Opinión

Atrapados dentro del euro: Grecia es la nueva Italia

Tiene el mejor rendimiento bursátil de Europa este año. Sus bonos se han disparado en valor. Y ahora tiene un nuevo Gobierno pro-negocios y de centroderecha, comprometido con los recortes de impuestos y las reformas del mercado. Mucha gente podría estar tentada a argumentar que, después de años de dolor, la economía griega está ahora en el camino de una recuperación sostenible. Sin duda, los inversores se están tragando esa historia, y si Grecia por fin se arregla, quizá podamos declarar oficialmente que la crisis de la eurozona ha terminado hace casi una década.

El problema es que no es del todo cierto. Claro, el nuevo Gobierno es mu-cho mejor que la colección de marcas de fuego populistas de izquierdas que reemplazará. Y Grecia está empezando a recuperarse de la recesión más larga y profunda desde que comenzaron los registros. Y, sin embargo, la demanda sigue siendo absorbida por un sistema monetario disfuncional, es castigada por un euro sobrevaluado y está paralizada por las enormes deudas. Lo mejor que puede esperar es convertirse en la nueva Italia, y eso no es realmente ningún tipo de arreglo.

Tras una aplastante victoria electoral, el griego Kyriakos Mitsotakis, líder de la centroderecha Nueva Democracia, comenzará a formar su Gobierno esta semana. Un antiguo consultor de McKinsey, hijo de un ex primer ministro, tiene credenciales mucho más convincentes que Alexis Tsipras, el líder radical de Syriza que llegó al poder durante la peor de las crisis de la deuda. Tsipras fue elegido para luchar contra la austeridad impuesta por la Unión Europea y el FMI, pero tras un duro enfrentamiento con Bruselas terminó aceptándola mansamente, e imponiendo ronda tras ronda de recortes presupuestarios y subidas de impuestos para satisfacer las demandas de sus acreedores. Se le echará un poco de menos. Y la elección de Mitsotakis será tomada como una señal de que Grecia finalmente está volviendo a la normalidad.

La elección de Kyriakos Mitsotakis se tomará como la normalización del país heleno

Ciertamente, está ha-blando el idioma correcto. Nueva Democracia promete reprimir la corrupción endémica, eliminar la burocracia y privatizar los activos estatales y, finalmente, recortar algunos impuestos. Es una agenda pronegocios, proempresa y de oferta. Eso es ciertamente necesario. Durante gran parte de la última década, Grecia ha sufrido tanto por la austeridad, como por el aumento de los impuestos, lo que hace que el país sea cada vez menos competitivo cada año que pasa. La demanda y la oferta fueron martilladas al mismo tiempo, una mezcla tóxica que hizo imposible que el país se recuperara.

Los inversores parecen pensar que el país está a punto de hacerlo mucho mejor. El mercado de valores de Atenas ha sufrido un desgarro durante 2019, con una subida de 45 por ciento desde enero, lo que lo convierte en el mejor de Europa. El mercado de bonos es aún mejor. Tras las elecciones, el rendimiento de los bonos a 10 años cayó al mínimo histórico, 4 puntos menos que hace un año. En el punto álgido de la crisis de la deuda en 2012, cuando parecía existir una posibilidad muy real de que el país incumpliera sus obligaciones, se situaba en más de 30 puntos porcentuales. A este ritmo, puede que solo pasen unos meses antes de que Grecia tenga rendimientos negativos de su deuda. Hay una recuperación en marcha, y muchos inversores están buscando una parte de ella.

En realidad, siempre fue probable que Grecia volviera a crecer en algún momento. Incluso en las peores circunstancias posibles, ninguna economía está completamente muerta. Después de lo que incluso el FMI, uno de los principales colaboradores en su destrucción, admitió que fue la peor recesión desde que comenzaron los récords (la producción se contrajo cerca de 30 puntos porcentuales, superando cómodamente tanto la profundidad como la duración de la Gran De-presión de la década de 1930), siempre iba a estabilizarse y luego empezar a recuperar algo de terreno perdido algún día. El PIB creció 1,9 puntos porcentuales el año pasado, y se prevé que crezca algo más de 2 puntos porcentuales en 2019 y 2020. La elección de un Gobierno favorable a las empresas, y algunos recortes de impuestos, ayudarán a acelerar esto. Y, sin embargo, describirlo como un rebote de gato muerto sería injusto para las mascotas peludas recientemente fallecidas. En realidad, Grecia sigue estando en serios problemas mientras esté atrapada en el euro. ¿Por qué? Hay tres grandes razones.

En primer lugar, la moneda sigue estando cruelmente sobrevaluada para un país que todavía está luchando por recuperarse de una profunda, profunda recesión. Con su propia moneda, Grecia se habría devaluado masivamente durante 2011 y 2012 y se habría visto recompensada con un aumento del turismo y de la fabricación básica, a medida que sus fábricas se volvían mucho más competitivas.

La decadencia del nivel de vida griego seguirá relacionado con el fracaso de la moneda única 

En cambio, los brutales recortes salariales -un proceso conocido en el lenguaje árido de los economistas como devaluación interna- le han permitido restaurar solo una fracción de su producción perdida. Es un proceso lento y doloroso. Para ser justos, las exportaciones griegas alcanzaron un récord en 2018, aumentando 10 puntos, una vez que se excluyen los productos petroleros. El problema es que el país todavía tiene un déficit comercial, y está muy lejos del tipo de auge impulsado por las exportaciones que normalmente rescata a una economía en ese tipo de problemas. Eso no va a cambiar pronto.

Después, la UE sigue imponiendo el castigo de la austeridad. Se prevé que el país registre un superávit presupuestario primario de 2,9 puntos porcentuales del PIB este año, según el Banco de Grecia. Pero sus acreedores, principalmente la UE y el FMI, que bajo la dirección de Christine Lagarde hacen lo mismo, exigen este año un superávit de 3,5 puntos porcentuales del PIB.

Una de las primeras cosas que Kyriakos Mitsotakis tendrá que hacer es encontrar una forma de satisfacer las demandas del paquete de rescate. En realidad, es imposible aplicar un paquete de reformas del lado de la oferta y obtener un superávit. Se recortan los impuestos, luego se espera a que la economía se reactive y se utiliza ese dinero extra para volver a controlar el déficit presupuestario. El nuevo Gobierno está luchando con una, y posiblemente ambas, manos atadas a la espalda.

Finalmente, sus deudas son paralizantes. Su relación deuda/PIB ha subido casi el doble del nivel de hace una década. El país ha tomado grandes cantidades de préstamos, pero en lugar de utilizarlos para reconstruir su infraestructura y aumentar su competitividad, se ha mantenido a flote y ha pagado los intereses adeudados a sus acreedores. La carga de esa deuda aplastará la vida de la economía durante décadas, e incluso entonces nunca será pagada en su totalidad.

En realidad, lo mejor que Grecia puede esperar es convertirse en la nueva Italia. Los resultados económicos de ambos países son ahora casi idénticos desde el lanzamiento del euro. Grecia está en 107 puntos de su PIB de 1999, e Italia en 109 puntos (el Reino Unido, en caso de que se lo pregunte, está en el 145 por ciento).

Estallará junto con un crecimiento tibio y deudas perpetuas como las de Italia, hasta que el euro se reforme completamente, con un presupuesto central que pueda distribuir el crecimiento alrededor de la zona, o bien se harte y finalmente se vaya.

Y los inversores que esperan una recuperación sostenida se sentirán decepcionados, mientras que la destrucción del nivel de vida griego seguirá siendo una acusación del fracaso de la moneda única.

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Nocturno
A Favor
En Contra

Se amañaron las cuentas para meter a Grecia en el euro, los alemanes les vendieron sumergibles, se gastaron lo que no tenian, crearon un monton de puestos de trabajo raritos y el resultado esta a la vista. Pues si no consiguen equilibrio fiscal, mal asunto. Reformar el euro para que sigan endeudandose pagando los demas, no creo que los otros acepten. Salir del euro devaluaria la nueva moneda y, por consiguiente, aumentaria la deuda en la misma proporcion. Dificilillo esta el tema.

Ojo! Que los italianos y nosotros somos los siguientes. No quiero ni pensar en el problemon que tendriamos si quiebra el euro.

Puntuación 3
#1