Opinión

Un grave obstáculo para la contratación

Yolanda Díaz, vicepresidenta tercera del Gobierno

La reforma con la que Trabajo busca la eliminación de facto de la contratación temporal llega al extremo de someter este vínculo laboral a una inaudita judicialización.

No en vano los magistrados tendrán potestad para decidir si el recurso a este tipo de contrato está justificado. Las empresas no sólo se arriesgan así a que el despido de un trabajador temporal sea declarado nulo; además, afrontan la expectativa de un largo proceso durante el cual deberán seguir pagando al trabajador. La temporalidad es, sin duda alta en España, pero es un mecanismo necesario en una economía muy orientada a los servicios y cuyo mercado laboral aún es rígido comparado con los estándares europeos. Prohibirla por decreto sólo imposibilitará la contratación en el momento en que es más necesaria.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.