Opinión

Un campo de juego nivelado con la UE

Los británicos exigen las mismas reglas de juego para competir ahora con las empresas de la UE

Otros 6.000 millones para Air France-KLM. Un paquete de rescate para el mayor prestamista italiano Monte Dei Paschi. Ronda tras ronda de dinero del gobierno en dirección a las empresas alemanas que van desde ThyssenKrupp a TUI y Lufthansa, y un fondo de 10.000 millones para ayudar a las empresas españolas. En toda Europa, los gobiernos están aumentando las ayudas estatales tanto para apoyar a las empresas en problemas como para construir nuevas industrias.

Pero espera. Todas esas empresas podrán usar financiación barata para reducir los precios de sus rivales en el Reino Unido y en otros lugares. La UE se ha quejado precisamente del "campo de juego injusto", pero son las principales naciones europeas las que han empezado a arreglar el juego a su favor. En realidad, en los próximos años las empresas británicas se enfrentarán a una competencia brutalmente desleal. Desde las acciones judiciales, pasando por la movilización de una respuesta global, hasta los aranceles de represalia, nuestro gobierno necesita encontrar la manera de luchar contra eso - o simplemente ver como algunas de nuestras industrias clave son socavadas por los rivales del otro lado del Canal.

Las firmas británicas se enfrentan a una competencia brutalmente desleal

Apenas pasa un día sin que un gobierno europeo u otro saque de apuros a una industria importante. En la última semana, Air France-KLM, la mayor aerolínea del continente, recibió cerca de otros 6.000 millones de financiación de los gobiernos holandés y francés, además de los 10.400 millones que recibió a principios de año. Se informa que Italia está trabajando en un plan de reducción de impuestos para su banco más grande, Monte dei Paschi, que equivale a una nueva ronda de subsidios, así como en la recapitalización de Alitalia, mientras que su fondo soberano de propiedad estatal Cassa Depositi e Prestiti ha estado acumulando participaciones en empresas desde el operador bursátil Euronext hasta la empresa de pagos Nexi. Berlín ha estado tan ocupado como sus rivales de Roma y París. En los últimos meses, ha invertido 9.000 millones en el rescate de su aerolínea Lufthansa, protegiéndola de las adquisiciones extranjeras, otros 1.200 millones de euros en el operador de viajes TUI, además de los 3.000 millones que recibió a principios de año, y el fabricante de acero Thyssenkrupp está en conversaciones sobre un paquete de rescate de 5.000 millones. Mientras tanto, el gobierno español ha creado un fondo de 10.000 millones para tomar participaciones estratégicas en empresas afectadas por la pandemia, siendo Air Europa, la aerolínea de bajo coste, la primera beneficiaria. Además, el nuevo Fondo para la Recuperación del Coronavirus de la UE, dotado con 750.000 millones, se destinará en gran parte a subvencionar la creación de nuevas industrias, especialmente en áreas como la tecnología verde. Si tienes una empresa que quiere recaudar unos cientos de millones en efectivo barato, y no te importa que te fotografíen con un presidente, un canciller o un primer ministro, nunca ha habido un momento mejor. Salve unos cuantos puestos de trabajo, y mejor aún acuñe un eslogan sobre la reducción de las emisiones de carbono, y el dinero es suyo.

Sin embargo, eso es un problema para el Reino Unido. No tiene sentido pretender que los subsidios masivos para los rivales basados en nuestros competidores más cercanos no impacten en nuestras industrias o mercados. Será difícil para nuestras aerolíneas y aeropuertos competir contra rivales franceses, alemanes y ahora españoles. Charles De Gaulle ya se ha adelantado a Heathrow como el aeropuerto más ocupado de Europa, mientras que, para tomar sólo un ejemplo, la cantidad de ayuda estatal que Air France-KLM ha recibido sólo este año es más del doble del valor total de mercado de IAG, la empresa matriz de British Airways e Iberia. ¿Cómo es posible que esa competencia sea justa? Del mismo modo, ¿cómo se supone que las empresas de viajes británicas no sólo sobrevivirán al aplastante impacto de la pandemia, sino también a la competencia de TUI llena de dinero del Estado? Euronext tiene dinero barato para competir con la Bolsa de Valores de Londres, y Monte dei Paschi podría usar su fortalecido balance para dejar de lado a los prestamistas y administradores de activos británicos. El Primer Ministro puede estar interesado en construir proveedores de energía verde en este país, pero será muy difícil si simplemente se ven socavados por los rivales franceses y alemanes que vierten equipos y energía barata en nuestro mercado. La lista sigue y sigue. En las negociaciones sobre un posible acuerdo comercial con la Unión Europea, Bruselas está decidida a insistir en la "igualdad de condiciones" entre nuestras industrias y las suyas. Pero -sorpresa, sorpresa- no parece en absoluto preocupada cuando ese campo de juego se inclina fuertemente a favor de sus propias industrias, ni tampoco parece ansiosa por incorporar algún mecanismo para impedir que las empresas europeas compitan injustamente con las británicas.

La UE pone multas a Amazon pero hace la vista gorda con las infracciones de las firmas europeas

No tiene sentido esperar que la UE intervenga. Su hiperactivo comisionado de competencia está obsesionado con la imposición de grandes multas a Amazon y Apple, pero hace la vista gorda a las flagrantes infracciones de las normas por parte de empresas francesas, alemanas e italianas. Es cierto que algunas empresas privadas están tomando medidas; Ryanair, en su haber, ya se ha quejado del rescate español de Air Europa y puede ir a los tribunales. Pero el Reino Unido tiene que dar un paso adelante y proteger a las empresas, y tiene que empezar a hacerlo ahora.

¿Cómo? En primer lugar, se podrían tomar medidas judiciales bajo las normas de la OMC. Eso sería difícil, y los abogados podrían debatir durante mucho tiempo si las sanciones serían ejecutables. Pero al menos dramatizaría el asunto. Luego, y de forma más agresiva, se podrían imponer aranceles de represalia. Eso estaría bien según la OMC, y si se pudiera movilizar a otros países también sería eficaz (por ejemplo, ¿no debería Air France-KLM enfrentarse a gravámenes en todo el mundo sobre las franjas horarias de aterrizaje para compensar toda esa ayuda estatal?) Por último, se podría ayudar a nuestras propias compañías, con una financiación barata para igualar la ofrecida a sus rivales. En realidad, las compañías británicas se enfrentan a una ola de competencia desleal en toda Europa, y nuestro gobierno debe empezar a hacer frente a esto antes de que sea demasiado tarde.

comentarios2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Usuario validado en Google+
Nacho Nav
A Favor
En Contra

UK va salir ganando gracias a la competencia desleal de las empresas subvencionadas en Francia y Alemania.

Si estas empresas son capaces de ofrecer sus servicios en UK a precios más bajos gracias a las subvenciones públicas de los gobiernos francés y alemán, en el fondo es un coste que soporta el contribuyente francés y alemán, y que beneficia al consumidor británico.

El autor del artículo confunde el interés global de un país, con el interés de ciertas grandes empresas en particular. Son cosas distintas que a menudo la gente confunde.

A British Airways le podrá ir muy mal los próximos años por culpa de la competencia desleal de Air France y Lufthansa, pero en cambio, la inmensa mayoría de ciudadanos británicos cuyo trabajo no tiene nada que ver con la aviación ni con British Airways, se podrán aprovechar de precios mas bajos subvencionados por contribuyentes franceses y alemanes.

Puntuación 2
#1
Usuario validado en Google+
Nacho Nav
A Favor
En Contra

En cualquier caso, la realidad es que este tipo de subvenciones a grandes empresas no se suele utilizar en bajar los precios, sino en cubrir los gastos de sus enormes ineficiencias. Y por tanto yo creo que no harán demasiado daño a sus competidores en UK.

Suelen ser empresas de antiguos monopolios públicos, muy pegagadas siempre al poder político, que no saben competir ni crear mercados, y que basan su éxito en negociar en los despachos de los políticos subvenciones, ayudas fiscales y regulatorias que les protejan de la competencia.

En el fondo es pura corrupción camuflada en que son empresas "estratégicas" y "too big to fall". Y lo más curioso es que los ciudadanos de cada país aplauden con las orejas los privilegios que se conceden a estas empresas cuando son ellos los primeros perjudicados por la falta de competencia y ahora encima con los subsidios públicos que deberán pagar los contribuyentes.

Puntuación 2
#2