Opinión

Cómo aprovecharse de las oportunidades en los mercados emergentes en 2019

  • Si el petróleo rebota en 2019 brindará un apoyo adicional
Foto: Archivo.

Los mercados emergentes han protagonizado muchos titulares negativos este año. Sin embargo, más allá de las noticias de turbulencias políticas, tensiones comerciales y caos monetario que pusieron a prueba la resistencia de los inversores, sigue habiendo valor en algunas regiones y sectores. Los saldos de cuenta corriente ampliamente sólidos, las reservas de divisas adecuadas y las economías de ciclo temprano recompensarán la búsqueda de valor en los mercados emergentes.

En este punto, veamos primero dónde estamos. Las acciones emergentes, en particular, sufrieron este año con el amplio índice MSCI EM, que ha caído un 13,3% en términos de dólares en lo que va del año. En general, el rendimiento del mercado emergente ha disminuido. En renta fija, por ejemplo, la deuda denominada en dólares de EEUU ha caído un 7% hasta la fecha, mientras que el índice de la moneda emergente se ha deslizado un 4% frente al dólar americano.

La correlación entre los mercados de acciones y la desaceleración del crecimiento chino, especialmente las exportaciones, sugiere que la evolución en torno a las tensiones comerciales de Estados Unidos y China y los temores de una eventual desaceleración del crecimiento mundial pueden seguir preocupando a los inversores. Así, es poco probable que las tensiones comerciales aumenten en 2019. Por otra parte, el apoyo a los mercados vendrá del crecimiento global, el estímulo fiscal en China y una Reserva Federal menos agresiva.

La reacción del mercado mostró cómo de bajas las expectativas de cooperación multilateral han caído

También hay muchos otros factores que pueden disparar la volatilidad. Desde las elecciones en Argentina, con su economía menguante y la crisis de la balanza de pagos, hasta las elecciones de India que ponen a prueba el camino de la reforma del país, las altas expectativas para los nuevos presidentes de México y Brasil, y el impacto de los precios del petróleo en exportadores como Rusia.

Recientemente, durante unos días los mercados reaccionaron positivamente ante la noticia de que Estados Unidos y China acordaron una tregua arancelaria de 90 días a principios de este mes de diciembre. En ese contexto, la reacción del mercado mostró cómo de bajas las expectativas de cooperación multilateral han caído.

Tras este anuncio, el flujo de noticias positivas no duró. El 5 de diciembre Canadá anunció que había arrestado a Meng Wanzhou, directora financiera de Huawei, el tercer fabricante de teléfonos móviles más grande del mundo, mientras cambiaba de vuelo en Vancouver. Meng, hija del fundador de Huawei, puede ser extraditada a EEUU acusada de exportar productos de Estados Unidos a Irán violando las sanciones del país norteamericano, creando una crisis diplomática que niega las promesas del gobierno chino que por ahora mantiene la tregua arancelaria. Los mercados de todo el mundo, nerviosos, hicieron que el índice mundial MSCI perdiera un 4,9% antes de estabilizarse posteriormente el 7 de diciembre.

Las tensiones comerciales no desaparecerán pronto ya que el interés a largo plazo de EEUU es contener el crecimiento económico chino

Potencialmente, incluso más significativo a nivel diplomático a largo plazo es la prohibición en varios países de componentes de Huawei en sus redes de comunicaciones. La lista de gobiernos que ahora impiden que sus propias agencias utilicen productos de Huawei por temor a que la empresa privada esté estrechamente vinculada al gobierno chino incluye a Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda y, posiblemente, a Japón y al Reino Unido.

En este contexto, las tensiones comerciales no desaparecerán pronto ya que el interés a largo plazo de Estados Unidos es contener el crecimiento económico chino. Y eso probablemente eclipsará cualquier queja de los consumidores estadounidenses sobre precios más altos o una inflación potencialmente más alta.

La política monetaria de EEUU, en respuesta al ciclo económico tardío, se mantiene como un factor de riesgo clave para los activos de mercados emergentes. Mientras se desvanece el efecto de las medidas fiscales pro cíclicas de EEUU, la Fed parece estar acercándose al final del actual ciclo, lo que sugiere que este motor del mercado emergente desaparecerá a medida que se normalicen las tasas de interés y los diferenciales de crecimiento y el dólar se debilite.

Es importante que los inversores mantengan una postura muy selectiva en las monedas emergentes

Esta respuesta al entorno de ciclo tardío de los EEUU y la normalización de tasas a nivel global, además de la venta masiva de este año y la mejora en los niveles de deuda externa de las economías emergentes y los saldos en cuenta corriente, significa que es probable un debilitamiento del dólar frente a otras divisas. Si bien es probable que las monedas emergentes aumenten en respuesta a una caída del dólar, en algunas ocasiones desde principios de siglo (en 2002 y 2011) esto no se ha mantenido y las monedas emergentes han caído con el dólar o han aumentado solo débilmente, como en 2006. Por esta razón, es importante que los inversores mantengan una postura muy selectiva en las monedas emergentes, favoreciendo a aquellas con altos rendimientos reales, impulso en la implementación de reformas y baja dependencia de la deuda externa.

Es probable que las bajas valoraciones actuales y la subexposición de muchos fondos en las acciones de los mercados emergentes proporcionen a los inversores un "colchón de valoración", siempre y cuando se centren en condiciones macroeconómicas resistentes, políticas prudentes y un crecimiento orgánico de las ganancias.

Las acciones infravaloradas de los mercados emergentes están posicionadas para beneficiarse

Debe quedar claro para cualquier inversor que es imposible tratar a los mercados emergentes como un solo grupo. La agitación de 2018 se mantuvo local y contenida, pero, a medida que se acerca el final del año, no estamos hablando de una crisis regional provocada por Turquía o de una crisis en América Latina provocada por Argentina. Con estas dos excepciones, y las vulnerabilidades visibles en la economía sudafricana, la mayoría de las economías emergentes ahora cuentan con fundamentales más sólidos y un ciclo económico relativamente temprano.

También vale la pena subrayar que las relaciones precio/ganancias a futuro de los mercados emergentes están actualmente cerca o por debajo de sus promedios a cinco años en la mayoría de los mercados. Finalmente, si el precio del petróleo rebota en 2019, esto brindará un apoyo adicional a las monedas de los mercados emergentes.

En este contexto, implementar una estrategia de reducción de riesgo en las carteras para tener en cuenta la política monetaria de la Fed y las crecientes incertidumbres sobre los aranceles comerciales de China y Estados Unidos es una buena opción. Hace unos días vimos a la Fed anunciar un enfoque más flexible y dependiente de los datos para las subidas de tipos y una tregua comercial entre EEUU y China desde el G-20 apoyando la confianza de los inversores, especialmente después de las caídas en los mercados en octubre y noviembre. En este contexto, hay que tener en cuenta que las acciones infravaloradas de los mercados emergentes están posicionadas para beneficiarse más de esta disminución en el riesgo relacionado con el comercio.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0