Opinión

Quién debe pagar la transición ecológica

Más esfuerzos a los países ricos para frenar el cambio climático

Según el Instituto de Medio Ambiente de Estocolmo, las emisiones anuales de carbono en el mundo crecieron un 60% entre 1990 y 2015. En este periodo, por tanto, los gases de efecto invernadero acumulados en la atmósfera se duplicaron aproximadamente. Casi la mitad del crecimiento de las emisiones fue causado por el 10% más rico del mundo. El 5% más rico fue responsable del 35% del crecimiento.

Pero se ha producido una inclinación de la distribución geográfica de la carga de las emisiones. China es ahora responsable del 28% de las emisiones mundiales. India y el resto de Asia son responsables del 27%. Estados Unidos y Europa son responsables del 15% cada uno, y África del 4%.

El primer mundo está haciendo esfuerzos para asumir la responsabilidad que esto implica. La Unión Europea ha sido clara sobre el esfuerzo adicional que debe hacer. Estados Unidos también ha prometido recientemente mayor compromiso. Países que suman el 55% del PIB mundial se han comprometido a ser neutrales en carbono (emisiones netas cero) para 2050.

Pero para que estos objetivos a largo plazo se cumplan, hay que hacer mucho a corto plazo.

La UE está a punto de anunciar un nuevo paquete de propuestas "Fit for 55" para establecer cómo reducirá sus emisiones en un 55%, en lugar del 40%, para 2030, en comparación con 1990. El enviado presidencial especial de EEUU para el clima, John Kerry, no tiene pelos en la lengua al afirmar que es necesaria una mentalidad de guerra para hacer frente al cambio climático a corto plazo, de modo que puedan cumplirse los objetivos a largo plazo.

China, por su parte, se ha comprometido a la neutralidad del carbono para 2060. Este retraso de una década supone una carga para el presupuesto mundial de carbono, y mientras tanto, lo que es más importante, las emisiones de China siguen aumentando, con el objetivo de alcanzar su máximo en 2030. Además, existen serias dudas de que China pueda siquiera cumplir su objetivo para 2030, sobre todo si se tiene en cuenta que su renta per cápita anual es sólo una fracción de la de la UE y EEUU (9.700 dólares frente a 36.000 de la UE y 63.000 dólares al otro lado del Atlántico). Cuando China se ponga al día en la próxima década, esto pondrá en duda sus objetivos climáticos a largo plazo.

Se necesita más, ¿pero quién debe hacer más? La respuesta obvia es todo el mundo. Pero la respuesta justa debería tener en cuenta que el mundo rico sigue siendo el que más contribuye al problema, y que la parte más pobre del mundo tiene derecho a desarrollarse.

Lo primero que hay que discutir es la neutralidad del carbono. ¿Es suficiente? Si el 55% de la producción mundial pretende ser neutra en carbono pero el otro 45% no, el mundo entero simplemente no será neutro en carbono. Así que la respuesta es no.

Una de estas dos cosas tiene que suceder: bien el resto del mundo tiene que sumarse, o bien el "grupo del 55%" tiene que ir más allá de la neutralidad y eliminar activamente las emisiones de la atmósfera, para que el mundo en su conjunto llegue a las emisiones netas cero.

Pero es difícil que el resto del mundo se sume. Los países en vías de desarrollo argumentan que exigirles el mismo nivel que a los países desarrollados es una forma de impedir su desarrollo.

Hasta cierto punto, este argumento también es válido para China. Europa y EEUU siguen siendo responsables colectivamente del 30% de las emisiones mundiales. China, con casi el doble de población que EEUU y la UE juntos, es responsable del 28%.

En segundo lugar, los países ricos deben hacer más para ayudar a la parte más pobre del mundo mediante una transición energética. En 2009, los países ricos se comprometieron a movilizar 100.000 millones de dólares anuales hasta 2020 para ayudar al resto del mundo en este sentido. Pero, como se argumenta aquí, el sistema seguido hasta ahora ha sido fragmentado y tiene fallos fundamentales, lo que pone en entredicho la credibilidad de esta promesa. A su vez, esto tiene importantes implicaciones en la forma en que los recientes esfuerzos del G-7 por reiterar este compromiso serán vistos por el mundo en desarrollo.

Si tenemos que entrar en una mentalidad de guerra para luchar contra el cambio climático, también necesitamos un plan de desarrollo de tipo bélico, para que todos gestionen la transición independientemente de su capacidad.

En lo que respecta al clima, la responsabilidad sigue recayendo en la parte rica del mundo.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Usuario validado en elEconomista.es
gc1258
A Favor
En Contra

La transición ecológica no es mas que un eufemismo para, con la excusa de salvar al planeta, llevarnos como mansas ovejillas hacia la pobreza que se nos viene encima. La lucha contra el Cambio Climático (Cambios Climáticos ha habido muchos al igual que epidemias y el ser humano no es responsable de ello), es la fórmula que han encontrado las élites occidentales para mantener su estatus cuando vengan mal dadas. Cuando Asía se convierta en la nueva potencia económica mundial y la tarta se reparta de manera muy diferente a como se ha venido repartiendo hasta ahora.

Puntuación 0
#1