Opinión

Riesgo de una senda fiscal más dura en la eurozona

  • Las elecciones alemanas abocan a coaliciones donde los liberales serán decisivos
  • El FDP aboga por un rápido regreso al cumplimiento del Pacto de Estabilidad
El candidato de los socialdemócratas alemanes, Olaf Scholz, obtuvo una victoria por la mínima el 26-S.

Alemania celebró ayer sus elecciones federales más atípicas en 16 años debido a la ausencia como candidata de la aún canciller Angela Merkel.

Con todo, el resultado de los comicios ha cumplido con las expectativas de una subida de los socialistas de Olaf Scholz muy fuerte pero incapaz de imponerse de forma clara sobre la CDU.

De hecho, el empate técnico entre ambos partidos, con muy ligera ventaja de Scholz, aboca a una etapa de negociaciones para formar Gobierno tan difícil como prolongada, ya que la Constitución no marca límites para ese proceso. Es más, pese a que los democratacristianos ya se resienten de la ausencia de Merkel (nunca antes obtuvieron unos resultados tan bajos), la muy ajustada ventaja de los socialistas legitima la aspiración de la CDU de gobernar.

La posibilidad de otra gran coalición entre las dos formaciones queda descartada por ambas, lo que allana el camino a otras combinaciones cuyo denominador común es el papel clave que corresponde en ellas a los liberales del FDP.

Su decisivo rol como partido bisagra puede incluso brindarles el acceso a una cartera de tanto peso como es la propia del Ministerio de Finanzas, lo que tendría importantes consecuencias para el resto de la eurozona. Debe recordarse que el FDP hizo bandera, durante toda la campaña electoral, de su plan para que las reglas de estabilidad de la Unión Monetaria vuelvan a imponerse. Ese escenario supondría dificultades para países como Italia y, sobre todo, España. No en vano aboga por el regreso a los límites del 3% en el déficit público y del 60% del PIB, así como por un endurecimiento de la política monetaria para poner freno a la subida acelerada de los precios al consumo.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

plenilunio
A Favor
En Contra

La izquierda y la ultra izquierda se van afianzando en muchos gobiernos mundiales y van reforzando la sensación de sinsentido que tiene la inversión.

Puntuación 4
#1