Opinión

Una teoría sobre el posible origen de la próxima gran crisis

Quizá las criptodivisas abandonen la selva actual y puedan ser utilizadas en el futuro como un activo refugio, como el oro o el franco suizo

Quienes me conocen saben que no hay nada que me guste menos que utilizar el miedo como fórmula para captar clientes. No me parece bien hablar constantemente de crisis y burbujas para asustar a la gente y que busque tu protección como asesor, gestor o influencer.

De hecho, hace años que descarto que vaya a producirse una de esas "crisis" etéreas de las que tanto hablan los agoreros profesionales, o que haya una "burbuja" en las bolsas. Y de haberla creo que sería en los bonos.

Pero no utilizar el miedo como herramienta comercial no significa que olvidemos que las crisis son parte integrante de la economía y los mercados. Es importante vigilar dónde se pueden estar gestando. Pero no de una forma etérea, sino de una forma muy concreta y precisa.

A tal efecto creo que hay que fijarse en cómo la emisión de deuda y papel moneda se ha convertido en el bálsamo de fierabrás de todos los problemas. La última reunión del G-7 se resume en pocas palabras: más gasto, más deuda. En cuanto a la factura del confinamiento, se pagará con deuda pública y emisión de billetes. Y respecto a la solución a los problemas medioambientales, misma receta. No les quepa duda: si surgiera cualquier otro problema, la solución será emitir deuda y/o papel moneda.

Probablemente las únicas soluciones posibles a todos estos problemas hayan sido y serán emitir deuda. No soy quién para juzgar esas decisiones. Mi cometido se limita a pensar fríamente en las consecuencias. Y asesorar a nuestros clientes sobre la forma de hacer frente a esas consecuencias.

Porque en economía todas las acciones tienen consecuencias. Y a más grandes las acciones, mayores las consecuencias. Dado que jamás en la historia se ha emitido tanto papel moneda ni tanta deuda es lógico pensar que podrá tener consecuencias, al menos en el largo plazo. Sé que no es políticamente correcto decirlo, pero quienes tenemos como profesión cuidar el patrimonio de nuestros clientes tenemos la obligación de ser más realistas que políticamente correctos.

Las consecuencias de los excesos mencionados pueden ser de varios tipos. La primera, la inflación, está todavía por ver si se produce, ya que vivimos en una economía globalizada dispuesta a atender cualquier tipo de demanda de bienes y servicios. Con la ventaja de estar en plena revolución digital, que tiende a mejorar la productividad y la competencia, lo cual es desinflacionista.

En cualquier caso la inflación no es un problema para el inversor, pues lo único que tiene que hacer es saber qué activos, sectores y países se benefician de un entorno inflacionista.

Ante el exceso de deuda, hay una defensa clara: evitar los fondos de renta fija de medio y largo plazo. Y si la depreciación de los bonos se acelera, hoy en día es muy fácil invertir en productos que se benefician de la caída del precio de los bonos.

Lo que realmente produce respeto es que llegáramos a uno de esos momentos en los que el mercado pierde la confianza en el papel moneda y/o en la solvencia de los emisores de deuda. Lo segundo lo vivimos en la crisis del euro y lo hemos visto en multitud de ocasiones en economías emergentes, así que sabemos qué activos nos protegen de esas situaciones. Por el contrario, una pérdida de confianza en los bancos centrales -y por lo tanto en el valor del papel moneda que emiten- no es algo habitual y está por ver cuáles serían las mejores coberturas.

La buena noticia es que, además de los remedios clásicos ante una crisis de ese tipo -como por ejemplo el oro-, ahora tendríamos la posibilidad de que alguna criptomoneda acabe consolidándose como reserva de valor comúnmente aceptada y que cotice en mercados organizados, regulados y supervisados.

Como verán no he dicho bajo el control de los bancos centrales. El punto óptimo estaría en que el mercado de esta "cripto" no fuera el salvaje oeste en el que viven actualmente y que exista un control de volatilidad y protección del inversor. Pero que siga fuera del control de los bancos centrales.

Una divisa o reserva de valor con esas características e independiente de los bancos centrales podría llegar a ser una de las posibles coberturas ante una pérdida masiva de confianza en el papel moneda. No creo que eso vaya a ocurrir ni a corto ni a medio plazo, así que a lo mejor da tiempo a que el Bitcoin u otra "cripto" que tome su lugar en el futuro abandonen la ley de la selva y puedan ser utilizadas como se utiliza actualmente el oro o el franco suizo a la hora de buscar refugio.

comentarios9WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 9

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Usuario validado en elEconomista.es
tressiete
A Favor
En Contra

Resumiendo, puede pasar cualquier cosa. Me he aclarado mucho.

Puntuación 35
#1
Luis
A Favor
En Contra

Todavía no hemos salido de ésta y ya hay agoreros hablando de la siguiente.

Puntuación 11
#2
navegante,los herederos en Madrid, Murcia, y la comunidad de Andalucía heredan los bienes de los fallecidos
A Favor
En Contra

No debemos olvidar que la ruina de unos es el bienestar de otros, y las crisis no vienen por casualidad, son programadas como bombas de relogería.

Puntuación 19
#3
Usuario validado en Facebook
Miguel Bulgákov
A Favor
En Contra

Las noticias sobre preocupación por la siguiente crisis son buena señal, porque eso es "bullish". En los mercados bajistas se suele entrar cuando hay demasiada euforia, cuando las expectativas superan a la realidad (puntocom, ladrillo...). El que haya preocupación significa que no se da el caso. Sir John Templeton lo dijo: "Los mercados alcistas nacen en el pesimismo, crecen en el escepticismo, maduran en el optimismo y mueren en la euforia". Euforia hay -o había- de forma localizada en las criptomonedas y en una sobreoferta de nuevas acciones de baja calidad (aumento de las IPOs y SPACs), pero no es un sentimiento general en el mercado. Ciertamente, este ciclo alcista ya dura desde 2009 -el COVID ha sido una interrupción, una megacorrección inducida a la economía- y seguramente llegaremos a un mercado bajista en algún momento. Sin embargo, la última parte de un mercado alcista suele ser muy rentable (sólo la primera parte le gana). En esta última parte del mercado alcista la amplitud de mercado se reduce: menos empresas son las que concentran el beneficio, empresas "growth", no las "value" como algunos creen (tienen momentos en que adelantan a las "growth" pero de forma temporal).

Puntuación 18
#4
Langosta con tomate
A Favor
En Contra

¿Que las criptos van a ser en el futuro un refugio ? Muaja....

Puntuación 5
#5
Satoshi_Follower
A Favor
En Contra

Pues en mi opinión si que ha aclarado, además algo muy importante:

si no tienes Bitcoin estas vendido a la impresión ilimitada de billetes del monopoly

y eso ha pasado una y otra vez en la historia y siempre ha acabado igual: HIPERINFLACCIÓN

Puntuación -5
#6
Administración pública el origen de las crisis
A Favor
En Contra

La próxima gran crisis la está originando a administración pública, con sus intervenciones, burocracias, reglamentismos e impuestos.

Puntuación 17
#7
DSS
A Favor
En Contra

Es simple , la inflación sube entonces las tasas de interés en el mercado también ( la FED y el BCE van detrás de las tasas del mercado y no delante)

1- BC sube tipos creando una crisis financiera = colapso deflacionario

2- BC no sube tipos convirtiéndola en alta inflación = colapso hiperinflacionario

Si veis o escucháis a Ray Dalio el lo explica fácilmente, todo es cíclico y el ciclo de las tasas bajas acabó, aparte analiza la desigualdad actual y el sobre endeudamiento llegan justamente antes del colapso monetario.

Aparte se junta que USA esta de capa caída y China está llegando a su punto álgido.

Aparte analiza lo que dice el Foro de Davos sobre el Nuevo Sistema.

Puntuación 6
#8
Usuario validado en Google+
KIKO GOMEZ ORTIZ
A Favor
En Contra

Os lo voy a decir yo, que llevo unas cuantas.

El motivo de la proxima gran crisis es; no hay otro, el final de la actual. Mientras las crisis, como las guerras, encumbren a unos pocos y masacren a millones y millones de otros...se sucederán indefinidamente. Unos años de tranquilidad para acallar rumores y vuelta a lo mismo con cada vez más descomunales ventajas y beneficios para los de siempre y todo lo contrario también para los de siempre ( que no son los mismos).

Y...ojito con las pandemias, que hasta ahora se escondían, pero ahora ya han probado la sangre como los vampiros.

Donde los únicos valores que importan son los miles y miles de millones en beneficios, ¿ qué importan unos cientos de millones de víctimas? Los que entran por los que salen.

Puntuación 11
#9