Opinión

El sector de la construcción tras la COVID-19: una oportunidad para reinventarse

El confinamiento ha elevado el interés por el uso de materiales más sostenibles

Sin duda, 2020 es un año que difícilmente vamos a olvidar. Una pandemia mundial, que nos ha mantenido encerrados en casa durante meses, ha paralizado la economía de la gran mayoría de países y, lo peor y más dramático, ha terminado con la vida de muchas personas.

En nuestro caso, la crisis sanitaria paralizó nuestra actividad al 90%. Nuestra empresa está especializada en la fabricación y aplicación de revestimientos decorativos de eco cemento, una solución de naturaleza ecofriendly para proyectos de interiorismo y reformas. Con la activación del estado de alarma, todos los proyectos que teníamos en marcha quedaron paralizados e igualmente las reformas y obras programadas para los meses siguientes. Fueron semanas de gran incertidumbre, con muchas incógnitas, entre ellas la supervivencia de nuestro negocio.

Sin embargo, a pesar de estas circunstancias, el largo periodo de confinamiento se ha convertido en una oportunidad en gran medida valiosa para nuestro sector. Durante esta etapa en la que hemos pasado mucho tiempo en casa, son muchas las personas que se han planteado dar una nueva imagen a su hogar, convertirlo en un espacio más agradable y confortable en el que poder pasar largos periodos. Este anhelo generalizado se traduce en ganar espacio, priorizar las zonas abiertas y en la reconversión de algunas estancias, como las habitaciones transformadas en improvisadas oficinas. También es notable la predilección por materiales más higiénicos y más fáciles de limpiar, como los revestimientos continuos, ya sea en hogares o lugares de trabajo y ocio, como restaurantes, hoteles y áreas comerciales. La incertidumbre de no saber si vamos a tener que vivir un segundo periodo de confinamiento ha acelerado estas peticiones. Esto conlleva que las empresas del sector debemos reinventarnos, apostar por el desarrollo de materiales que contribuyan a crear espacios más limpios y seguros ante la llegada de un nuevo rebrote.

La digitalización ayudará a las empresas a sobrevivir a otra parón económico

Hemos notado también en las últimas semanas un incremento de obras y reformas en restaurantes, donde también se han aprovechado las semanas de cierre para mejorar instalaciones, cocinas y zonas comunes, y estar listos para la reapertura. Así pues, nuestro sector parece estar atravesando un pequeño respiro dentro del desierto que ha supuesto esta pandemia para la economía.

Además de paralizar la actividad, el confinamiento ha dejado en evidencia a su vez las carencias de algunos sectores. En el caso de la construcción, quedó patente que es necesaria una mayor adaptación al mundo digital. Los servicios online cobraron una gran importancia durante las semanas más duras del confinamiento. En la mayoría de los casos, fueron la única ventana al mundo; la única manera de poder consumir. Obviamente nuestra actividad requiere la presencia física en el espacio a rehabilitar. El nivel de digitalización no puede ser igual al de otros sectores. Sin embargo, existen alternativas que nos permiten estar presentes en el mundo digital. Durante el confinamiento, fuimos muchas las empresas las que tuvimos que adaptarnos rápidamente y continuar desempeñando, en la medida de lo posible, nuestro trabajo. Era la única manera de mostrar a los clientes que seguíamos activos, de mostrar nuestro trabajo e, incluso, cerrar nuevos proyectos. Así pues, en nuestro caso, decidimos crear un servicio de asesoramiento online que permitiese aconsejar a nuestros clientes a través de diferentes vías de comunicación online.

Y es que, si hay un momento para crecerse ante la adversidad, es éste. Es el momento de adaptarse a las nuevas circunstancias, aprender a trabajar de manera diferente a la que habíamos hecho hasta ahora. Invertir en potenciar los canales digitales o buscar vías paralelas de trabajo permitirá a muchas empresas resistir a un nuevo parón, que ojalá no tenga que llegar. Se avecinan meses muy complicados. Recuperarse de una crisis de tal calibre, con el miedo de que un nuevo rebrote nos obligue a parar de nuevo, no va a ser nada fácil. Además de la ayuda que venga por parte de las instituciones y de la Administración, la cooperación y solidaridad entre empresas también va a ser fundamental para salir de ésta. Debemos, entre todos, intentar que la rueda de la economía vuelva a girar y, lo más importante, que no vuelva a pararse.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin