Podcasts

Índice Taylor Swift o 'Swiftonomics', el símbolo pop que reescribe las reglas de la economía

Madridicon-related

No hay adjetivo que defina con exactitud el fenómeno económico de Taylor Swift. A modo de ficción, si en un universo académico se estudiara su impacto, probablemente esa clase se llamaría 'economía swiftiana' y se harían manuales como los de Adam Smith o Milton Fridman, pero basados en el éxito comercial de la cantante y su impacto en la economía de los países. Aunque la imagen del manual tiene mucho de ficción, no ha estado tan lejos de la realidad. Esto si consideramos que la propia Reserva Federal de Estados Unidos (FED) incluyó en su Libro Beige el efecto que genera la nueva reina del pop en el país norteamericano que la observa como la salvadora de una posible recesión. Es en esta calidad de "heroína económica", que llega a España para dar dos conciertos en el marco 'The Eras Tour'.

Taylor Swift ha sido definida económicamente como: "multinacional de labios rojos", "salvadora de la economía", "activo económico", entre otros. Y es que la fuerza económica que arrastra con sus conciertos es abismal, hasta el punto de que se ha creado un Índice Taylor Swift o 'Swiftonomics', como un símbolo del impacto socioeconómico de su figura. El fenómeno 'The Eras Tour' que se ha vivido en las ciudades estadounidenses y en países de Asia y América da cuenta de ello. Por eso todos quieren que la cantante pase por sus ciudades. Madrid no es la excepción.

Sin ir más lejos, las estimaciones globales apuntan a que la cantante podría recaudar un total de 4.600 millones con 'The Eras Tour'. Las ganancias detrás de todos estos espectáculos supondría una cifra superior al PIB de 35 países, según estimaciones del Common Sense Institute. Esta gira, que comenzó el 17 de marzo de 2023, pasará por los cinco continentes con 152 conciertos en 23 países, entre ellos, España.

En el mes de octubre, antes de su paso por Buenos Aires, y tras 57 conciertos realizados en América y en Asia, la intérprete de 'Love Story', de 34 años, ya generaba 1.000 millones de dólares, con lo que pasaba a recibir el estatus de 'milmillonaria'. Por esa razón, entró en la lista de Forbes por primera vez como una de las catorce 'celebrities' más ricas del mundo. Y eso que aún falta por saber todo lo que le generará esta misma gira en los próximos meses por Europa y Canadá, que acabará en diciembre de 2024.

La gira que rompe récords

Hablamos de ingresos históricos nunca vistos. Las entradas para ver 'The Eras Tour' no solo han demostrado ser las más populares de 2023-2024, sino que también se han convertido en la entrada de un concierto musical más popular de todos los tiempos.

Al tomar los datos que arrojaron los primeros conciertos de la gira, obtenemos una proyección del fenómeno económico por cada noche de show. En total, 'The Eras Tour' recaudó aproximadamente 300 millones de dólares en tan solo 22 espectáculos, con un promedio de más de 13 millones de dólares por concierto, según datos de Common Sense Institute.

De las 3 giras más taquilleras de todos los tiempos, el informe señala que el ingreso bruto por espectáculo de Swift es más del doble del siguiente más alto de casi 7 millones por noche, que corresponde al 'Tour 360' de U2. Por lo tanto, ha recaudado el 34% de los ingresos de la gira musical más taquillera de todos los tiempos, en solo el 7% del número de espectáculos. En tercer lugar, aparece la gira ÷ de Ed Sheeran, con una ganancia de 3 millones de dólares por show.

La diva de Nashville que destrona leyendas del pop

Según Bloomberg, el mérito de Swift es bastante peculiar, "puesto que se ha convertido en multimillonaria gracias estrictamente a los ingresos de su música y sus actuaciones". A estas cifras se le acerca Elton John, que el año pasado finalizó su tour 'Farewell Yellow Brick Road', con una recaudación de 939 millones de dólares, y Beyoncé, que con su 'Renaissance Tour' ha logrado más de 579 millones de dólares. Estos artistas sobrepasan a la exreina del pop, Madonna, quien con 'Celebration Tour', su gira más taquillera, ha engrosado más de 225 millones de dólares, según datos de Billboard.

Taylor Swift con unas joyas
Taylor Swift. | Imagen: Reuters

Tal y como señalaban desde The New York Times: "El catálogo de éxitos generacionales de Swift y su astuto sentido del marketing la han ayudado a alcanzar un nivel de demanda y saturación mediática que no se veía desde el apogeo de Michael Jackson y Madonna en los años ochenta, un dominio que el mundo del espectáculo había aceptado en gran medida como imposible de replicar en el fragmentado siglo XXI".

Su majestad, Taylor llega al Bernabéu

A España no venía desde 2011, cuando cantó para apenas 4.000 personas en el WiZink Center, antes Palacio de los Deportes. Si bien en esos momentos las entradas costaban desde 35 hasta 175 euros, según información de Europa Press, para sus conciertos en el Bernabéu el próximo 29 y 30 de mayo se han vendido pases VIP por hasta 589 euros de forma oficial y más 20.000 euros en reventa.

Antes de pisar Madrid, y tras 92 conciertos realizados de la gira 'The Eras Tour', la artista ya habría generado 1.196 millones, si se sigue la tendencia de los 13 millones de euros por concierto. Mediante la proyección de sus shows en EEUU, se estima que los dos espectáculos (con un total de 130.000 asistentes) en la capital española puedan generar entre 140 y 150 millones de euros en consumo directo antes, durante y después de cada una de sus actuaciones. Así lo revela un informe de QuestionPro, en el que se aprecia que el 'swiftie' (nombre que recibe su seguidor) promedio a un concierto de esta gira gasta alrededor de 1.220 euros al contabilizar todos los gastos como entradas, viajes, mercancías, vestimenta y comida.

El turismo 'swiftie'

De estos 130.000 'swifties' que vivirán la experiencia 'The Eras Tour', el 50 y el 70% será público local, lo que significa que entre 52.000 y 65.000 personas visitarán la capital desde otras partes. De esta manera, el gasto total de los turistas que lleguen a Madrid para los dos conciertos se estima que sea de 25 a 31.3 millones de euros, entre alojamiento, alimento, comercio, transporte e ingresos fiscales del Gobierno, según datos de hellotickets.

Swift en el libro de la FED y 'Swiftonomics'

La superestrella está reescribiendo las reglas, no solo en la industria de la música, sino también en el ámbito de la economía. Y es que hasta la FED ha incluido en su último Libro Beige el impacto del llamado 'efecto Swift' en el consumo privado y la observa como la salvadora de una posible recesión económica, que ni las subidas de tipos de los bancos centrales, ni las ayudas de los gobiernos pueden rescatar.

El tour de la artista por los diferentes estados de EE. UU. ha llevado los ingresos a niveles no vistos desde que estallara la pandemia y la Fed puso como ejemplo el caso de los conciertos en Filadelfia. "A pesar de la lenta recuperación del turismo en la región en general, mayo (2023) fue el mes más fuerte para los ingresos hoteleros en Filadelfia desde el inicio de la pandemia, en gran parte debido a la afluencia por los conciertos de Taylor Swift en la ciudad", que se celebraron los días 12, 13 y 14 de ese mes", recoge el texto.

Con el auge de este fenómeno pop también surge el concepto 'Swiftonomics', acuñado por Augusta Saraiva de Bloomberg. Este nace de su análisis de la interacción entre alta demanda, oferta limitada, disposición a pagar y preocupaciones de monopolio en la economía estadounidense post-Covid, a través de la lente de la exitosa gira de Taylor. Saraiva señala que el impacto de la demanda posterior a la pandemia, la voluntad de pagar y ver a una mega estrella, junto con la astucia empresarial de los vendedores de entradas y de la propia Swift, han dejado un problema de oferta y demanda que se estudiará durante siglos.

Discográficas en pie de guerra: cláusula 'anti-Taylor'

El camino musical de la cantante estadounidense no solo se ha basado en un buen marketing y letras que inspiran a cientos de sus fans. Un cambio de guion en su anterior discográfica hizo que todo saltase por los aires y a partir de entonces ideó una estrategia empresarial para hacerse dueña por completo de su propia música.

El mundo se hizo eco de su plan en 2021, con el relanzamiento de su antiguo disco 'Fearless', que ya había publicado en 2008. Después le siguieron otros de sus álbumes clásicos en los que además aprovechó para incluir canciones inéditas. Pero, ¿por qué volvería a grabar discos que tienen menos de 20 años de vida? La historia comenzó en 2019, cuando el antiguo sello discográfico de Swift fue vendido al empresario musical Scooter Braun, representante de estrellas como Justin Bieber, Ariana Grande, David Guetta o Eminem. Este movimiento permitió que Braun tuviese el acceso y los derechos de todos los 'masters' (grabaciones originales) de la cantante. La relación entre ambos no era buena por motivos personales y Taylor Swift había dejado la discográfica años antes, por lo que no quería que su música estuviera en aquellas manos.

Esto le dio la astuta idea de regrabar todas sus antiguas canciones bajo el título 'Taylor's Version' para poder poseer los derechos y el control al completo sin tener que intermediar con Braun. Su plan maestro ha hecho que a muchas empresas discográficas del sector les hayan saltado las alarmas, por lo que algunos de los principales sellos como Universal Music Group, Sony Music Entertainment y Warner Music Group ya idean incluir cláusulas 'anti-Taylor Swift' en los contratos de sus artistas para evitar que puedan realizar este tipo de regrabaciones, como señalan en Billboard.

Fenómeno de masas: de las salas de cine a la Super Bowl

La artista estadounidense no para de romper récords en su dos décadas de trayectoria profesional, y es la única persona en la industria musical que ha logrado cuatro premios Grammy al mejor álbum del año. También es la mujer con más números 1 de la historia de Billboard y la primera que ha logrado situar hasta cuatro de sus discos en el Top 10 al mismo tiempo. Asimismo, es la primera mujer en aparecer dos veces en la portada de 'Persona del año' de la Revista TIME desde que comenzó la franquicia en 1927. La primera fue en 2017, reconocida como una de las que rompió el silencio ante acoso y abuso sexual hacia las mujeres, y recientemente en 2023 por su impacto a nivel mundial.

Pero las actuaciones y los discos no son su única fuente de ganancias. Su último concierto en Los Ángeles se grabó por completo para posteriormente estrenarse en salas de cine de todo el mundo. Llegó en octubre de 2023, y si bien su coste de elaboración osciló entre los 10 y los 20 millones de dólares, finalmente cosechó, a nivel global, unos ingresos en taquilla de más de 260 millones. A su vez, el 15 de marzo de este mismo año, Disney aprovechó el taquillazo para incluirlo en su catálogo, con una nueva versión con cinco canciones inéditas que no se habían visto en la pantalla grande.

Una fan de Taylor Swift
Una fan de Taylor Swift, o 'swiftie', haciéndole una foto a un cartel de su gira. | Imagen: Reuters

Y podríamos seguir dando más datos alejados del mundo musical. De hecho, tras el anuncio de su reciente relación con el jugador de fútbol americano Travis Kelce, aumentó el interés por este deporte. La última Super Bowl fue el espectáculo de televisión más visto en la historia de Estados Unidos y un total de 123,4 millones de espectadores siguieron la final de la NFL, apuntan desde Newsweek, porque sabían que Taylor iba a estar allí.

No tenemos claro si efectivamente 'Swiftonomics' y su impacto se estudiará durante los próximos siglos o si se llegaría a crear una cátedra llamada 'economía swiftiana', sin embargo, mientras la nueva reina del pop siga cosechando éxito, la economía de los países por donde pase puede estar tranquila.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud