Opinión

La FP oficial como timón para el relevo generacional en la industria automotriz

  • El sector ha recuperado el ritmo que perdió durante la pandemia y está acelerando la producción de vehículos
Fotografía de estudiante de Formación Profesional en España.

A medida que el paisaje automovilístico experimenta una transformación vertiginosa, propulsada por avances tecnológicos, regulaciones medioambientales y evoluciones en las preferencias de los consumidores, emerge una necesidad crítica: contar con profesionales altamente capacitados, listos para abordar los desafíos y capitalizar las oportunidades que se avecinan. A esta dinámica se añade un factor crucial: en los últimos años, hemos constatado una divergencia generacional que plantea una amenaza al futuro de esta industria en España. A pesar de su inmenso potencial y su resonante impacto en la generación de empleos de calidad, la sucesión de generaciones emerge como una cuestión apremiante.

Recientemente, conocíamos cómo este sector ha comenzado a recuperar el ritmo que perdió durante la pandemia y ha pisado el acelerador en la producción de vehículos. Así las últimas cifras presentadas por Anfac, la patronal de fabricantes, muestran que las fábricas españolas han registrado un comienzo de año muy positivo. Sólo en mayo de 2023, el aumento de la producción fue del 35,9% respecto al mismo periodo del año previo, con un cuarto de millón de unidades ensambladas. No debemos olvidarnos de que esta industria tiene un papel crucial en la economía española con su aporte al Producto Interior Bruto (PIB) y la generación de empleo de más de 1.9 millones de trabajadores directos e indirectos, también acorde a esta misma fuente.

En este escenario, se vuelve imperativo contar con profesionales altamente instruidos y totalmente alineados con las demandas actuales. Aquí es donde las nuevas generaciones desempeñan un papel esencial en el tejido automovilístico. No solo aportan una perspectiva innovadora y desafiante, sino que también constituyen el engranaje para garantizar la transición generacional.

Esta transición no solo conlleva la introducción de nuevas perspectivas y conceptos, sino también la preservación del conocimiento y la experiencia acumulada. Los veteranos de la industria han entregado años de su vida a este sector y atesoran un conocimiento de inmenso valor que debe ser compartido. Corresponde a todos nosotros asegurarnos de que esta sabiduría se transmita de manera efectiva a las generaciones más jóvenes.

Como mencionaba, hay una marcada escasez de talento altamente calificado. Si esta tendencia persiste, podríamos enfrentar una disminución en la competitividad del mercado y una merma en las oportunidades de innovación. Además, podríamos encontrarnos a la zaga en términos de tecnología y sostenibilidad, perdiendo así las ventajas que el futuro puede proporcionar.

La colaboración de todas las partes involucradas, desde las empresas hasta las instituciones educativas y los organismos reguladores, juega un papel esencial en la promoción de la transición generacional en la industria automovilística. Esto implica la creación de programas de formación oficial, la consolidación de relaciones sólidas entre la academia y la industria, y la generación de oportunidades para el aprendizaje y el crecimiento.

Es en este punto que la Formación Profesional oficial emerge como una solución clave para abordar la cuestión de la sucesión generacional. Este tipo de educación proporciona conocimientos prácticos de gran valía, estrechamente vinculados a las demandas emergentes de un sector cada vez más tecnológico. Instituciones educativas como UNIVERSAE son plenamente conscientes de esta necesidad, diseñando programas formativos con módulos especializados en áreas críticas, como sistemas eléctricos, seguridad y confort, motores eléctricos y formación en la calibración de sistemas avanzados de asistencia al conductor, conocidos como ADAS.

Sin embargo, más allá de las materias, es esencial subrayar la importancia de que las instituciones cuenten con instalaciones de vanguardia, que estén a la par de futuros profesionales que necesitan una preparación integral para afrontar esta transición; de ahí que los talleres del Instituto Superior de FP en Murcia sean los más amplios y mejor dotados de España dedicados a la educación automovilística.

En este nuevo paradigma de constante transformación, el compromiso con la sucesión generacional se erige como un pilar fundamental para asegurar la continuidad y prosperidad de nuestro sector. Así, con la mirada puesta en la innovación y la sostenibilidad, unimos esfuerzos para que la industria automovilística siga siendo líder, forjando un camino hacia la excelencia y la vanguardia en un mundo en constante evolución.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud