Opinión

Desconexión tecnológica en el tiempo de descanso

El descanso mejora la productividad

En los últimos años es innegable la irrupción de las nuevas tecnologías en el entorno laboral, y el uso de los dispositivos inteligentes han diluido de manera sustancial la frontera que existía entre el tiempo dedicado al trabajo y al descanso o al ocio.

Un estudio desarrollado por una empresa de desarrollo, innovación y asesoría tecnológica revela que más del 84 por ciento de las empresas que aplican la tecnología móvil afirma haber aumentado su productividad en los últimos años, hecho que sin duda explica los beneficios de aplicar estas nuevas tecnologías que ya forman parte también de nuestra vida cotidiana. Por este motivo, se ha abierto un gran debate (también en las redes) sobre las líneas que delimitan lo profesional de lo privado, lo permitido, lo tolerable y lo prohibido en el entorno profesional.

Responder un correo, emprender una nueva tarea a través de un dispositivo tecnológico o atender a las inquietudes de un cliente a través de una llamada telefónica, son realidades cotidianas de este entorno digital y que, de manera inexorable, se han introducido también en nuestra vida personal y tiempo de descanso.

El reposo del personal dará pie a mejorar las relaciones y la productividad

Este nuevo entorno creado ha abierto el debate sobre la desconexión tecnológica que desde hace algún tiempo existe en muchos países. Poner límites y sobre todo definir lo que se entiende por período de descanso se ha hecho más necesario que nunca.

Es bastante intuitivo pensar que no disfrutar de unas vacaciones, no "desconectar del trabajo", comporta consecuencias que son negativas para el trabajador y también para las empresas. Las personas que no han descansado física y mentalmente por tener que seguir contestando llamadas, escribiendo correos o realizando tareas a distancia en cualquier lugar del mundo, acumulan un cansancio que al empezar la nueva temporada profesional lo van a notar más temprano que tarde. Síntomas como irritabilidad, insomnio, desmotivación y otros más graves son típicos del "trabajador quemado" (burn-out), que comportará pérdidas para la empresa al no poder rendir completamente.

El debate generado ha llegado hasta las administraciones europeas y la mayoría de los países se han decidido por regular vía Leyes el problema de la desconexión tecnológica. El primer país que puso una ley sobre la mesa fue Francia en la reforma del Código de Trabajo mediante la Ley nº 2016-1088, suponiendo un avance en la sensibilización y cambio en la cultura empresarial hacia la "hiperconectividad" laboral.

Posteriormente Italia también ha introducido medidas como una Propuesta de Ley para definir el "trabajo ágil", ya que actualmente se puede realizar trabajo fuera de nuestras ubicaciones habituales. Esta propuesta hace mención al cumplimiento de los límites de jornada y la identificación de los períodos de descanso.

En España, tras algunos años de debate sobre el tema en foros empresariales, sindicales y en la administración pública, el gobierno se ha decidido por implantar medidas en la Ley Órganica 3/2018 de 5 de Diciembre (Protección de Datos Personales y garantíade los derechos digitales -LOPDGDD-) con entrada en vigor el 7 de diciembre de 2018.

Se define el derecho a la desconexión digital fuera del horario de trabajo como la limitación al uso de las tecnologías de la comunicación (mensajería y correos electrónicos en su mayor medida) para garantizar el tiempo de descanso y las vacaciones de los trabajadores.

El nuevo texto fija el derecho de los trabajadores a la desconexión digital en el ámbito laboral, en los siguientes términos: "1. Los trabajadores y los empleados públicos tendrán derecho a la desconexión digital a fin de garantizar, fuera del tiempo de trabajo legal o convencionalmente establecido, el respeto de su tiempo de descanso, permisos y vacaciones, así como de su intimidad personal y familiar". "2. Las modalidades de ejercicio de este derecho atenderán a la naturaleza y objeto de la relación laboral, potenciarán el derecho a la conciliación de la actividad laboral y la vida personal y familiar y se sujetarán a lo establecido en la negociación colectiva o, en su defecto, a lo acordado entre la empresa y los representantes de los trabajadores".

Este nuevo marco regulatorio destaca el derecho de los trabajadores a estar desconectados digitalmente fuera de su horario de trabajo, y por lo tanto no se tiene la obligación de atender llamadas ni correos fuera del mencionado horario profesional establecido.

Como siempre, además de las leyes, debería imperar el consenso y la pedagogía entre trabajadoras y trabajadores con las empresas, ya que fijando las normas antes de disfrutar del período vacacional o fuera del horario laboral se evitarán muchos problemas de malos entendidos o posibles abusos del tiempo de descanso.

Hoy en día existen medios técnicos para poder desconectar sin que las empresas se resientan. En distintas empresas se utiliza el desvío de correos electrónicos que puedan llegar a un trabajador de vacaciones a compañeras y compañeros que estén operativos en ese momento, o incluso empresas que desconectan sus servidores fuera del horario de trabajo.

Garantizando el descanso se conseguirá que el personal vuelva más motivado, con más energía y ganas de poder afrontar los nuevos retos que depare el desarrollo de su función y responsabilidades. Los resultados serán mejores a nivel personal y profesional.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0