Opinión

Cómo será el verano para el turismo

Un verano clave para el turismo

La Ministra de Turismo ha declarado que recibiremos este año unos cuarenta millones de visitas de turistas extranjeros, algo menos de la mitad que en el año de referencia el 2019. Las compañías aéreas han planificado así sus vuelos, al igual que los hoteles y otros alojamientos que empiezan a abrir ordenadamente. Creo que esa no es la manera correcta de hacer los cálculos. Lo importante no es el número de turistas sino el gasto de los turistas tanto nacionales como extranjeros. 

Los primeros meses del año han sido peores que lo previsto por lo que el sector necesita un buen y largo verano. Todo depende del comportamiento de nuestros grandes mercados emisores. El más importante es el nacional con un 45% en el número de turistas que se desplazan de un lugar a otro de nuestra geografía y algo más de un tercio en el gasto.

Al reducirse los viajes al extranjero lo previsible es que los beneficiados sean los propios destinos españoles. Esperemos a la suspensión del estado de alarma y a la posible libre circulación entre comunidades autónomas, que dependerá del ritmo de vacunación y del nivel de contagiados, aunque ya podemos prever que el gasto superará el 50% del realizado en el 2019.

El mercado británico está deseoso de salir este verano. Las compañías aéreas y los turoperadores creen que podrán hacerlo debido al buen ritmo de vacunación. A partir del 17 de mayo el Gobierno pondrá en marcha un sistema de semáforo por el cual los destinos que tengan luz verde podrán evitar cuarentenas al regreso, mientras que los que estén en ámbar y en rojo tendrán restricciones adecuadas a cada situación. De momento Baleares y Canarias están en verde.

Más compleja es la situación en Alemania, con un alto nivel de infectados, un ritmo de vacunación mucho más lento y cierta inestabilidad política con elecciones el 26 de septiembre . Tanto la canciller Merkel como el Ministro de Sanidad Jens Spahn se muestran contrarios a los viajes al extranjero pero los turistas que han regresado de Baleares aseguran que se encuentran allí mucho más seguros que en su país. La Semana Santa en Mallorca ha sido un éxito en comparación con el fallido intento de junio del año pasado. Va a ser difícil llegar a la mitad de las cifras del 19 pero el gasto por persona será superior al aumentar la duración de la estancia.

Francia e Italia son mercados con una fuerte tendencia a pasar las vacaciones en su propio país. Ambos siguen con limitaciones de movilidad, pero es difícil que un buen numero de franceses renuncien a unos días en la Costa Brava o de italianos a las aguas transparentes de Formentera, por simplificar. Están acostumbrados a decidir a ultima hora y así lo harán este año.

El resto de los mercados europeos-de los no europeos y de los cruceros hay que olvidarse- realizan aportaciones menores pero importantes. En general las reservas para el verano están en línea con las previsiones.

Del total de cerca de 84 millones de viajes turísticos de extranjeros a España unos 70 correspondieron a los europeos, realizados por algo más de cincuenta millones de personas, muchos de los cuales realizaron más de un viaje a lo largo del año. Como lo previsible es que durante lo que falta del 2021 se efectúen menos viajes pero con estancias de mayor duración es muy difícil llegar a esos cuarenta millones anunciados.

Sin embargo, la aportación del turismo al PIB crecerá notablemente. En 2019 represento un 12,4 %, pero se desplomó hasta aproximadamente un 5% durante el pasado año.

Los pasaportes de vacunación europeos tendrán poca incidencia para nuestro sector

Lo previsible es que el gasto turístico total en España llegue a entre el 7 y 8% del PIB para el conjunto del año, con un crecimiento tanto relativo como absoluto muy superior al del conjunto de la economía. La tendencia se aceleraría en el 22. Los datos negativos se centran en las dificultades de los cruceros para operar este verano, la no recuperación de los viajes de negocios, que frecuentemente realizan más de un viaje al año, el aumento del coste del petróleo, el escaso numero de llegadas de larga distancia, y las dificultades económicas de muchas familias. En el lado positivo figuran el incremento del ahorro, la demanda contenida, y el alargamiento de la temporada.

Los pasaportes de vacunación, ahora llamados certificados verdes tendrán poca incidencia en el numero de llegadas pues en España ya se admiten los certificados emitidos en los países europeos. Durante el tercer trimestre el PIB turístico será la mitad que en igual periodo del 19-según Exceltur-y durante el resto del año se compensara la fuerte caída de comienzos de año. Este año no llegaremos a los cuarenta millones de turistas pero el gasto total será de mas de la mitad que el del 19.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin