Política

Pedro Sánchez prefiere ir a elecciones antes que gobernar con Iglesias, según círculos económicos

Pedro Sánchez con Pablo Iglesias.

El Partido Socialista le ha propinado tres portazos consecutivos a Pablo Iglesias. Rechazo absoluto a su propuesta de Gobierno de manera rotunda. Una respuesta que en círculos económicos ha sido muy comentada. Pero no ahora, si no hace unas semanas, cuando Pedro Sánchez se reunía con representantes de la sociedad civil. Y ha sido desde ese entorno, que elEconomista ha podido saber que el candidato socialista afirma que no quiere compartir un Gobierno con Pablo Iglesias, y que antes de llegar a esa tesitura, prefiere ir a elecciones generales, con el ánimo de encontrarse a un Ciudadanos presionado.

Este miércoles, el Partido Socialista verbalizó, por boca de Carmen Calvo, el tercer portazo a las propuestas de Unidas Podemos para formar un gobierno de coalición y dar un paso en firme en contra del bloqueo político en el que lleva sumido España desde el 28 de abril. La reiterada negativa del PSOE abre camino a una repetición electoral, si finalmente el 23 de septiembre no sale adelante la investidura de Pedro Sánchez. 

Las posturas entre socialistas y podemitas parecen estar en esa clave. A fecha de hoy, ni el PSOE quiere a Podemos en su Consejo de Ministros, ni los de Iglesias quieren perder la ocasión de sentarse en alguna de sus sillas.  Tanto es así que, fuentes económicas que han mantenido conversaciones recientes con el presidente en funciones, y a las que ha tenido acceso elEconomista, afirman que el jefe del Ejecutivo  "está preocupado", pero "no quiere un gobierno de coalición con Unidas Podemos". Su deseo es tener "socios fieles",  y si no es posible prefiere "elecciones generales". Además, relatan, el candidato socialista cree que, una situación como esta sería "un correctivo para Ciudadanos" y les haría reflexionar de volver nuevamente a las urnas, en un marco en el que "el PSOE subiría, el PP, también, y Podemos y Vox bajarían", dicen.

"Un día a día imposible"

Para recalcar las posiciones del bloque de izquierdas, este miércoles, la vicepresidenta dejó muy claro que Moncloa no está dispuesta a compartir un Consejo de Ministros con los miembros de Pablo Iglesias, subrayando que la única solución es aquel  viejo axioma de Julio Anguita: "programa, programa y programa". 

La postura de Calvo responde al movimiento que el martes ponía en marcha Unidas Podemos. Los de Iglesias se adelantaban al llamamiento de Pedro Sánchez, un llamamiento sin fecha y que nunca llega.  Ahora, la formación morada reedita la fórmula de julio. Una fórmula con cuatro combinaciones ministeriales -con clásicos como Trabajo y  Transición Ecológica-, y siempre con la vicepresidencia de  de Derechos Sociales y de Igualdad. En conjunto, un documento de más de 100 páginas, continuación del acuerdo que pretendieron cerrar con el Grupo Socialista en julio. Pero Ferraz y Moncloa, otra vez más,  anunciaron un 'no'.

La vicepresidenta insiste en que que "no hay precedentes de cogobiernos" en España

Ya a la tarde, Iglesias abandonaba su retiro estival e irrumpía en Antena 3. Lo hacía en horario de máxima audiencia y ahí retaba a Pedro Sánchez. Le conminaba a decir abiertamente si quiere elecciones generales, pues su voto -así lo recalcó- no será gratuito. Pero la respuesta a Iglesias ha sido otra vez  un 'no'. Un 'no' repetido en dos días consecutivos. 

Dicho esto, la vicepresidenta insiste en que que "no hay precedentes de cogobiernos" en España -lo que es absolutamente cierto, pues en este país nunca ha habido un Ejecutivo de coalición, como ocurre con frecuencia en Europa-, sosteniendo que, trabajar juntos con Unidas Podemos llevaría a "un día a día imposible". 

Mantienen los socialistas que no necesitan comisarios, que han ganado las elecciones, y ello requiere el "respeto debido". Dicho de otro modo,  que el PSOE ha resuelto oficializar el bloqueo a Unidas Podemos, eso sí, culpando a Pablo Iglesias de un "órdago" que puede traer consigo unas nuevas elecciones generales si el 23 de septiembre Sánchez logra su tercera investidura fallida en menos de dos meses.

En defensa del tiempo transcurrido en el que el PSOE no ha establecido ningún tipo de contacto con Podemos -es decir, en el tiempo en el que Iglesia no ha recibido ni una sola señal de Moncloa, mientras no de cesaba de reunirse con colectivos de la sociedad civil- Calvo argumenta que si se han ido de vacaciones estos días es porque él (Pablo Iglesias) rechazó una propuesta de Gobierno, recordándole, que no son comparables los acuerdos que el PSOE haya podido suscribir en ayuntamientos y comunidades, con Unidas Podemos, con un pacto de gobierno de Estado.

Gestionar la culpa

En este momento, las relaciones entre PSOE y Unidas Podemos, rotas por la falta de acuerdo, se centran básicamente en gestionar la culpa de una repetición electoral.  Por su parte, el secretario de Acción de Gobierno de Podemos, Pablo Echenique, ha señalado que sería "irresponsable y carente de sentido" que el PSOE llevara a la ciudadanía hacia una repetición electoral porque, a su juicio, el único resultado que se puede esperar de unos nuevos comicios es o "un Gobierno de Casado con ministros de Ciudadanos y a lo mejor de Vox", o que haya una situación parecida a la actual. Por este motivo, Echenique indica que espera que los socialistas rectifiquen y se avengan a negociar con los morados un cogobierno en el que ambas fuerzas compartan responsabilidades, algo que sería "lo lógico y habitual".

El responsable de la negociación de pactos de la formación morada lamenta que la estrategia de Sánchez haya sido la de intentar "acaparar el 100% del poder sin compartir responsabilidades" y pidiendo apoyos "por activa o por pasiva" a cualquier partido del arco parlamentario. 

Ante las dudas, un comunicado del partido socialista afirma que esta coalición es "inviable"

Con todo, el dirigente morado confía en que los socialistas acepten un acuerdo de coalición y remarca que para ello han trabajado en el documento y han presentado una batería de propuestas programáticas para mejorar "la vida de la gente".

Y la gente, en su caso los "ciudadanos", es el término que ha venido a utilizar la vicepresidenta y exnegociadora, Calvo, para apelar al sentido de Estado que tienen los socialistas, preocupados por problemas de los españoles, en contraposición con el actuación de Podemos. Y ante las dudas, un comunicado del partido socialista afirma que esta coalición es "inviable", volviendo otra vez a la casilla de salida.

"Es por estrategia"

En este interim pre-electoral, el líder del Partido Popular, Pablo Casado, aseveró este miércoles que si los socialistas le han dado un portazo a Podemos "es por estrategia electoral", pidiéndole a Sánchez que diga si quiere elecciones, y si no, que reniegue "de los Presupuestos Generales del Estado que firmó con Podemos y que implicaba una subida de impuestos".

Tras lamentar que la deuda pública haya batido récords históricos, Casado insta a Sánchez a que no haga responsable al resto de partidos de su incapacidad para llegar a acuerdos y le pregunta "por qué lo que es válido para seis autonomías, tras el anuncio con Podemos en La Rioja, no lo es a nivel nacional".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud