Opinión

Un frío invierno en Europa

Según las estimaciones actuales, la Unión Europea gasta alrededor del 9% de su producto interior bruto en consumo de energía. Como proporción de su renta, es la más alta en más de 40 años (ver gráfico). En comparación, Estados Unidos gasta actualmente el 4,4% de su PIB en energía, lo que es bajo en comparación con su media histórica.

¿Por qué es tan alta la factura energética de la UE? En la raíz está el ataque de Rusia a Ucrania, que ha puesto de manifiesto vulnerabilidades en la economía de la UE que deben ser resueltas a corto plazo. A largo plazo se necesitan cambios para que no vuelva a ocurrir.

En primer lugar, la elevada dependencia de la energía rusa hace que la UE no pueda encontrar fácilmente alternativas. Para minimizar la posible escasez de energía, la UE ha seguido una secuencia desde marzo en la forma de sancionar a Rusia. La UE pretendía maximizar el suministro primero importando energía de otras fuentes y reponiendo la cantidad de gas almacenado. Esta es la razón por la que la UE no ha impuesto hasta ahora ninguna sanción energética a Rusia: las sanciones sobre el petróleo no entrarán en vigor antes de finales de 2022, y no ha habido sanciones sobre el gas (aunque Rusia ha optado ahora por interrumpir sus suministros a la UE). La presión para garantizar el máximo de suministros también explica por qué la UE no ha impuesto aranceles a la energía rusa, una herramienta económica por lo demás sensata.

En segundo lugar, la crisis ucraniana ha puesto de manifiesto dos puntos débiles en el diseño de los mercados energéticos que comprometen su funcionamiento en circunstancias de coacción, como ahora.

El primer punto débil tiene que ver con la forma en que se fija el precio de la electricidad. Independientemente de cómo se genere, su precio viene dictado por la última unidad producida más cara. Esto es necesario para evitar la escasez y garantizar la continuidad del suministro. Cuando se dispone de suficientes energías renovables, por ejemplo, suficiente sol o viento, cuesta muy poco generar electricidad y el precio es bajo. Incluso puede ser gratis. Sin embargo, cuando no se genera suficiente electricidad renovable, hay que recurrir a generadores no renovables (gas, petróleo). El precio de la electricidad se reajusta muchas veces durante el día, y el coste de esta última unidad necesaria para satisfacer la demanda determina el precio. Como la UE no genera toda su electricidad a partir de renovables, sigue necesitando petróleo y gas, lo que provoca la actual subida de los precios de la electricidad.

El segundo punto débil tiene que ver con la forma en que se comercializa la electricidad. Para que el mercado de la electricidad sea predecible, tanto en lo que respecta a las cantidades como a los costes, se realizan enormes volúmenes de transacciones en los mercados de futuros: los comerciantes se ponen de acuerdo ahora para comprar más adelante. Para que los vendedores participen en los futuros, necesitan una garantía, es decir, un dinero reservado para garantizar que obtendrán en el futuro lo que acuerdan en el presente. La actual volatilidad y los elevados precios del mercado del gas hacen que los compradores tengan que apartar una elevada garantía para hacer frente a la posibilidad de una caída del precio en el futuro, hecho que les tentaría a abandonar un contrato. De este modo, se bloquea mucho dinero en efectivo y no se puede invertir. Además, no todos los compradores pueden encontrar esas enormes cantidades de efectivo necesarias para participar en el mercado, lo que amenaza su viabilidad.

A pesar de sus esfuerzos, la realidad es que los países de la UE no podrán satisfacer plenamente sus necesidades energéticas este invierno y el próximo. El Banco Central Europeo ya prevé una fuerte caída del crecimiento de la zona euro (del 3,1% en 2022 al 0,9% en 2023). Se necesitará tiempo para construir la infraestructura necesaria para que la UE pueda importar energía de otras fuentes. Del mismo modo, la transición completa a fuentes de electricidad más eficientes y renovables no es posible en un futuro inmediato.

Por ello, la Comisión Europea ha animado a los países de la UE a reducir la demanda global de electricidad al menos un 10% este invierno. También está buscando formas de reformar los mercados para separar el precio de la electricidad de menor coste del precio del gas, que actualmente está por las nubes, y para ayudar a los participantes en el mercado energético a hacer frente a las grandes garantías necesarias.

Con la llegada del invierno, los problemas urgentes son garantizar que haya suficiente energía, que los más vulnerables reciban ayuda con las grandes facturas y que las empresas energéticas sobrevivan. La reforma de unos mercados que son muy internacionales y muy complejos no debe hacerse bajo la presión de la actual escasez de energía por el riesgo de desvirtuar el problema. Dicho esto, la reforma de los mercados energéticos debe tener como objetivo hacerlos menos vulnerables a crisis como la actual, aunque éstas sean poco frecuentes.

comentariosicon-menu4WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments

Comentarios 4

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Teudis Carmona
A Favor
En Contra

La UE necesita los bienes de Rusia y Rusia necesita no sólo tener a la UE como cliente de sus bienes, también precisa sus avances tecnológicos.

Rusia no sólo es una superpotencia nuclear, también es una superpotencia en bienes energéticos, agrícolas, mineros, industriales, científicos, forestales,.. En cambio la UE carece de esos bienes. Por tanto la demanda de bienes de la UE sólo puede ser satisfacida por la oferta que pone en el mercado Rusia. Estos bienes que oferta Rusia son de calidad y aún precio muy competitivo.

Tenemos que tener presente que en nuestro mundo actual existe una demanda de bienes imposibles de satisfacer con la oferta disponible. Por tanto los bienes rusos son imprescindibles para el desarrollo de la UE. Si Europa renuncia a éstos bienes renuncia a su pujanza en el mundo actual. Y se condena a la irrelevancia.

Los atentados a los gaseoductos por un país Occidente u organización militar, no sólo perjudican a Rusia y Alemania. Perjudican a toda la UE.

Las políticas de EE.UU, Ucrania y la OTAN encaminadas a enfrentar a la UE y Rusia pueden resultar ventajosas en un principio. Pero a medio y largo plazo son letales para la UE.

Europa no puede renunciar a los bienes rusos porque no existe alternativa a esos bienes. A ningún precio se puede satisfacer la demanda de la UE de los bienes que demanda fuera de la oferta rusa, a medio y largo plazo.

Vivimos en un mundo globalizado, en el siglo XXI, no podemos ni debemos volver al siglo XX y sus bloques antagónicos. Rusia quiere vivir en el mundo actual y Occidente debería atraer a Rusia a su órbita de influencia. Vale más maña que fuerza, para encauzar los problemas.

Puntuación 6
#1
Lo que dure, duré.
A Favor
En Contra

Yo con un bocadillo de picos y un vaso de agua subsisto perfectamente.

Los inviernos los paso con cinco mantas y una cerilla, no paso frio, ni hambre y como el frio conserva, sigo aquí.

Los veranos son más complicados porque no puedes ir en pelotas ya que te achicharras, por eso, me refugio en una caverna paleolítica fresquita y saco la nariz en contadísimas ocasiones.

Así, que si todo esto se va al carajo, ya estoy adaptado, los que no lo estén, es cosa suya.

Yo seguiré con mi locura y sigan ustedes con vuestra cordura.

No es más rico quien más tiene, si no quien menos necesitas, aplíquense el cuento.

Más vale solo que bien acompañado.

Puntuación 4
#2
VIO
A Favor
En Contra

Desconocer quien fue Petro Poroshenko, oligarca de Kiev conocido como el Rey del Chocolate que llegó a presidente de Ucrania y demostró un acendrado odio a los ucranianos que habitaban en el Donbass y a los rusos, y desconocer los acuerdos de Minsk, permiten afirmar a la articulista que Putin es el causante de todo. Que escrito tan sectario obviando la guerra civil que empezó en 2014. Además, no menciona que el gas licuado americano es gas de esquisto de muy baja calidad que no sirve para la industria alemana. Y muy caro. Ahora que los gaseoductos Nord Stream están destruidos se ve claramente que detrás de estos atentados está la mano negra de la CIA. Joe Biden siempre les ha tenido mucha ojeriza. No se entiende bien el final que espera Estados Unidos de esta guerra. Tal vez expulsar a los 10 millones de rusos del Donbass y sustituirlos por filonacis ucranianos. Tal vez forzar a Putin a desencadenar una guerra nuclear y aprovechar el conflicto para destruir Rusia y sus habitantes. Biden da la sensación de que es un anciano maquillado al que se le ha hecho la cirugía estética para que mantenga siembre esa sonrisa hierática que parece un corte en mitad de su cara. Este señor, presidente del gran país que es América, en España no sería capaz de renovar su carnet de conducir. Qué paradoja. El poder real de Estados Unidos descansa en el complejo militar industrial y así va el mundo, nos vamos a destruir unos a otros sin sentido y sin poder hacer nada para evitarlo. Este invierno va a ser muy calentito si empiezan a llover bombas atómicas como si fuesen pomelos maduros que caen de los árboles. Veremos qué pasa y en qué queda este envite.

Puntuación 7
#3
yomismo
A Favor
En Contra

Ya estan los dos tontos prorusia intoxicando este foro. Habria que mandarlos a Siberia.

Puntuación -4
#4