Podcasts

La apuesta de Mercadona por el higo nacional, el alimento saludable de moda

  • En 2020 compró más de 850 toneladas de origen patrio de esta fruta
  • Es uno de los alimentos más influyentes en la historia de la humanidad
  • España produce más de 25.000 toneladas cada año
Madrid

El higo es un alimento histórico. Quizá el más influyente que ha habido nunca. Han acompañado al ser humano y a sus antecesores desde el principio de los tiempos, aportando alimento, pero también medicamento, refugio y materiales. Tan importante ha sido su papel en la historia, que todas las grandes religiones hacen referencia en algún momento a las higueras o a los higos. Y no se queda ahí, aparecen también en himnos, en cantos de batalla, en la mitología, en el arte...

Y si para los humanos ha sido importante, para los animales ni os cuento. Sostiene más especies de vida silvestre que ningún otro fruto. ¡Más de 1.200 especies se alimentan de higos! Aves, murciélagos, primates... hay ecologistas que aseguran que si desapareciesen las higueras el mundo colapsaría.

En fin, el higo es una fruta maravillosa. Bueno, siendo precisos, ni siquiera es una fruta: un higo son flores invertidas. Las higueras no florecen como otros árboles frutales, sino que sus flores crecen dentro de una vaina con forma de pera. Que luego madura hasta convertirse en lo que conocemos como higo.

Tras varias décadas de capa caída, la importancia del higo ha vuelto a dispararse en España. Las ventas en los últimos tres años se han multiplicado. Su auge se debe a que es un alimento muy saludable, con multiples beneficios cardiovasculares, digestivos, nutritivos... pero, sobre todo, a que están muy ricos. Y son muy versátiles en la cocina, con presencia en cada vez más platos y recetas.

España es el noveno productor mundial de higos, con 25.000 toneladas al año

En España se producen actualmente 25.000 toneladas de higos al año. Lejos de los niveles registrados a principios de siglo, pero que le permiten situarse como el noveno productor mundial. Eso sí, lejos de los líderes del sector, como son Turquía, Egipto, Argelia o Irán. A nivel de la Unión Europea, es el actor más relevante, puesto que comparte con Portugal y Grecia.

Es un cultivo complejo, muy expuesto a los accidentes meteorológicos, con un fruto delicado y difícil de conservar fresco durante mucho tiempo. Esto provoca una importante dicotomía en el desarrollo del sector. Por un lado está la producción fresca, que se destina completamente al consumo interno.

Pero luego están las exportaciones, que tienen un peso cada vez mayor para el sector, cada vez más relevante internacionalmente. En este caso, y debido a la delicadeza de la que hablábamos, no se vende fresco, sino como higos secos pasos, o directamente con otros formatos, como mermeladas, siropes, pasteles, bombones...

Pero volvamos al consumo interno. Aunque lejos de los registros de principio de siglo, como decíamos, se ha disparado exponencialmente en los últimos tres años. Y en este auge juega un papel fundamental Mercadona. La cadena de supermercados presidida por Juan Roig ha incrementado con fuerza su apuesta por este producto. En 2020 compró 850 toneladas de higos para vender en sus lineales. Supone un 30% más que los niveles registrados el año anterior.

Y todos de producción nacional, dentro de su estrategia en favor de los alimentos de origen español. En concreto, cuenta como proveedores con 10 empresas de la Comunidad Valenciana, Castilla y León, Canarias y Cataluña. Curiosamente, no cuenta con ninguna compañía extremeña, cuna de la producción: uno de cada tres higos se cultivan allí.

Puede sorprender el peso que tiene para la cadena un producto relativamente caro, con un precio que ronda los 5 euros el kilo. Pero su sabor, el interés de grandes chefs y el auge de los productos saludables hacen que los consumidores estén dispuestos a pagar más por productos de este tipo. Y cada temporada se agotan.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.