Opinión

Precios de la electricidad

Este asunto de los precios de la electricidad no es fácil de entender, pero es preciso intentar superarlo. Sin embargo, una de las ventajas de pertenecer a la Unión Europea se encuentra en la disponibilidad de estadísticas comparables.

En relación con los precios de la electricidad la referencia europea actual es el Reglamento (UE) 2016/1952 del Parlamento Europeo y del Consejo de 26 de octubre de 2016, pero España tiene concedida una excepción y sigue la Directiva 2008/92/CE que contenía la normativa anterior. En otras palabras: las comparaciones son complicadas y a menudo ininteligibles, lo cual conduce a unos datos mediáticos confusos y a menudo propensos a la demagogia.

Lo que voy a relatar se lo debo a Francisco Melis, Estadístico Superior (como yo), que trabaja con una inteligencia y precisión envidiables. He aquí lo que yo resumo y él ha escrito.

Casi el 37% del consumo eléctrico se encuentra en la banda de contratos con un consumo anual entre 2.500 y 5.000 kw/h. Esta es la banda que se identifica con el consumidor doméstico típico en los informes semestrales de Eurostat. Los contratos con consumos superiores a 15.000 kilovatios hora (kw/h) representan casi el 10% del total y pueden corresponder a empresas personales que convendría excluir para acotar la población a los hogares como consumidores, si es que se quiere fijar la vista en el consumo doméstico, aunque el consumo de empresas industriales y comerciales tenga reflejos inevitables en los precios que acaban por pagar los consumidores y que tendrán un reflejo en el IPC que también elaboran Eurostat y el INE.

Está claro que asociando el consumo doméstico con una potencia contratada inferior a 10 kv puede estimarse que el 4,5% de los 28 millones de contratos de particulares están acogidos al bono social, el 34,5% a la tarifa PVPC y el 61% al mercado libre.

En los tres últimos años los precios según Eurostat son más estables que los del IPC español de electricidad. En 2019 los precios caen un 6,7% en el IPC y sólo un 1,3% en Eurostat. En 2020 los precios caen un 9% en el IPC y un 5,4% en Eurostat con una diferencia de 3,6 puntos. En el primer semestre de 2021 la tasa anual del IPC crece un 22,3% frente al 3,8% del precio de Eurostat. Este dato es el más llamativo y el más perjudicial para el IPC español y para los bolsillos de los españoles.

En el IPC del INE se excluyen los hogares en mercado libre, lo cual podría explicar las importantes diferencias entre la evolución del IPC con la de los precios con impuestos de Eurostat. Por eso, los datos que las empresas proveedoras de electricidad están suministrando semestralmente al Ministerio de Transición Ecológica (los precios de la electricidad de la totalidad de los consumidores domésticos) y los que se observan respecto al IPC discrepan notablemente.

Es posible que la evolución del precio del a electricidad no sea para tanto como transmiten los medios de comunicación; mas, sea como sea, tanto el crecimiento de la inflación como el posible –y probable- aumento de los tipos de interés es más que preocupante en un país como el nuestro, que tiene una deuda pública y privada de un tamaño descomunal.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud