Opinión

Confusión de confusiones: 400 años de Bolsa

Causa sorpresa que hace 400 años que se inventaran los conceptos de toros y osos para definir a los inversores

España nunca ha sido un país pionero en cuestiones de Bolsa. Cuando en 1831 se inauguró la primera —en lo que hoy es la plaza Jacinto Benavente de Madrid—ya llevaban más de 200 años operando en algunos países de Europa.

Por eso sorprende que el primer tratado sobre Bolsa de la historia se escribiera en español. Se tituló "Confusión de confusiones" y lo publicó, en 1688, José de la Vega, un judío de origen portugués nacido, probablemente, en Córdoba. Su familia había llegado desde España a Ámsterdam unas décadas antes, huyendo de la Inquisición. En la Holanda del siglo XVII los judíos podían practicar su religión, pero muchas profesiones les fueron vetadas. Entre las pocas que no lo estaban se encontraba una recién creada: la inversión en bolsa. 

En Holanda se había desarrollado la bolsa enseguida

En ese momento la bolsa existía desde hacía apenas unas décadas. Poco antes, los holandeses habían inventado un instrumento financiero revolucionario: la "acción", una pequeña porción de una empresa que cualquiera puede comprar y vender y que se intercambiaba en un mercado público, la "bolsa". 

De la Vega describe el funcionamiento de ese mercado recién creado. Su lectura, cuatro siglos después, sorprende. Primero por lo sofisticado de los mecanismos financieros que emergieron con tanta rapidez y aún hoy se usan, como las opciones, los futuros o las ventas en corto.

La clave del libro: seguimos comportándonos igual que hace 4 siglos

Pero, sobre todo, sorprende por lo poco que ha cambiado la psicología de los inversores. De la Vega describe:

El ego de los gestores estrella: "están convencidos de que captarán las mejores posibilidades, porque son virtuosos y veteranos en el oficio y porque nadie podrá practicar mejores habilidades que ellos mismos"

Las compras impulsivas de acciones cuando ya han subido los precios: "el deseo de comprar acciones aumenta, y esto intensifica el temor de que tal vez suban más (porque en este aspecto todos somos parecidos: cuando las cotizaciones suben pensamos que vuelan, y cuando vuelan presumimos que huyen de nosotros)"

El papel de las expectativas, mucho más relevantes que la realidad: "si llega a saberse que una situación es menos mala de lo que se temía los precios suben a pesar del deterioro de la situación" o "la expectativa de un acontecimiento crea una impresión más profunda sobre el intercambio que el propio cambio", lo que hoy se conoce como "comprar con el rumor, vender con la noticia": "Cuando las expectativas (de beneficio) se convierten en realidad, las acciones a menudo caen, porque entretanto han cesado la alegría y el júbilo". 

El secreto para triunfar en bolsa es sencillo, pero llevarlo a cabo sigue siendo difícil

En aquella Ámsterdam del XVII se crea el concepto de "toros" y "osos": analistas e inversores ultra optimistas y recalcitrantemente pesimistas. De la Vega aconseja apartarse de ambos. De los "toros" porque parecen ver todo a través de "un espejo mágico que hace aparecer a las damas mucho más bellas de lo que son en realidad. Les encanta todo, lo elogian todo, lo exageran todo". De los "osos" porque viven "dominados por el miedo, la inquietud y el nerviosismo. Los conejos se convierten en elefantes y las peleas de taberna en rebeliones". En resumen, describe a los inversores como un desastre psicológico que un personaje resume así: "esta gente de la Bolsa es bastante tonta, totalmente inestable, loca, orgullosa e insensata".

Pero la fórmula para ganar dinero en bolsa apenas ha cambiado

Sorprende, por último, lo poco que han cambiado la receta del éxito en bolsa. Primero, fe en el progreso económico que se traduce en inversión a largo plazo: invertir "siempre al alza por naturaleza, y sólo a la baja por accidente porque la experiencia ha enseñado que ordinariamente vencen los que compran y pierden los que venden". Entonces, como hoy, el éxito requiere sangre fría y calma: "Quien desee ganar en este juego debe tener paciencia […], puesto que los precios son muy inconstantes y los rumores muy poco fundados en la verdad. Aquel que sepa aguantar los golpes sin aterrorizarse por la desgracia será como el león que responde a los truenos con rugidos, y no como la cierva que, aturdida por los truenos, trata de huir".

Sorprende lo poco que ha cambiado la psicología de los inversores en cuatro siglos

El secreto de la bolsa era sencillo hace cuatrocientos años, tanto como lo es hoy. Pero llevarlo a cabo sigue siendo enormemente difícil, porque hoy, como en el siglo XVII, la razón y el corazón empujan en direcciones opuestas, sumiendo al inversor en bolsa, en palabras de De la Vega, en "un laberinto de laberintos, un horror de horrores, una confusión de confusiones".

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.