Opinión

Lagarde llevará a la Eurozona a la catástrofe al no estar a la altura de Mario Draghi en el BCE

  • Llevará a la Eurozona a la catástrofe porque no sabe nada de política monetaria
  • La flexibilidad y la creatividad del actual presidente del BCE es lo que la UE necesita

Algunos de los mayores déficit presupuestarios jamás registrados. La recesión más profunda desde que alguien empezó a reunir estadísticas. Una condena por negligencia. Es difícil imaginar qué es exactamente lo que podría descalificar a alguien para que deje de ser presidente del Banco Central Europeo (BCE). Después de todo, esos son los principales logros de Christine Lagarde durante su mandato público y, sin embargo, acaba de ser elevada a lo que podría ser el papel más importante en la economía mundial durante la próxima década.

El problema es que Lagarde llevará a la eurozona a la catástrofe. Mario Draghi, el italiano al que sucederá, fue un brillante economista que, gracias a su dominio del funcionamiento interno de los mercados financieros, consiguió mantener a flote una moneda única disfuncional. Lagarde es una abogada gran conocedora de las alianzas y de los compromisos de intermediación, pero que no sabe nada de política monetaria, y cuya rígida aplicación de las normas y su compromiso con la ortodoxia reinante podrían acabar con el euro.

Mientras la UE se pasaba tres días discutiendo furiosamente sobre quién debería ser el nuevo presidente de la Comisión Europea, antes de llegar a un acuerdo sobre Ursula von der Leyen, la presidencia del BCE suscitó mucha menos controversia. El presidente francés Macron aseguró el papel de sus compatriotas, la exministra de Finanzas y directora gerente del FMI, Christine Lagarde. Y sin embargo, la Presidencia del BCE es mucho más importante.

Su currículum es insuficiente, y hasta ahora no ha demostrado la flexibilidad que sin duda se necesitará en los próximos años

El presidente de la Comisión aplica las decisiones que se toman en gran medida en París y Berlín. El BCE controla la política monetaria de todo el continente y determina el destino de su economía. Para eso, Lagarde es una elección terrible. Su currículum es insuficiente, y hasta ahora no ha demostrado la flexibilidad que sin duda se necesitará en los próximos años. No mucha gente puede asumir un trabajo imposible y hacerlo funcionar, pero Mario Draghi era uno de ellos.

Mientras los políticos se tambaleaban, convirtió al BCE en una institución de poder real, poniendo firmes a los Gobiernos periféricos y domando los mercados de bonos. Las reglas no significaban nada para él. ¿Financiación monetaria de la deuda del Estado? ¿Alivio cuantitativo? Los manuales dicen que no se puede hacer, pero Draghi sabía perfectamente que era la única forma de seguir adelante a pesar de la crisis.

Haría "lo que fuera necesario" para salvar el euro, en su propia frase memorable, y su experiencia en las artes sutiles de la banca central lo hizo posible. No es exagerado decir que sin su brillantez la eurozona ya habría perdido al menos un par de miembros y podría no haber sobrevivido en absoluto. Lagarde no está en la misma liga. Mientras se desliza de un puesto de trabajo a otro con una facilidad consumada, y sin la molestia indecorosa de tener que enfrentarse a un votante real, sus logros son, por decirlo suavemente, un poco difíciles de evaluar.

Como ministra de Finanzas de Francia de 2007 a 2011, presidió un aumento del déficit presupuestario de 56.000 millones de euros a 193.000 millones de euros, dejando la economía completamente sin reformar y allanando el camino para la derrota de su jefe, el expresidente Nicolas Sarkozy. Tanto como ministra de Hacienda como en el FMI, fue una de las principales protagonistas de la crisis griega, una saga que ahora es un libro de texto de la ineptitud económica, que crea la recesión más profunda jamás registrada (la caída de la producción superó la Gran Depresión de los años 30). Incluso la mayoría de los economistas del FMI ahora se sienten avergonzados de la colaboración del Fondo en la destrucción completamente innecesaria de la economía griega y el sufrimiento que creó.

En el foco del caso Tapie

A nivel personal, se enfrentó a cargos de negligencia por su manejo de un acuerdo de arbitraje con el magnate Bernard Tapie como ministro de finanzas. En el FMI, ha sido más política que economista, haciendo declaraciones sobre los derechos de las mujeres y el cambio climático en el Foro de Davos, que no tienen mucho que ver con el Fondo. Pero al estabilizar la economía mundial y al evitar la próxima crisis, que es para lo que en realidad está el FMI, no ha contribuido en nada.

Un buen funcionario podría estar bien en el BCE en tiempos normales. Sin embargo, durante los próximos cinco años, la eurozona se enfrentará a otra crisis. El sistema bancario alemán está al borde del colapso (el precio de las acciones de Deutsche Bank sigue siendo el más aterrador del mundo). El rendimiento de los bonos se ha vuelto negativo, lo que indica una recesión. Los tipos de interés ya están por debajo de cero. Una guerra de divisas está comenzando con la América de Donald Trump. El BCE tendrá que encontrar nuevas formas de mantener unida una moneda corriente.

¿Qué es lo que esto puede implicar? Alguna forma de dinero en helicóptero, como imprimir dinero en efectivo y regalarlo, rescatar a los bancos alemanes sin que nadie se dé cuenta, y permitir que Italia flote silenciosamente con una moneda paralela. La flexibilidad y creatividad de Draghi podría haberle permitido navegar por todo eso. Lagarde se ceñirá a los precedentes y a la ortodoxia con una inflexibilidad propia de una jurista, lo que hará que la eurozona se desplome.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum2

Nocturno
A Favor
En Contra

Me cuesta aceptar su amor por Draghi, un sujeto durante cuyo mandato ha tenido luces y sombras muy gordas y, ojo, aun no ha terminado. Si esta mujer llega a ejercer y el euro se desploma tendra su parte de responsabilidad, pero no toda. Le reconozco a Draghi haber dicho que la politica monetaria no es suficiente sin reformas estructurales. Pero no dice cuales, correcto que responsabiliea a los politicos, pero ahi se queda. Los intereses a cero se cargan el ahorro y los bancos, elementos sin los que el capitalismo no puede funcionar. No se que mas pueden inventar, pero me temo que poco. Las recesiones son inevitables y cuanto mas tarden peor, son mas gordas. Decia Milton Friedman que el acoplamiento con el ciclo electoral americano de cuatro años estaba muy bien. Ya llevamos, llevan los USA 121 meses de crecimiento, la caida sera morrocotuda, no le quepa duda. Recemos para que el euro permanezca.

Puntuación 3
#1
Platero
A Favor
En Contra

Hay un pecado original:No haber tenido en cuenta la Teoria de la unión de las áreas monetarias óptimas de Mundell.

Por otra parte,¿que espera Ud. del BCE?:¿su japonización?

Puntuación 2
#2