Podcasts

La semana de tres días, la receta contra la crisis energética en los 70

  • El Gobierno británico buscaba fórmulas para reducir el consumo eléctrico
  • Limitaron la actividad comercial a tres días consecutivos por semana
  • La situación actual no es la misma, pero tiene muchos paralelismos
Madrid

En los años 70, Reino Unido sufrió una crisis energética que recuerda a la actual. Con los precuios de la electricidad y el gas natural en máximos históricos, algunos británicos se habrán acordado de los sucedido entre 1973 y 1974. En aquel invierno, los problemas en el sector del carbón hicieron al Gobierno buscar fórmulas alternativas para racionar el consumo eléctrico. Y la receta fue la semana de tres días.

El sector minero tenía un peso estratégico, y daba a los mineros poder e influencia. Con la inflación desbocada, y la crisis del petróleo apretando, los sindicatos empezaron a reclamar subidas salariales. El Gobierno se negó y agravó el choque, poniendo en peligro el suministro de carbón. En noviembre de 1973, los mineros recharazon la huelga, pero aprobaron prohibir las horas extra, para tratar de reducir la producción a la mitad.

Ante el miedo de que las reservas empezaran a agotarse, el Gobierno conservador liderado por Edward Heath anunció un paquete de medidas a la desesperada, para reducir el consumo de electricidad. Y por encima de todas destacaba la 'Orden del Trabajo de Tres Días'. Esta norma contemplaba que, a partir del 1 de enero de 1974, el consumo de electricidad de la actividad comercial se limitase a tres días consecutivos por semana, prohibiendo a los comerciantes abrir más horas esos días.

"No se puede excavar carbón con bayonetas"

Los servicios esenciales, como hospitales, supermercados o imprentas de periódicos, quedaban exentos. Pero, por ejemplo, las televisiones tenían que dejar de emitir a las 22.30 de la noche, para reducir el consumo energético. Los bares y pubs fueron los establecimientos que más notaron esta medida, ya que se vieron abocados al cierre. Se prohibieron los partidos de fútbol que necesitasen iluminación eléctrica: los que se jugaban por la noche entre semana fueron aplazados a los fines de semana. Las partidas de cartas alrededor de un candil se volvieron a poner de moda. Hasta se dispararon las ventas de velas. Las restricciones se levantarían el 7 de marzo de 1974.

La repercusión en la opinión pública fue notoria, convirtiéndose en un pulso entre mineros y Gobierno, pero con menor conflictividad en las calles. Como Boris Johnson ahora, el Ejecutivo se vio obligado a recurrir a los militares: promovió que transportasen el carbón y atendieran las centrales eléctricas. El principal representante sindical de los mineros fue muy crítico, y acuñó una frase: "No se puede excavar el carbón con bayonetas".

En medio de esta situación, Heath convocó elecciones generales para febrero del 74. Y preguntó retóricamente a los votantes que quién gobernaba Reino Unido: el Ejecutivo o los mineros. El laborista Harold Wilson volvió al poder. Con un Gobierno en minoría, levantó la 'semana de tres días', subiendo enseguida el sueldo a los mineros. En octubre se celebraron nuevas elecciones, y los laboristas reforzaron su mayoría.

La subida de precios de la electricidad podría provocar una versión actualizada de la semana de tres días

La situación actual no es exactamente la misma pero, si sumamos los efectos laborales y comerciales provocados por el Brexit y la Covid, se pueden encontrar paralelismos. Así lo destaca Paul Donovan, de UBS. "Con el bajo suministro de gas en Europa, los precios han aumentado. Esto debería amortiguar la demanda, sobre todo de la electricidad, al cambiar el comportamiento de los consumidores de energía. Pero también puede provocar una versión actualizada de la semana de tres días", asegura.

Y Donovan deja más claves. "Las oficinas son ineficientes, tanto desde el punto de vista económico como el medioambiental. La típica mesa de oficina estaba ocupada 24 horas a la semana antes de la pandemia, pero las luces se dejaban encendidas, y la oficina se calentaba durante mucho más tiempo", recuerda. ¿Qué paso con el confinamiento? Que el consumo de electricidad cayó más de un 10%.

Ante la perspectiva de un invierno duro si las temperaturas bajan demasiado, y con los precios de la energía en máximos, ¿cambiarán los hábitos laborales? "Hay sectores en los que el trababajo híbrido implica que, por el momento, muchas personas acudan a la oficina dos o tres días a la semana. El aumento de los precios de la electricidad podría hacer que más personas teletrabajen desde su casa durante más tiempo en invierno, lo que reduciría un poco la demanda de la electricidad", sentencia Donovan.

En principio, el actual Gobierno descarta que vayan a aplicar medidas tan drásticas como las de los 70. Pero habrá que ver si mantienen la misma postura cuando llegue el invierno.

comentarios8WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 8

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Sanchinflas Gate y napias ferrolana
A Favor
En Contra

Y para algunos funcionarios, que ya la mitad ni van, la mitad de la mitad que van a jugar al solitario, a llenar el bandullo a 1eu el bocaillo y a cag4r para dejarle el regalo a la de la limpieza y hacer gasto.. mejor que vayan 1 día a la semana o ni eso.. jajaja

Puntuación 8
#1
Sponge Bob
A Favor
En Contra

Muy buen artículo.

Y no olviden que la historia tiende a repetirse.

Puntuación 8
#2
Líos
A Favor
En Contra

Bueno la diferencia con la actualidad es que la minería y la explotación de materias primas primarias, en España y Europa (excepto algunos países del este) apenas existe o esta muy subvencionada (mineros prejubilados a 48 años, producción muy cara,....)...

Realmente la situación puede ser más grave que en los 70, no sólo en Reino Unido, por la dependencia en energía de terceros países poco fiables cómo Rusia, Argelia...tal vez los franceses que tienen montones de centrales nucleares lo lleven mejor

Puntuación 9
#3
Usuario validado en elEconomista.es
Brick
A Favor
En Contra

El problema de España es que tiene pocas reservas de gas y que los pagos de emisiones de CO2 son una barbaridad. Pero hay que pensar que toda la ruina que se avecina es por salvar al planeta. Los parados y los empresarios arruinados han de consolarse pensando que son héroes que caen en esta lucha.

Puntuación 8
#4
JUAN
A Favor
En Contra

MEJOR UNA DE 2 DIAS.

Puntuación 7
#5
JUAN
A Favor
En Contra

MEJOR UNA DE 2 DIAS.

Puntuación 4
#6
delgado
A Favor
En Contra

^>

Según escrito abierto del FEM-Foro Económico Mundial- " No tendrás nada y pero serás feliz"

La frase suelta sin contestó, a todo el mundo-es cepto a los tontos socialistas- le pareció una patochada producto de mentes enfermas de los SocioComunistas que integran dicho Foro

Pero visto en el el contesto de la la actual Hiperinflación

A que ya va cogiendo sentido?????

Puntuación 1
#7
delgado
A Favor
En Contra

^>

Solo las mentes enfermas de los tarados SocioComunistas no se dieron cuenta que no había escasez de petróleo

Lo que hubo fue una subida de precios porque la Banda Mafiosa de la OPEP se dio cuenta de que los compradores pretendían engañarlos con papeles de colores- con un valor muy disminuido por su abundancia- imprimidos de forma masiva por los mafiosos gobiernos occidentales

Ya saben la Inflación es un fenómeno única y exclusivamente monetario

Puntuación 1
#8