Opinión

Salida a bolsa más compleja de Ibercaja

Ibercaja retrasa su salida a bolsa por la volatilidad del mercado. La entidad se ve obligada a ello ante la certeza de que de haber seguido adelante no habría logrado alcanzar la valoración deseada.

 En concreto, los primeros contactos desvelaban que los inversores no estaban dispuestos a pagar ni 1.100 millones por la entidad. Una cifra muy lejos del objetivo que se había filtrado a los medios situado entre 1.600 y 2.100 millones. Ibercaja hace lo correcto al esperar una nueva ventana de oportunidad, que espera que surja en abril. Pero, al igual que con la valoración, la entidad vuelve a ser demasiado optimista respecto a la fecha prevista. La volatilidad actual que el mercado presenta se mantendrá en el resto del año, lo que dificultará el salto al parqué de Ibercaja.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud