidad del rublo.

Pese a los números negros, el grupo tuvo que anotarse un deterioro de 11,9 millones de euros en sus cuentas por la filial en 2021. En los últimos años había tenido que revisar a la baja el valor de la sociedad en 19,2 millones por los problemas de la economía del país. No es un drama para una organización que el último ejercicio ganó 134 millones y tuvo unas ventas de 1.293 millones.

Los Carulla quieren centrar el negocio de GB Foods en Europa Occidental y África

La decisión obedece a la voluntad de la empresa de centrar el foco en Europa Occidental y África, donde ha acometido varias adquisiciones en los últimos años como son Continental Foods, la antigua filial europea de Campbell Soup, en 2019 y la nigeriana Watanmal. La organización aglutina el 70% del negocio en el Viejo Continente y el 29% en África.

En 2021, la firma reforzó su presencia en ambos territorios. En septiembre compró el 49% que no tenía de su filial africana al fondo británico Helios por 270,6 millones de euros. Además, adquirió el 50% que no tenía del fabricante andaluz de gazpacho Salsas de Salteras por 35 millones de euros.

La última afectada por la guerra de Rusia

GB Foods es la última de las compañías afectadas por la invasión. Más allá de suspender la actividad, hubo empresas que tomaron medidas drásticas tras ver cómo no podían operar en el mercado. La firma de moda Mango cedió las 55 tiendas que tenía en el territorio de forma directa a sus franquiciados, una decisión similar a la que tomó Tous. Mientras, el grupo de baño Roca, se desprendió de sus siete fábricas en el país y las vendió a la dirección local por un precio simbólico.

En su caso encontró a Doshirak. La empresa asiática es uno de las mayores fabricantes del mundo de fideos instantáneos, con una cuota de mercado que alcanza el 60% en Rusia. Sus ventas en el país superan los 200 millones de euros. La firma forma parte del conglomerado HY CO, uno de los grupos alimentarios más grandes de Corea del Sur. Se centra en la producción de bebidas y lácteos como el yakult, similar al yogur occidental.

comentariosicon-menu2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments

Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

hp
A Favor
En Contra

Entonces primero atacaron a Rusia, y como estarían los que se querían unir a Rusia. VIVA ETA y RUSIA.

Puntuación -1
#1
hp
A Favor
En Contra

Entonces ya llevaban unos años atacando a Rusia, y como estarían los que se querían unir a Rusia. VIVA ETA y RUSIA.

Puntuación -1
#2