Opinión

Piedras sobre el propio tejado

Castigar al automóvil con más impuestos es tirarse piedras a nuestro propio tejado económico

Dentro de la baja industrialización que sufre España, la industria automovilística es una rara excepción y sin embargo el Estado y también los ayuntamientos machacan a los coches con impuestos y multas.

Carlos Cancela nos informa ahora que la Dirección General de Tráfico sacó en 2017 por tasas, multas y sanciones, 1.003.144.380 euros, lo que, unido al excedente de tesorería acumulado de años anteriores, posibilitó realizar una transferencia complementaria de 350 millones de euros al Ministerio de Hacienda. Pero la DGT se olvidó de mejorar la seguridad viaria y como consecuencia de ese olvido no se están reduciendo los índices de siniestralidad. Sin embargo, en su página web la DGT dice que su misión principal es la mejora de la seguridad de circulación viaria y su consiguiente reducción de los índices de siniestralidad, pero es falso, pues se sigue produciendo un número de víctimas en accidentes de tráfico inasumible.

¿Y quiénes son las víctimas del tráfico? La mayor parte motoristas, ciclistas y peatones. En el quinquenio 2014-2018 se produjeron, en vías urbanas e interurbanas, medio millón de accidentes con víctimas, de las que casi 8.000 fueron mortales.

¿Y dónde? La mayor parte en carreteras secundarias y dentro de las ciudades.

Sin embargo, las multas millonarias que impone la DGT se producen en las autovías y autopistas, donde el número de accidentes es mucho menor, pero es allí donde están los radares y otros controles para cazar a los que corren más de lo permitido. ¿Para qué? Para cobrar, no para evitar accidentes.

Pero el ataque contra el uso de los automóviles se ha revestido últimamente de ecología, pretendiendo parar el cambio climático. Sin entrar en la discusión que pueda tener la acción del hombre sobre ese fenómeno del cambio climático, que no es nuevo y se ha dado antes y después de la existencia humana, la cosa es más compleja que las simplezas que lanza el ecologismo ideológico. Que el CO2 contamina las ciudades no lo niega nadie, pero también tiene efectos positivos sobre árboles y plantas. Además, hay que tener en cuenta que España es responsable tan solo del 0,7% del CO2 mundial. Por otro lado, el CO2 representa el 15% de los gases de efecto invernadero, por eso cualquier acción a realizar por los españoles, sea o no en cumplimiento de convenios que obligan a España por su pertenencia a la UE, será realmente insignificante a nivel mundial. Por otro lado, los principales países del mundo emisores de CO2 (EE.UU., China, Rusia e India) no tienen ningún compromiso de reducción de CO2.

Los ataques al automóvil lastran a una industria clave para nuestro futuro económico

Como ha dicho Luis del Rivero en el Congreso de los Diputados, la producción futura de energía deberá ser un mix "basado en renovables (eólica, termosolar y fotovoltaica) y sus dos muletas (la hidráulica de centrales reversibles y la nuclear), completándose con energías minoritarias como la biomasa, o de aprovechamiento de los procesos como la cogeneración, sin olvidar las centrales de ciclo combinado de gas natural".

En cualquier caso, el ataque sistemático contra los automóviles sólo lleva a deteriorar una industria que, hoy por hoy, es imprescindible para nuestra supervivencia económica. Así que menos lobos contra los automóviles y un poco más de visión a largo plazo.

comentariosforum3WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 3

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

AROUND THE WORLD
A Favor
En Contra

Tiene mas razón que un Santo Sr. Leguina.

Somos especialistas en pegarnos tiros en nuestro pie.

¿Sabemos hacer algo?. Pues ya vendrán loS politicoS de turno (aquí la ideología no tiene cabida) y pondrán palos en la ruedas.

Puntuación 5
#1
yomismo
A Favor
En Contra

Que multas ni que niño muerto, llevo recorridos unos 500.000 km en coche y solo me han puesto dos multas, por exceso de velocidad, iba a cerca de noventa en lugares limitados a 50.

Aquí no se multa nada de nada, con decirte que la primera vez que me multaron fue por ir a noventa en un lugar limitado a 50, que pasaba a diario para ir a trabajar, y que ni tan siquiera sabía que estaba limitado a esa velocidad (lleva tres años pasando por ese lugar). Es decir, se puede conducir sin tener en cuenta las señales, no veo que nadie respete en los pueblos los límites de cincuenta.

Esto no es Estados Unidos, donde al parecer te saltas un semáforo y tienes un coche patrulla pisandote los talones. Aquí conducimos como nos la gana, en carretera limitada a noventa, vas a 110 formando un atasco.

Por supuesto que todavía podría relajarse más el tema, y conducir borrachos, sin cinturon, sin casco, y sin ningun límite, como en los años ochenta y noventa, que en lugar de acabar el año con unos 1000 muertos, terminabamos con más de 6.000.

En cuanto a lo del cambio climático, no sabes ya como manipular los números para negar la evidencia, cualquier día nos dices que España solo emite el 0, seguido de un billon de ceros del CO2 de todo el Universo, y que por eso no vale la pena hacer nada. Patético.

Puntuación 1
#2
roble
A Favor
En Contra

Sigo siempre que puedo sus comentarios. Los considero razonablemente correctos siempre, como el actual. Los políticos en vez hacer politiquería podían ver las estadísticas para hacer las cosas más fácil a los ciudadanos y gastar con razonamiento y no a tontas y locas o porque me cae bien. Discutir en qué se gasta nuestro dinero, si procede o no la cantidad de los presupuestos, si procede más, menos o nada y no decir la oposición siempre sea la que sea, que se devuelvan los Presupuestos del Estado. Ud. que domina la estadística díganos algún día en qué malgastan nuestros impuestos, que hay muchos conceptos muy curiosos.

Puntuación 0
#3