Retail - Consumo

Inyección de urgencia de 130 millones en Siro para el pago de nóminas y proveedores

  • Los trabajadores aceptan un plan que congelará su salario cuatro años
La ministra de Industria se trasladó a las plantas donde se votaba el Plan de Competitividad
Valladolid

Fumata blanca en tiempo de descuento. Los trabajadores de Siro dieron el visto bueno este sábado al Plan de Competitividad mejorado presentado por los fondos Davidson Kempner y Afendis para hacerse con el control de la compañía agroalimentaria y salvarla de la liquidación.

El Plan supone la inyección inmediata por parte del comprador de 50 millones de euros para el pago de las nóminas y de otros 80 millones para aliviar los problemas de Tesorería derivados de su elevada deuda -300 millones de euros- y atender a los proveedores. Además se compromete a destinar 100 millones de euros en dos años para la mejora de la capacidad productiva de las cinco plantas que tienen en España -tres en Venta de Baños, una en Aguilar de Campoó y otra en Toro-.

La situación de la empresa era agónica después de que el inversor hubiese retirado su oferta tras el rechazo de los trabajadores de tres de las cinco plantas a un Plan de Competitividad que exigía esfuerzos en materia salarial. Hace unos días la dirección de la compañía anunció la paralización de la producción ante la imposibilidad de comprar materias primas y el pago de la nómina del mes de mayo.

Finalmente, una nueva oferta por parte de los dos fondos lograda por la intermediación de la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha permitido convencer a los sindicatos y reconducir una situación que amenazaba los 1.700 empleos de la compañía agroalimentaria.

La propia Reyes Maroto tuvo que desplazarse a las tres plantas que debían votar el acuerdo -las otras dos habían dado su visto bueno al plan anterior- para lograr el apoyo a la nueva oferta de los fondos. Su advertencia fue clara: "O esto o el cierre de la empresa", advertía Maroto, quien desveló que las pérdida de Siro en 2021 se elevaron a 47 millones de euros.

En materia laboral, el plan prevé que en 2025 se recupere la pérdida salarial tras la congelación de las nóminas de manera que a partir de ese año se compensarán con un 8% más las nóminas en las plantas en las que se mantengan los niveles de producción y rentabilidad de 2021. El calendario laboral se amplía en 16 horas.

Tras la votación, los sindicatos y los comités de empresa mostraron su satisfacción por el desenlace. María José de la Iglesia, presidenta del comité de Toro, agradeció a la ministra su "implicación" en la negociación de condiciones con el nuevo inversor y su transparencia.

La representante sindical desveló que el rechazo anterior se produjo en parte por "la desconfianza que transmitía Siro" y que fue a través de la ministra cuando se enteraron de los abultados resultados negativos de la compañía el pasado año.

La Junta posibilitó el acuerdo

Mientras, la Junta de Castilla y León ha celebrado el acuerdo. "A pesar de la negativa del Gobierno central a trabajar de manera conjunta y coordinada y de su afán por capitalizar el acuerdo, la Junta ha posibilitado que el acuerdo entre la empresa y el inversor se haya concretado", señaló. En este sentido, hay que recordar que la última oferta del inversor llegó después de que Mañueco lograse que trabajadores y dirección volviesen a negociar.

Oportunidad para Venta de Baños

El acuerdo da una nueva oportunidad a una de las tres fábricas que la compañía tiene en Venta de Baños y cuyo cierre inminente había comunicado la dirección de Siro. Ahora, el plazo se alarga durante dos años, lo que da tiempo para comprobar la viabilidad de esa planta y ver si pueden derivarse a ella parte de las inversiones previstas por los fondos o para encontrar un inversor que garantice la viabilidad definitiva de la fábrica, la más antigua del grupo y que cuenta con un total de 187 trabajadores.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

A Favor
En Contra

Entre poco o nada, se opta por lo primero. No es más que una patada para adelante y postponer el problema para más tarde.

Con la inflación actual, congelar 3 años el sueldo es firmar una reducción salarial de alrededor un 15%.

Todo para que el fondo en 3 años de una patada a la empresa al mejor postor. Esto ya ha ocurrido en otras empresas.

Puntuación 0
#1