País Vasco

Sidenor compra una empresa valenciana de chatarra para garantizarse el suministro

Instalaciones de Sidenor en Basauri (Bizkaia). DOMI ALONSO
Bilbao

Sidenor ha dado un paso adelante para garantizarse el suministro de chatarra industrial, un producto clave para su actividad, según señaló la siderúrgica vasca que preside José Antonio Jainaga. Así, el grupo anunció ayer la adquisición de la empresa valenciana Aguilar Metal Recycling (AMR), especializada en chatarras industriales.

Con esta compra, transacción cuyo cierre definitivo se producirá durante el segundo trimestre de 2022, Sidenor obtiene la seguridad en el suministro de esta materia prima de "calidad y de forma continua", explicó en un comunicado.

De esta manera, la acerera se anticipa a rupturas en la cadena de proveedores de este producto, problema cada vez más habitual primero durante la pandemia y ahora en el contexto bélico actual. En la actualidad, el grupo se nutre de diversos proveedores bajo "estrictos criterios de calidad", aseguró.

Consolidación del sector

Para Sidenor, esta operación "contribuye a la consolidación del sector, que verá incrementada la seguridad en el suministro de un producto clave". Además, afirmó que impulsará su capacidad tecnológica e industrial en el tratamiento de residuos metálicos.

AMR, ubicada en Sagunto, es una compañía especializada en la recuperación y reciclaje de todo tipo de residuos metálicos y no metálicos procedentes en su mayoría de empresas ligadas al sector de la automoción. Asimismo, es proveedora de servicios para la gestión de residuos dentro de estas empresas.

Precisamente, desde Sidenor destacaron la "ubicación estratégica de AMR, en una zona generadora de chatarras por la presencia de plantas de producción de automóviles y con una excelente localización logística, a 300 metros del puerto y a 5 kilómetros de la terminal ferroviaria de mercancías".

Sidenor, dedicada a la producción de aceros largos especiales, tiene fábricas en País Vasco, Cantabria y Cataluña, además de delegaciones comerciales en Alemania, Francia, Italia y Reino Unido.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.