Penal

El 82% de los altos directivos de multinacionales reconoce que sus empresas se han visto afectadas por actividades de fraude, corrupción y blanqueo

  • La digitalización hace que la búsqueda de pruebas cada vez sea más costosa
Foto: Dremastime

El 82% de los directivos de multinacionales de todo el mundo reconoce que sus organizaciones se han visto afectadas de forma significativa por actividades ilícitas, fraude, corrupción, blanqueo de capitales u otras conductas irregulares graves, según las conclusiones del informe Global Fraud and Risk Report, elaborado por Kroll, proveedor mundial de servicios profesionales y productos digitales relacionados con la valoración, la gobernanza, el riesgo y la transparencia.

Cuestiones como el fraude, la corrupción y las filtraciones de datos tienen un impacto financiero y reputacional significativo en una organización, lo que para los responsables de las decisiones de buen gobierno de estas instituciones justifica el tener que afrontar el coste asociado a la investigación de denuncias de conductas indebidas graves.

Entre los países donde se reconoce un impacto del fraude "muy significativo" destacan: China (71% de los encuestados), India (49%), Oriente Medio (48%), Estados Unidos (37%) y Brasil (36%).

Ignacio Cortés, managing director de Forensic Investigations and Intelligence de Kroll explica que "las empresas en España y en todo el mundo experimentan un crecimiento exponencial del uso de información electrónica dentro de sus organizaciones, lo que significa que la búsqueda de pruebas y datos durante una investigación interna a menudo puede ser una tarea laboriosa y costosa".

Y añade Cortes, que "las empresas pueden mejorar su toma de decisiones estratégicas, al tiempo que ahorran tiempo y costes, mediante el diseño de un marco de gobierno robusto, el desarrollo de una comprensión de los datos clave dentro de la organización, y la aplicación interna de tecnologías como la inteligencia artificial y el aprendizaje automático."

Cada vez es más complejo

Ya sea que un denunciante anónimo haya señalado un problema grave, una revisión periódica de riesgos o una herramienta sofisticada de monitoreo de riesgos, a menudo hay una tendencia a actuar con rapidez para evitar que el problema se intensifique.

Con operaciones cada vez más globales, cadenas de suministro complejas, grandes conjuntos de datos, consideraciones de gobernanza de datos y una variedad de partes interesadas internas y externas para coordinar, el proceso de investigación interno cada vez es más laborioso, ineficiente y costoso.

El informe, basado en una encuesta realizada a más de 1.330 responsables de la toma de decisiones en materia de estrategia de riesgos, entre los que se incluyen directores generales, consejeros delegados, 'compliance officers' y directores financieros, revela que los encuestados con sede en Asia y Medio Oriente reconocen en mayor número que sus empresas se han visto afectadas "muy significativamente" por el fraude, la corrupción o el lavado de dinero en comparación con los encuestados en Europa.

Investigaciones internas

En respuesta a los elevados índices de conductas indebidas graves notificados, más de tres cuartas partes (78%) de las organizaciones encuestadas declararon haber realizado investigaciones internas al respecto en los últimos tres años.

Los sectores que sufrieron el mayor impacto en materia de fraude, corrupción y actividades ilícitas fueron; el Transporte, ocio y turismo (90%), Bancos (89%), Tecnología, medios y telecomunicaciones (88%), Ciencias (83%), y Proveedores minoristas, mayoristas y distribución (81%).

Curiosamente, aunque la mayoría (90%) de los encuestados del sector del transporte, ocio y turismo declararon que su organización había sufrido un impacto significativo por una falta grave, solo el 65% de las organizaciones de este sector había realizado una investigación interna en los últimos tres años.

Reconocen haber realizado una investigación interna en los últimos tres años: los bancos (84%), Ciencias (83%), tecnología, medios y telecomunicaciones (82%), proveedores minoristas, mayoristas y distribución (69%) y transporte, ocio y turismo (65%)

De todos los sectores encuestados, únicamente el de las industrias extractivas informó de una menor incidencia de investigaciones internas (64%), con un 75% de encuestados que informaron de impactos significativos por conductas indebidas graves.

Costes cada vez más elevados

Cuantificar el costo de estas instancias puede ayudar a justificar la inversión en un programa de gobierno de datos y soluciones tecnológicas en toda la empresa para prevenir y detectar problemas antes de que se intensifiquen.

Casi todas las organizaciones (98%) que han llevado a cabo una investigación interna han recurrido a la ayuda de empresas externas, siendo los asesores más solicitados las empresas de informática forense/eDiscovery (55%), seguidas de las empresas de investigación (47%).

A pesar de los avances en tecnología y análisis de datos, casi cuatro de cada cinco (79%) encuestados dijeron que el coste de las investigaciones había aumentado en los últimos tres años.

Las organizaciones con mayor volumen de negocio fueron las más susceptibles al aumento de los costes, quizá en parte debido a la creciente complejidad de las operaciones globales. Casi la mitad (49%) de las organizaciones encuestadas con un volumen de negocio de más de 15.000 millones de dólares consideraron que el coste de las investigaciones internas había "aumentado significativamente", casi el doble que la media mundial (26%).

Los servicios de revisión de documentos y eDiscovery fueron identificados como los más caros en relación con su valor por el 29% de los encuestados, seguidos de cerca por la informática forense (24%).

En un mundo donde la tecnología, la innovación y la experiencia deberían mejorar la eficiencia, casi cuatro de cada cinco (79 %) de los encuestados dijeron que el costo de las investigaciones había aumentado en los últimos tres años, mientras que más de una cuarta parte (26 %) creía había aumentado. significativamente. Solo el 16 % de los encuestados dijo que se había mantenido igual y solo el 5 % dijo que había disminuido.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.