Opinión

La España despoblada

Pienso -y muy en serio- que la batalla ideológica la van a perder Sánchez y compañía, aunque por ahora parezca imponerse gracias al apoyo mediático de Prisa, y su acompañamiento de encuestas electorales.

A propósito de las próximas elecciones en Castilla y León, se ha puesto en primer plano la España vaciada, que tenga o no tenga éxito electoral ha abierto un debate más falso que una nube vacía.

Pero es verdad que, en palabras del analista Esteban Hernández, Castilla y León vive entre la decadencia y el orgullo. Entre los principales afectados por ese declive están los jóvenes, que en su gran mayoría se ven obligados a emigrar, dado que allí los puestos de trabajo son escasos y no ofrecen un recorrido profesional decente.

Las grandes ciudades están concentrando las oportunidades laborales, tanto en el sector servicios como en el industrial. Las grandes empresas, (las del Ibex, las grandes consultoras, los despachos jurídicos de renombre o las firmas de inversión) se ubican principalmente allí. Simultáneamente, la creación de empleo en muchas de las provincias españolas, sea en sus ciudades o en el campo, es tan endeble que lleva a que un porcentaje importante de su población se marche a buscar empleo no cualificado a otros lugares. Por decirlo de otra manera: lo quieran o no, para hacer carrera o simplemente para contar con un empleo, se ven obligados a emigrar.

Este proceso de vaciamiento viene de lejos y tiene que ver con la urbanización en la época del tardo franquismo.

En ese problema, que lo es, ha entrado con fuerza Vox, que a la hora de elegir a su candidato castellanoleonés ha encontrado a alguien que se ha quedado en su tierra y al que le va bien profesionalmente. Su idea es crear las condiciones para que exista la posibilidad de que los nacidos allí se queden en su tierra y arrimen el hombro, porque sería mejor para todos. Y esta vez no bastará con seguir considerando a Vox como un partido de ultraderecha.

Detrás de este problema –y sigo con Esteban Hernández- es preciso ver las cosas con objetividad: Madrid y Barcelona han significado una etapa de innovación y modernidad, y, probablemente, el resto de territorios estaban inmersos en una espiral de decadencia por la falta de ideas para situarse en un nuevo escenario urbano y rural.

El problema, sin duda, es grave y es global, pues las dinámicas benefician a unas cuantas ciudades y perjudican a las demás zonas de un país (y ha ocurrido en casi todo Occidente). Además, esas tendencias también producen efectos negativos sobre las grandes ciudades. Estamos ante una situación de difícil reversión y de casi imposible solución. En otras palabras, el problema está no sólo en la desertización sino también en las grandes urbanizaciones.

Valladolid, León o Salamanca, entre otras, tienen problemas mucho más amplios que la agricultura y la ganadería; las poblaciones con pocos habitantes de la España interior también, y el mismo sector agroalimentario debe afrontar momentos difíciles respecto de los escasos márgenes que les quedan. Problemas que van mucho más allá de las macrogranjas. Problemas que están ligados a una demografía decadente y a una fecundidad bajo mínimos.

comentarios5WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 5

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

yomismo
A Favor
En Contra

Por lo que parece que se deja entrever en su artículo, la causa de que los pueblos se vacíen es debido a las pocas iniciativas de los lugareños, una interpretación equivocada del problema, que le lleva a proponer cero soluciones para minimizar el problema , si es que lo considera tal, lo que no queda muy claro en su artículo.

Puntuación 0
#1
Derry
A Favor
En Contra

La despoblación de amplias zonas rurales y la concentración en macrociudades afecta a todas las zonas del planeta, ya sea la India, Australia, Turquía, Francia, Italia o España. Está motivado principalmente por el desarrollo industrial y tecnológico, menor peso relativo de la agricultura y por la mecanización de la misma. No hay solución, los flujos migratorios en busca de mejores oportunidades laborales han sido y serán una constante. Las empresas se sitúan en lugares con mejores infraestructuras de comunicación y producción, lo cual va inexorablemente ligado a grandes urbes. Las zonas rurales serán un lugar para que vivamos los jubilados y donde los domingueros urbanitas vengan a molestarnos el fin de semana.

Puntuación 2
#2
Nicaso
A Favor
En Contra

Bueno D. Joaquín, esto no es nada nuevo y se lleva fraguando desde hace años con el desarrollo industrial y la política de estrechar la población que dependiese del medio rural. Lo malo es que las propias ciudades se han convertido en insoportables con trabajos de mala muerte, sueldos ridículos y donde se las ve y desea uno para sobrevivir.

Sin querer pecar de retrógado y sin que haya ninguna trastienda política en mi afirmación sólo mi propia experiencia. hemos avanzado para atrás y hemos perdido calidad de vida respecto a hace 50 años .

Puntuación 4
#3
Lo que se espera es que un éxodo de la ciudad al campo
A Favor
En Contra

Cada vez más jovenes se van de la ciudad para el campo, las razones son multiples, desde el teletrabajo que facilita vivir en el campo, hasta la vivienda más barata, o entornos mas naturales y menos masificados, y también una moda, ya no resulta tan moderno vivir en una ciudad, ahora estar a la ultima es vivir en una zona rural; este fenómeno será imparable, ya hay extranjeros que compran pueblos enteros abandonados para irse a vivir a ellos. Con un poco de ayuda del sector público (crear mejores comunicaciones, y conexiones a Internet), el proceso sería mucho más rápido.

Puntuación 3
#4
Usuario validado en Google+
Joan Vallve
A Favor
En Contra

Lo lógico en una sociedad no decadente, sería utilizar los medios para impulsar cambios. Actualmente los pueblos ofrecen hoy los medios y potencialidades que ofrecían las ciudades en los 60s. Pero como bien apunta el Sr. Leguina, la decadencia va más allá. Sin hijos ni ganas de tenerlos, para qué van a ir los jóvenes a buscar oportunidades a los pueblos? Las oportunidades las busca quien cree en el futuro y lucha por él. Nuestros jóvenes pueden esperar mejor en las ciudades, viviendo de las migajas que caen de sus mayores, y teniendo gatos y perros en vez de niños.

Puntuación 7
#5