Opinión

La okupación castiga la inversión en alquiler

La okupación pone en riesgo el auge del mercado del alquiler

Póngase en situación. Sin previo aviso, el inquilino deja de pagar el alquiler durante meses. La primera medida, como es lógico, es preocuparse por la situación que motiva los retrasos. Buscar una alternativa que permita solucionar el problema. Pero la insistencia en los impagos obliga a iniciar un proceso judicial para recuperar la vivienda. Entre que se produce el impago y se acude a la Justicia pueden pasar de 2 a 3 meses. Y la sentencia, después de sortear diferentes estrategias procesales para dilatar la resolución, todas ellas bien conocidas por los okupas y sus asesores, puede tardar en llegar perfectamente alrededor de un año más. Mientras tanto, el okupa sigue utilizando la vivienda, gratuitamente.

Tras conseguir la sentencia favorable, sin perjuicio del posible recurso de apelación en segunda instancia, viene el trámite del lanzamiento o lo que es lo mismo recuperar la posesión de la vivienda, pero entonces aparece la pandemia, con la paralización del sistema judicial y la ya de por sí saturada administración de justicia se colapsa y todo el proceso se ralentiza un poco más. En resumen, un año y medio después de obtener una sentencia dictando la resolución del contrato y el desahucio del inquilino, aún no se ha conseguido recuperar la vivienda y el okupa lleva ya más de dos años viviendo a costa del propietario.

Esta historia es real y con mínimos cambios, es una historia lamentablemente habitual, que se repite a diario a lo largo de toda la geografía española, y que padecen muchas familias.

Los fondos huyen de la incertidumbre legal y del sistema que beneficia al infractor

Partimos de la idea de que, efectivamente, hay muchas personas en una situación económica complicada y que tienen derecho a una vivienda, pero la obligación de asistencia social corresponde al Estado y, en ningún caso, a los propietarios privados. Y se da la situación paradójica de que, muchos de los propietarios de viviendas en alquiler okupadas, pagan también los impuestos para la asistencia social de esos mismos okupas. Porque hay que recordar que, en su inmensa mayoría, los propietarios de inmuebles en alquiler en España son particulares que, con esfuerzo y ahorrando parte de su vida profesional adquieren una vivienda, buscando conseguir unos ingresos extra para la familia, y no grandes fondos de inversión o grandes inmobiliarias, como a veces se aduce para justificar un cierto tipo de ocupación okupación reivindicativa.

Si una familia se declara en situación de necesidad, es el Estado el que (por ley) debe garantizar el acceso a una vivienda y a las ayudas que sean necesarias, pero en ningún caso, trasladar ese mandato constitucional al dueño de la vivienda al que, al menos, debería pagar el Estado el alquiler impagado como responsable subsidiario de la situación de necesidad en que se encuentra esta familia.

El derecho a la vivienda es una obligación del Estado no de los propietarios

El 95% del parque de viviendas en alquiler en España está en manos de pequeños ahorradores, según el informe Claves del Mercado Residencial en España 2020 de CBRE. Sin embargo, los últimos estudios también demuestran que cada vez hay un mayor interés por parte de fondos e inversores extranjeros en participar en el mercado mediante la construcción de urbanizaciones enteramente destinadas al alquiler. Se trata de un mercado muy desarrollado en otros países y que podría conseguir elevar la oferta de este tipo de viviendas en España y, por tanto, también conseguir un cierto equilibrio en los precios que facilite el acceso a un mayor número de población.

Sin embargo, la incertidumbre legal y el sistema desmesuradamente garantista para el infractor, es el peor enemigo de cualquier apuesta inversora que necesita, ante todo, un escenario reconocido y reconocible para todos. En este sentido, si a las dificultades legales que debe sortear un propietario para recuperar su casa de unos okupas le añadimos además la amenaza de una legislación que pretende actuar sobre los precios del alquiler, no sería de extrañar que esos actores interesados en nuestro mercado inmobiliario, busquen destinos más estables, con los consiguientes perjuicios para nuestra economía. Y no está el país para permitirse prescindir de inversiones e inversores de los que, al final, nos beneficiamos todos.

comentariosforum5WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 5

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Adri
A Favor
En Contra

Y lo peor es como lo hacen... a la chita callando... cuando hay interés en otras noticias y foco en el covid... primero sacan la ley... luego un "pequeño ajuste"... y ya estamos como en Venezuela... el próximo paso, que los cercanos al socio de gobierno puedan expropiar y quedarse con el patrimonio de "los ricos"... es decir, cualquier españolito de bien que se ha dedicado a trabajar y pagar impuestos para tener un piso o dos en alquiler. Ellos nunca tienen nada a su nombre... viven como reyes pero oye, son progresistas... y eso les ampara ante todo aquel que les lleve la contraria, es decir, los fascistas y extrema derecha... que llaman al resto de opiniones... mientras tenemos dirigiendo el país a la extrema izquierda

Tienen comprados a los medios, la sexta junto a ZP es lo que más daño ha hecho a este país en toda su historia; y se ven con la autoridad moral para mantener al resto de partidos políticos totalmente acomplejados y sin liderazgo alguno... Si a eso le sumas el dispendio que están haciendo, cada día con mayor gasto y deuda, + el covid y la crisis mundial = cada vez más probres en España => más paguitas y leyes que les mantengan contentos y sedados al pueblo llano => más votos para la extrema izquierda => huida de inversores y atrapados el resto de clase media trabajadora.... = España en la ruina, sin natalidad y sin futuro. La gente no lo ve porque ahora está Europa, pero el día que eso se acabe... que puede ocurrir... veremos

Puntuación 13
#1
Carlos
A Favor
En Contra

Mi consejo a todos, grandes y pequeños, mientras los Comunistas estén en el poder ni un euro en vivienda , hoy es la peor inversión del mundo, ni para vivir tu mismo, vas a comprar el pan y te quitan el piso y duermes debajo de un puente o te haces OKUPA , total una ruina.

Puntuación 9
#2
Aston Martin
A Favor
En Contra

Esta claro que antes de alquilar debes investigar exhaustivamente a tu inquilino. No se porque se extrañan de que no se alquilen a inmigrantes o a posibles inquilinos en los que hay dudas de su solvencia. Los propietarios no profesionales deben actuar como los bancos cuando van a dar un crédito, se ahorrarán sorpresas.

Puntuación 10
#3
Dick Turpin
A Favor
En Contra

El ministro de consumo no reacciona ante la subida del precio de la energía eléctrica, pero permite a las okupaciones no violentas perdurar en el tiempo. De verdad es este un país serio?

Puntuación 4
#4
Len
A Favor
En Contra

Los comunistas solo respetan una propiedad privada: la suya.

Puntuación 0
#5