Retail - Consumo

Más de mil bares de toda España apuestan por cerveza low-cost fabricada en Sevilla

  • Gran Vía prevé triplicar su número de clientes en este año
  • Vende las marcas Gran Vía, Giralda, Malagueña o Malvarrosa, entre otras
  • "Vendemos a mitad de precio que la competencia", asegura Mariano de Miguel, presidente
Mariano De Miguel, presidente de Cervezas Gran Vía.
Sevilla

Gran Vía vende ya su cerveza a más de mil bares de toda España, y la previsión es que a final de este año lleguen a 3.000 establecimientos. Vende cerveza. Sólo cerveza. Nada más que cerveza. Ni mesas, ni toldos, ni terrazas, ni créditos, ni marketing, ni patrocinios, ni campañas de publicidad. Cerveza. Así que, explica Mariano de Miguel, presidente de la empresa cervecera, pueden vender más barato que la competencia. "A mitad de precio", asegura. El concepto de cerveza low-cost se abre paso poco a poco en España, en un mercado dominado casi al 90% por cinco grandes compañías. En tres años el objetivo es llegar a 40 millones de litros en un mercado nacional de 4.000 millones de litros.

La fábrica de Gran Vía funciona desde hace alrededor de un año y medio en el municipio sevillano de Alcalá de Guadaira. Empezó a producir con los bares cerrados y posteriormente con restricciones a la movilidad de los ciudadanos y a los aforos y horarios de los establecimientos hosteleros. Eso provocó un arranque más lento de lo previsto, pero permitió hacerlo todo de forma más progresiva. Primero en Sevilla, y luego con delegaciones por toda España: Cataluña, Levante, Andalucía, Norte … La zona noroeste "tiene aún poca presencia. En el resto, la expansión es positiva".

Tras esta primera fase, los planes para 2022 son más ambiciosos. "Pensamos que podemos duplicar e incluso estar cerca de triplicar el número de clientes, ya que tenemos equipos más rodados", indica Mariano de Miguel.

Precios agresivos

La clave del proceso está en una política de precios agresiva. Si sobre catálogo, antes de descuentos y promociones, un barril de 50 litros se marca a 100 euros en las grandes compañías que dominan el mercado, Gran Vía lo sirve a 50 euros. "Detectamos que los bares están muy abiertos a nuevas propuestas. De hecho, en el sector la rotación de marcas está en torno al 20% anual. Es decir, que ya hay un número importante de hosteleros que se cambia de marca periódicamente. Nosotros estamos muy centrados en el producto. En servir cerveza de calidad al mejor precio", indica el presidente de Gran Vía.

Se prescinde de todo lo superfluo para centrarse en la cerveza

De momento, la empresa está aguantando el encarecimiento de las materias primas y costes de producción sin subir el precio. La malta ha subido un 50%, el coste de la energía eléctrica se ha duplicado, y el gas, que se usa para procesos industriales de cocción, también está por las nubes. Los números que baraja el sector y que algunas marcas ya están ejecutando se basan en repercutir en torno a un 8% de esos gastos en los precios. En Gran Vía esperan a que la situación se estabilice antes de tomar una decisión a un tema para ellos tan sensible.

El producto, la cerveza, está incluso por encima de la marca. En distintos puntos de España se pueden encontrar tiradores de Gran Vía, Giralda, Malagueña, Malvarrosa …Se trabaja con multitud de marcas, que incluso se pueden personalizar a gusto del cliente, como acaban de hacer con una sin lanzada en colaboración con Scalpers. Recientemente se ha comenzado a comercializar una tostada y también en botella.

El responsable de la elaboración de la cerveza es Boris de Mesones, con más de 25 años de experiencia en el sector, Maestro por el VLB de Berlín desde 1998, primer juez español en la Copa del Mundo de Cerveza, con numerosos galardones a sus espaldas y autor de numerosas publicaciones sobre el tema.

La compañía acaba de celebrar el archivo de una denuncia de Heineken por supuesta manipulación de tiradores, que la justicia considera infundada, y afronta el futuro con estabilidad institucional a pesar de litigios sobre el accionariado.

Se ha hecho una inversión superior a los 25 millones de euros y ahora la estrategia es aislar la gestión de ruido externo para dar tiempo a que se desarrolle un proyecto industrial a largo plazo. De momento, además, el único de España que apuesta por este modelo de negocio.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin