Opinión

Asignatura pendiente

Semioculta por la vorágine informativa de la guerra en Ucrania, la inflación, las manifestaciones masivas de los agricultores, la huelga de los camioneros, el amarre de la flota pesquera, el cierre de industrias, la amenaza de desabastecimiento y la inoperancia del Gobierno con el Presidente de excursiones por Europa, estos días ha salido a la luz una noticia que, creo, bien merece una pausa y una reflexión.

Resulta que el alcalde de Paracuellos del Jarama, Jorge Alberto Campos, de Ciudadanos, ha decidido regalar a cada uno de sus ciudadanos cuando llegan a la mayoría edad un ejemplar de la Constitución Española.

Y merece esto una reflexión profunda y sería porque en una cosa tiene razón Pedro Sánchez y suscribo, sin que sirva de precedente, es en que "si la democracia representa algo es a la Constitución Española". Por eso es inaudito que en este país no se enseñe la Constitución en las escuelas, y que ningún gobierno se haya preocupado de incluir una asignatura constitucional obligatoria en las incontables leyes de educación que desde la Transición se han sucedido. Por miedo o por desidia unos, y otros para allanar el camino en sus aspiraciones de destruir la igualdad, la unidad, las libertades y la reconciliación que inspiran nuestra Carta Magna mediante leyes rupturistas y el acoso y derribo a la separación de poderes, la anulación del Parlamento y de la independencia judicial.

Es un principio elemental de la conducta humana que no se puede amar y defender lo que se desconoce. Y la realidad hoy, cuando se cumplen 43 años de su aprobación, es que la mayoría de los ciudadanos españoles, y sobre todo las nuevas generaciones, ni conocen ni han leído la Constitución ni son conscientes de lo que significa y representa.

Una asignatura obligatoria para enseñar la Constitución en los colegios, como existe en otros países de nuestro entorno, es la gran asignatura pendiente de nuestra democracia. Enseñar los valores de la Carta Magna y el espíritu, la generosidad y las renuncias de la Transición a las generaciones que ni vivieron el franquismo ni participaron en el esfuerzo colectivo de la restauración democrática y la reconciliación nacional y que, por ello, posiblemente desconocen lo que pueden perder porque siempre lo han tenido, debiera ser una prioridad para cualquier gobierno que se guíe por los principios de la libertad, el pluralismo, la tolerancia y el Estado de Derecho.

De verdad, créanme, que me gustaría confiar en Pedro Sánchez cuando dice que la Constitución es la "hoja de ruta del Gobierno" pero si algo ha demostrado y demuestra cada día el Presidente es que su palabra tiene menos valor que un billete del Monopoly, y los hechos no confirman sus afirmaciones. Si los españoles conocieran y amaran la Constitución y quienes ocupan las instituciones la respetaran y la defendieran no tendríamos, por ejemplo, ministros del Gobierno atentando contra la libertad de empresa proponiendo intervenir los beneficios. Ni un Presidente intentando manipular a la Judicial en contra del Estado de Derecho. No se intentarían invadir las competencias sobre fiscalidad de las autonomías. No se hubieran despenalizado las coacciones y acciones violentas de los piquetes. Tampoco habría miembros del Ejecutivo fomentando la división entre los españoles y tachando de fascistas o ultraderechistas a quienes no piensan como ellos o se manifiestan contra la ineptitud o los abusos del Gobierno. Y, sobre todo no tendríamos un gobierno sustentado y aliado con los enemigos de la unidad de España, con los herederos de los terroristas y con quienes quieren destruir el régimen del 78 y el sistema político de libertades que avala y garantiza nuestra Carta Magna.

Conocimiento y defensa de la Constitución que no significan que no se pueda reformar. Los tiempos cambian y hasta los edificios más firmes precisan de acondicionamientos, pero sin modificar lo sustancial. Aunque si hablamos de reformas, tal vez deberíamos empezar por reformar la Ley Electoral para que el voto de los españoles valga igual sin distinción de la Comunidad en la que vivan, eliminando los privilegios y prebendas de los nacionalistas. O ese anacronismo del concierto vasco y navarro que rompen la igualdad fiscal entre los ciudadanos y los territorios españoles. ¡Que se atrevan!

comentarios4WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 4

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

yomismo
A Favor
En Contra

También habría que enseñarles que la Constitución puso fin al régimen fascista de Franco y que los sectores más recalcitrantes de la derecha no querían la democracia, ni a la Constitución. Estuvieron dando la matraca los militares durante los primeros años de la democracia, amenazando con golpes de Estado, lo que consumaron el 23 F, con el mangante de Tejero al mando, dando un espectáculo lamentable, con su tirito al techo del Congreso, que fue visto en todo el Mundo, dejando a España como a una república bananera.

Puntuación -12
#1
Facior
A Favor
En Contra

Mi abuelo, allá por los años de la postguerra, me contaba el siguiewnte cuento.

Un maestro decía a sus alumnos: Si oyes a alguien alabar a Alemania, es alemán.

Si oyes que alguien alaba a Francia, es que es francés. Si ves que alguien alaba a Inglaterra, es que es inglés;

pero cuando veas que alguien habla mal de España, no hay duda de que es español.

Pues haciendo honor a mi abuelo y hablando como español diré esto:

Aquí la política y sus programas se ha sustituido por odios y sectarismos.

Lo políticos todos tienen el mismo programa que consiste en gobernar ellos.

El parlamento se ha convertido en el lugar donde se insultan y ejercen una campaña electoral continua.

El único programa que exponen los partidos mayoritarios es demostrar que el otro roba más.

Puntuación 10
#2
Usuario validado en Google+
Olga del Rio
A Favor
En Contra

Lo que no dice yomismo es que mataban 1 militar al mes, que volaban cientos de civiles por los aires como daños colaterales (él tuvo suerte de que no lo abortaran ni que lo volase la ETA en el Hipercor de Barcelona), y que si llegó la democracia a España fue porque todas las Cortes franquistas, ésas que no qerían la democracia, se autodisolvieron voluntariamente para facilitar la concordia de los españoles. Lo que no consiguieron extirpar es el odio rojo, que es lo que ha carcomido a este sistema en los últimos 30 años, a través de las leyes de educación de la izquierda. Claro que vaya chorradas digo, la izquierda quiere el socialismo, que siempre es revolucionario y alimenta el conflicto, como dice el odiador numero uno del país, el Sr. Pablo Iglesias. Mientras, la derecha desafortunadamente dimitió de sus principios y se puso a hacer lo que mejor sabe, repartir comisiones para obtener licencias. Ya sea el constructor de tu pueblo o Sánchez Galán.

Puntuación 3
#3
yomismo
A Favor
En Contra

Mira que hay que ser tonto/a para mezclar el aborto con ETA. No vale la pena ni hablar con gente así.

Puntuación -6
#4