Opinión

La avalancha de refugiados de Ucrania fortalecerá a los países que los acojan

A medida que se desarrolla la brutal invasión rusa de Ucrania, y mientras su ejército ataca sin piedad a los civiles, una avalancha de refugiados atraviesa ya las fronteras hacia Europa Central y Oriental. La gente se está desplazando a una escala que el continente no había presenciado desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

Los polacos, húngaros, checos y alemanes ya han hecho un magnífico trabajo proporcionándoles lugares para dormir y comida. ¿Hasta dónde llegarán las cifras? Es imposible decirlo ahora mismo, y depende de cómo se desarrolle la guerra. Pero si se prolonga durante meses, o peor aún, durante años, y si Vladimir Putin sigue bombardeando ciudades de forma indiscriminada, las cifras seguramente aumentarán, especialmente cuando los soldados ucranianos heridos empiecen a ser evacuados a través de las fronteras para recibir tratamiento.

Sin embargo, hay un punto que está claro. Esas personas no deben ser consideradas como una sangría para los países a los que llegan. De hecho, fortalecerán toda economía que les abra sus puertas.

Es cierto que hay algunos costes a corto plazo. Con todos los hombres menores de 60 años obligados a quedarse y luchar, las mujeres y los niños llegan con poco más que la ropa que llevan puesta y las pocas posesiones que han conseguido empaquetar a toda prisa. Y sin embargo, dentro de unos años se convertirán en un enorme activo. He aquí la razón.

En primer lugar, están en su mayoría altamente cualificados. Ucrania gasta una de las cantidades más elevadas de la OCDE en educación (7% del PIB frente a una media de 5%, y bastante más que el Reino Unido). No hay una correlación automática entre la cantidad gastada en educación y los resultados, pero sin duda ayuda. Asimismo, Ucrania cuenta con seis universidades entre las 1.000 mejores del mundo, una cifra impresionante para un país pequeño y relativamente pobre. Sus graduados son los mismos que los de cualquier país del mundo.

Además, son en su mayoría jóvenes. Ucrania tiene un perfil de edad similar al del resto de Europa, pero ahora son los más jóvenes los que huyen. Muchos de los países a los que llegan ya se enfrentan a una crisis demográfica inminente. Polonia, por ejemplo, a pesar de haber creado una de las economías más exitosas de Europa, tiene una tasa de natalidad aún más baja que la de Alemania (1,4 bebés por mujer, muy por debajo de la tasa de reemplazo). Eslovaquia y la República Checa son sólo ligeramente mejores (1,5 y 1,7 respectivamente, por si te lo estabas preguntando). Todos estos países han crecido rápidamente, pero estaban a punto de enfrentarse a todos los retos del envejecimiento y la disminución de la población, con una espiral de costes asistenciales y escasez de mano de obra. De un plumazo, eso se acaba de arreglar. Ya no les faltará gente.

Por último, como la mayoría de los inmigrantes, serán impulsivos y trabajadores. Lo hemos visto en innumerables ocasiones, desde el Kindertransport que rescató a los niños judíos del Holocausto, hasta los asiáticos expulsados de la Uganda de Idi Amin en los años 70, pasando por los polacos, checos y húngaros que se trasladaron al Reino Unido a partir de principios de la década de 2000. Los motivos de los desplazamientos masivos de personas difieren de una década a otra. Pero una cosa es siempre cierta. Cuando llegan a un nuevo país tienen un ingenio, una ética de trabajo y una determinación que invariablemente les hace triunfar. Eso será tan cierto para los refugiados ucranianos de la década de 2020 como lo ha sido siempre en el pasado.

Dominada por Rusia, concentrada en los recursos básicos, atascada en las industrias pesadas y luchando por defender sus fronteras, la economía de Ucrania no ha sido un éxito en las últimas dos décadas. Ha quedado muy por detrás de Polonia: desde puntos de partida similares cuando se desintegró la Unión Soviética, el PIB per cápita de Ucrania sólo ha ascendido a 3.600 dólares, mientras que en Polonia supera los 15.000 dólares. Pero sus gentes tienen un enorme talento y, como han demostrado en los últimos tiempos, una magnífica capacidad de resistencia. Veremos lo que ocurre en las próximas semanas, y todos esperamos que la guerra termine rápidamente y puedan volver a casa. Si eso no ocurre, y en realidad hay pocos indicios de ello hasta ahora, millones de ucranianos se buscarán una nueva vida en el resto de Europa y, de hecho, en el mundo. Todos los países que acojan a las personas que escapan del conflicto se verán enormemente reforzados por la afluencia de personas con talento y trabajadoras. Así ocurrirá en Polonia, Hungría y la República Checa. Y si el Reino Unido es inteligente, en las próximas semanas abrirá las fronteras a 300.000, 400.000 o incluso medio millón de refugiados. En pocos años, su energía, inteligencia y fortaleza habrán revitalizado la economía del país.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud