Retail - Consumo

El sector primario reclama ayudas y no descartan un 'otoño caliente'

  • La incertidumbre, la inflación y las restricciones de gas son algunos de los problemas a los que se enfrentan agricultores y ganaderos
  • Se debe reducir la dependencia a otros países y apostar por la transformación digital

Los bajos precios en el origen, los altos costes de producción y las malas previsiones de cosechas por la sequía hace que el sector primario reclame ayudas al Gobierno. La primavera pasada ya se movilizaron por estos problemas por lo que desde el campo no descartan que vuelva a haber movilizaciones durante el otoño debido a la incertidumbre y las restricciones de gas que debe hacer frente el sector.

"La solución no son tanto las movilizaciones sino sentarse y arbitrar medidas porque hay que seguir manteniendo la estructura productiva de la agricultura española que nos da de comer a nosotros y a los europeos", ha declarado el presidente de Cooperativas Agro-alimentarias de España, Ángel Villafranca.

Algunas de las medidas que están sobre la mesa son el tema fiscal ya que puede ayudar a amortiguar el coste de la electricidad, apoyar el transporte y mejorar el sistema de regadío. Por si esto no fuera suficiente este mes tendrá lugar la Junta Directiva donde se analizará si se emprenderán nuevas movilizaciones.

Aún no hay nada concretado, pero desde la Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (Asaja) han augurado un "otoño caliente ante la insostenible situación que vive el sector agrario". Asimismo, en agosto, la asociación resaltaba la importancia del sector primario "proporcionando alimentos de primera necesidad a la sociedad. Si esta tarea se interrumpe, o no llegan las producciones en las cantidades necesarias al mercado, se estará poniendo en riesgo no solo el futuro del sector agrario, si no también nuestra soberanía alimentaria".

Competitividad ante la inestabilidad

En España, hay aproximadamente un millón de explotaciones agrarias trabajadas por 800.000 agricultores y ganaderos. A pesar de esto, la dependencia a otros países es un alto riesgo. Por ello, el director técnico de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (Coag), José Luis Miguel, subraya que las políticas públicas "deben orientarse a la protección y fortalecimiento del modelo social y profesional de agricultura, y a la reducción de las principales dependencias, tanto externas como internas".

La transformación digital del sector es clave para lograr una producción suficiente, diversificada y que sea capaz de adaptarse al mercado. A su vez, los agricultores y ganaderos confían en la aplicación de la ley de la cadena alimentaria, reformada el año pasado, y en las ayudas de la PAC para asegurar los ingresos de los productores.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments