Opinión

El nuevo modelo turístico

La temporada periodística sobre el asunto es aún más breve que la turística. Esta última dura del último fin de semana de marzo al ultimo de octubre, mientras que la primera se inicia tímidamente en julio se intensifica en agosto y se olvida en septiembre. Este año, tras el parón de los dos últimos, ambas se han adelantado.

La temporada turística suele ser una sucesión de éxitos (desde el punto de vista de los números), mientras que la periodística presta más atención a la necesidad de cambiar el modelo turístico, que tan bien ha funcionado.

Por supuesto el cambio de modelo tiene significados diferentes según quien exprese la idea. Para los ecologistas y otros grupos, los excesos del turismo de masas, especialmente en destinos saturados como Mallorca o Barcelona, exigen que las autoridades tomen medidas que eviten los efectos negativos: control de los alojamientos turísticos y de los cruceros entre otras -las administraciones de ambos destinos ya las están tomando-. Pero para los principales medios de comunicación, algunas de las grandes empresas relacionadas con sector -no las hoteleras- y no pocas administraciones, significa algo totalmente distinto: reducir la dependencia del turismo de sol y playa, incrementar el turismo cultural, aumentar la cuota del turismo oriental, especialmente el chino, y otras semejantes cuyo objetivo sería conseguir un turismo de "mayor calidad", es decir que gaste más.

Ambos modelos son incompatibles. A los primeros les preocupa el medio ambiente y el bienestar de la población local, mientras que los segundos prefieren aumentar la rentabilidad de las inversiones.

Ocurre, sin embargo, que, fuera de los focos, han estado ocurriendo muchas cosas. El resultado es que la discusión sobre el cambio de modelo ha quedado obsoleta. El llamado turismo cultural viene creciendo desde hace ya varios años y ha puesto en el mapa turístico mundial varias ciudades españolas de costa, poco conocidas hasta hace poco. Por supuesto Barcelona, pero también Valencia, Palma de Mallorca, Málaga, A Coruña, San Sebastian o Gijón en las que ambos tipos de turismo se mezclan, u otras sin mar como Sevilla y Madrid. En todas ellas se han abierto recientemente nuevos hoteles de las categorías superiores. El resultado es que algunas ya están sufriendo el exceso de turismo.

La revista Espaces publica precisamente este mes un reportaje sobre el exceso de turismo en algunas ciudades, algo que los destinos de sol y playa saben gestionar mejor.

Todo el subsector hotelero está llevando a cabo una importante reestructuración, especialmente las grandes cadenas que han realizado una serie de innovaciones, fundamentalmente en las áreas de digitalización y mejora del medio ambiente. Las principales cadenas centran su actividad en los grandes destinos de costa y en las principales ciudades. También siguen con su proceso de internacionalización. Pero dos tercios de los hoteles son independientes o pertenecen a pequeños grupos a los que les cuesta más dar el gran salto adelante.

Mientras estábamos encerrados muchos hoteles han cambiado de propietarios y otros han cambiado de pareja para el alquiler o la gestión. Unos y otros ya están en el nuevo modelo. Algunos destinos clásicos: Magaluf o Playa de Palma han renovado su oferta y otros están es en ese proceso con una notable mejora.

La discusión sobre la procedencia de nuestros visitantes ha desaparecido. Dependemos y seguiremos dependiendo durante muchos años de una clientela europea que nos conoce, está cerca y sabe que nuestra oferta ofrece todas las garantías que puedan desear. Y como complemento, el turismo procedente de América, especialmente el de habla española donde también tenemos ventajas relativas. Al tan deseado turismo oriental, especialmente el chino, se le puede aplicar la frase: "Es el turismo del futuro y siempre lo será", originalmente dedicada a Brasil. Por una razón u otra siempre se queda por el camino.

Pero según vamos avanzando hacia el nuevo modelo surgen inconvenientes desatendidos hasta ahora. El turismo de lujo es más contaminante por persona que el de masas. Cada pasajero que viene en clase preferente contamina tres veces más que el que viene en turista. El que viene en avión privado mucho más. Antes nos preocupábamos solo de lo que gastaban, pero ahora también importa lo que contaminan.

Los últimos datos que recibimos sobre el gasto de los turistas -que incluyen los gastos en el viaje- nos indican que el principal objetivo del nuevo modelo: mayores ingresos, se está cumpliendo. En comparación con el año 2019 el gasto medio en marzo creció más del 13% y el gasto por dia un 20%.

Resulta que el actual modelo, en constante renovación, es altamente eficaz mientras que el nuevo modelo no deja de ser una incógnita. Como dicen los americanos "si no está roto no lo arregles".

comentarios2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

VIO
A Favor
En Contra

El turismo es el mana de los países pobres. Desarrollar un tejido industrial es dificilísimo, se necesitan buenas escuelas primarias y secundarias, una excelente universidad, revistas especializadas en cada sector y empresarios preparados. Todo acompañado de una tradición y de una sinergia entre las empresas. Sin embargo, hasta en un país atrasado de África se puede empezar a tejer un entramado turístico sin mucha inversión ni preparación. Necesitan, eso sí, paz, orden y precios competitivos. En España ha ocurrido que estamos teniendo unos líderes políticos de extrema vulgaridad. Ahí está un Zapatero y un Pedro Sánchez como ejemplos, aupados nada menos a presidentes de gobierno cuando en un hotel de segunda no hubiesen pasada por sus capacidades personales de ayudantes de recepción. Lo mismo cabe decir de Pablo Iglesias. Y que opinar de la antisistema Ada Colau alcaldesa de una ciudad del tamaño y la importancia de Barcelona. Cuanto menos preparación tienen y más desconocen lo que significa trabajar, más propensos son a subir impuestos y a realizar proclamas más extremistas. Es decir, se vuelven líderes populistas que ocultan su falta de formación gritando más fuerte que los demás. Por otra parte, mal que nos duela, hay que reconocer que el trabajador español es uno de los peores de Europa. Cualquiera que trabaje en contacto con un turismo europeo habrá escuchado la frase que se le dirige a un mal trabajador en esos países, tú trabajas menos que un español. El turismo tiene sus propias reglas evolutivas subconscientes que impulsan a las personas a escoger unos determinados hábitos y destinos turísticos. Por ejemplo, no hay duda de que la pandemia está desarrollando el turismo de camping que hasta ahora era marginal. De modo que no hay que ahogar el turismo con más impuestos medioambientales y de todo tipo, ya que con el aumento desorbitado del número de parados, funcionarios y jubilados que estamos teniendo la única fuente que va a permitir sufragar todo ese despilfarro económico es la que brote del mana del turismo. Ahogarlo con más impuestos no es la solución. Las personas que abogan contra el turismo son incapaces de darse cuenta que es la única manera que tenemos de pagar sus pensiones y de mantener sus cómodos y bien remunerados trabajos de funcionarios. El nuevo modelo turístico se creara a partir del impulso de los empresarios que sepan aprovechar las nuevas oportunidades que se van a presentar.

Puntuación 5
#1
Tasa turística
A Favor
En Contra

El nuevo modelo turístico es.... que los turistas se queden en sus casas.

Estamos hartos de ellos!

Si el gobierno necesita pasta que les cobre una tasa turística y la incluya como recargo en los billetes de avión. No queremos transición ecológica?

Puntuación -3
#2