Retail - Consumo

Los fondos Afendis y Davidson Kempner se convierten en los accionistas mayoritarios de Siro

  • La propiedad, los bancos acreedores y los inversores firman el traspaso del 75% de la compañía
  • Cem Karakas, nuevo presidente ejecutivo de la galletera
Planta de Siro
Valladolid

El accionista mayoritario de Cerealto Siro Food, Juan Manuel González Serna, las entidades financieras acreedoras y los fondos de inversión Afendis Capital Management ("Afendis") y Davidson Kempner Capital Management LP han firmado este miércoles el acuerdo definitivo que ha culminado con la transferencia de acciones a las firmas de inversión y la capitalización del balance de la Compañía.

La entrada de Afendis y Davidson Kempner marca el inicio de una nueva etapa de estabilidad financiera para la Compañía, que se convierte en un grupo fuertemente capitalizado y con importantes previsiones de crecimiento respaldadas por relaciones de confianza con clientes de todo el mundo y la solidez de la cartera de productos de la compañía.

"Hoy se abre una nueva etapa de futuro y crecimiento en Cerealto Siro Foods que permite la continuidad del negocio, una prioridad que siempre hemos defendido. Mi eterno agradecimiento a todos los colaboradores que lo han hecho posible, a los clientes y proveedores que han seguido apoyándonos y a las instituciones que se han implicado y han facilitado el cierre de la operación", ha declarado Juan Manuel González-Serna, fundador de Cerealto Siro Foods.

"Estamos plenamente convencidos del potencial estratégico de Cerealto Siro Foods. La compañía ha construido unas relaciones muy sólidas con sus clientes a nivel mundial y está preparada para convertirse en el principal proveedor de los minoristas y fabricantes de marca de todo el mundo. Dedicaremos nuestros recursos y experiencia en el sector a impulsar la competitividad la compañía y a construir sobre las capacidades de sus equipos e I+D," afirma el Dr. Cem Karakas, nuevo presidente ejecutivo de Cerealto Siro.

Con el traspaso accionarial concluye una etapa de inestabilidad de la galletera, acuciada por las deudas, que había puesto en peligro su continuidad. De hecho, la compañía llegó a paralizar la actividad, la compra de materias primas y el pago de salarios.

El acuerdo ha sido posible después de que los trabajadores aceptasen un Plan de Competitividad que incluye la congelación salarial para los próximos años.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin