Opinión

Presupuestos por presos: un no rotundo

Para el autor, los presupuestos están manchados con sangre

Con un importante matiz que se dirá después, usted debe saber que en 2022 los asesinos de ETA van a comprarnos a todos el petróleo y el gas que España necesita. Ha dicho Otegi que Bildu tiene doscientos presos en la cárcel y que apoyará los presupuestos a cambio de su libertad. De modo que el policía, el guardia civil, el magistrado, los funcionarios que reciban del Estado su retribución el próximo año, el alumno que asista a la enseñanza pública, el pensionista que perciba su pensión, deben saber que todo ello será posible porque los presos de ETA –que son los presos de Bildu- van a salir a la calle.

Sobre ese pozo negro se hacen las cuentas del Estado. Y si usted va a tomar el AVE o va a reclamar una deuda a un juzgado o recibe protección policial, será porque su coste se ha presupuestado a cambio de que los etarras salgan a la calle para recibir sus correspondientes homenajes con el absoluto desprecio a los muertos que ETA asesinó y sobre su sangre y sobre el dolor de todos. Si usted se vacuna de la gripe, si asiste al cine a ver una película subvencionada, si cree que el Ejército le defiende y que puede cobrar el desempleo, eso será porque los presos de ETA, en la cárcel por matar militares y policías y guardias civiles y hombres y mujeres y niños, van a salir liberados por un gobierno al que la justicia le importa un bledo. Y la deuda, y la educación, y la seguridad social y la separación de poderes y usted mismo. Usted también le importa un bledo. Porque lo único que a este gobierno importa es su propia permanencia. Y controlar a los jueces y a la Fiscalía General del Estado y a toda institución.

Por otra parte, usted podría pensar que los presupuestos, al fin y al cabo, se hacen para servir a la gente, a las familias, a los intereses del país y que apoyarlos, aun por oscuros intereses, siempre beneficiará a España. No es así. La verdad es que estos presupuestos, influidos por Bildu, han tenido que construirse, por eso mismo, en el esterquilinio de la política partidaria de la mayor bajeza. Después, en el vaso excretorio del Gobierno se han mezclado las exigencias de los presos con las trabacuentas de ábaco y se ha evacuado un coprolito artificioso entre infames pujos independentistas y filoterroristas. No son presupuestos para usted ni para el desarrollo económico ni para la mejora del bienestar de las personas. Son un capricho aritmético-político, un cruce entre la odiosa satisfacción terrorista y una fantasía recaudatoria. Recaudación inalcanzable a la que usted contribuirá más que ningún año –y éste es el matiz anunciado al principio: no son los etarras quienes pagarán los gastos de presupuesto sino usted mismo. Porque los impuestos suben, el gasto sube, el derroche sube. Hasta los sueldos de los ministros suben. A usted le costarán mucho dinero estos presupuestos, es decir, le costará mucho dinero que los etarras salgan a la calle. Le costará mucho dinero –incluso más del que pueda pagar- la instintiva coprofagia de un gobierno que solo suputa aumentos de impuestos.

Es cierto que Sánchez ha dado en el Congreso a este intercambio de presos por presupuestos un no rotundo. Lo ha dicho dos veces. Claro y alto. Un no rotundo. Es decir, que usted y yo podemos dar por seguro el nauseoso acuerdo porque Sánchez, usted lo sabe como yo, o miente o no es Sánchez. Y si Sánchez lo negó, entonces es cierto.

comentarios2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Diego desde Tabarnia
A Favor
En Contra

Otro excelentísimo artículo del Sr. Arce.

Puntuación 3
#1
elarcenodaniuna
A Favor
En Contra

Claro que no lo que hace falta es que entren los que han estado robando los ultimos cuarenta años , la organizacion criminal mafiosa y hacer un intercambio

Puntuación -1
#2