Opinión

Automatización: el camino para la consolidación bancaria

La automatización debe acompañar al sector financiero en el proceso de concentración

La banca está viviendo un momento complicado: las entidades se enfrentan a la baja rentabilidad y a la crisis económica provocada por la COVID-19, que probablemente hará aumentar la morosidad. Según los distintos indicadores, la solvencia puede empeorar, por lo que la concentración se muestra como la mejor solución para ganar en eficiencia y rentabilidad. En este panorama, el camino de fusión que han emprendido CaixaBank y Bankia es el proceso de concentración más importante en el sector bancario en las últimas décadas y ha dado el pistoletazo de salida para otras posibles fusiones.

La cuestión es qué sucede una vez que se aprueba una fusión entre entidades financieras de estas dimensiones. El proceso de unificar dos organizaciones de gran tamaño es enormemente complejo, sobre todo si se persigue incrementar la eficiencia y el ahorro de costes en el plazo de tiempo más corto posible.

Las fusiones o adquisiciones tienen sentido si se alcanza una mayor eficiencia en los procesos de negocio de las entidades, aprovechando las sinergias y reduciendo los gastos. Y es en la automatización donde encontramos las capacidades necesarias para afrontar las unificaciones con éxito. Cuando hablo de automatización, me refiero a automatización robótica de procesos, a través de empleados digitales que permiten gestionar los procesos de negocio sin necesidad de cambiar las tecnologías, ya que se adaptan a las herramientas existentes. El software puede automatizar cualquier proceso de extremo a extremo, emulando a un profesional humano en tareas manuales repetitivas, pero también puede tomar decisiones basándose en reglas de negocio, integrándose para ello con los programas existentes en la compañía.

¿De qué forma concreta pueden ayudar los empleados digitales al sector bancario en los procesos de concentración? En primer lugar, disminuyendo los costes. La automatización reduce muchas de las tareas repetitivas que se hacen a mano. En algunos casos hemos visto reducciones de un 90% en los costes del proceso de integración de datos para la verificación de la identidad de los clientes de un banco. En segundo lugar, aportando información estratégica a la entidad para mejorar el servicio al cliente con rapidez. Estas capacidades no son teóricas, sino que están contrastadas en casos reales. El Banco Santander, por citar un ejemplo, fue capaz de procesar y depositar préstamos en menos de 3 minutos durante las semanas de confinamiento debidas a la COVID con un ahorro de más de 57.000 horas y cero errores. Podemos incrementar la flexibilidad, al adaptarse el banco a la demanda de forma inmediata. BBVA aplica desde hace años esta tecnología para agilizar las transacciones y operaciones bancarias, con casos de éxito publicados en diversas geografías.

Otra de las capacidades de la automatización es que reduce los errores: la herramienta permite una trazabilidad que hace que los procesos sean controlados totalmente y los errores tiendan al 0%. Además, los trabajadores digitales dejan registros que son fácilmente comparables, lo que permite obtener información de valor. El resultado: las entidades pueden conocer y controlar los costes de forma inmediata, fiable y barata. Son cientos de nuevos factores que permiten predecir el negocio e incrementar la rentabilidad.

Es el momento de incorporar la automatización para impulsar la concentración bancaria. La baja barrera de entrada hace de la apuesta por esta tecnología el paso más lógico para acompañar a las entidades bancarias en el camino de la consolidación. Los procesos de implantación y control de la automatización son rápidos y sencillos. Los procesos que con otros enfoques implicarían desarrollos de meses o incluso años, con automatización podemos hablar de pocas semanas. Este es el caso de otro gran banco español, que ha conseguido reestructurar su proceso de admisión de créditos ICO ante los cambios que ha requerido la pandemia del COVID en apenas días.

Contar con un socio tecnológico con la capacidad de automatizar todos los procesos de negocio y con experiencia contrastada en el sector financiero es clave para impulsar los cambios necesarios hacia un sistema bancario más fuerte, eficiente y sostenible.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin