Opinión

Rescate ya ineludible para España

A España no le queda otro remedio que ser rescatada

España cierra su tercera semana de confinamiento sin garantías de un término cercano para esta situación (se baraja extender el estado de alarma hasta el día 26) y con daños patentes en su economía.

 El parón de la actividad es casi total desde el martes y la Seguridad Social perdió 900.000 afiliados sólo en marzo, a los que hay que añadir 1,6 millones de afectados por Ertes. La situación desborda ya el alcance de las ayudas que el Gobierno desplegó. Éstas pierden eficacia por la improvisación en su diseño y las demoras en su aplicación (causa estupor que la primera línea de avales públicos aún no esté en marcha). Pero su gran limitación estriba en su escasa cuantía, en proporción a otros países de la UE. No hay margen para aumentarla dada la elevada deuda pública que nuestro país arrastra desde antes de la actual crisis. Es más, en la situación presente, ese pasivo amenaza con llegar al 130% del PIB. Son cifras inasumibles para una economía estable y España necesita un rescate europeo en toda regla. Eso quiere decir que no bastará únicamente el recurso al fondo de emergencia de la UE, el MEDE, ya que nuestro país absorbería por sí solo la mitad de los 410.000 millones de que dispone. Será necesario también tener una gran participación en los 25.000 millones que movilizará el BEI y en el fondo de lucha contra el paro que propone la Comisión.

Nuestro país no puede afrontar la actual crisis solo, pagando el precio de disparar su deuda pública al 130% del PIB

La reunión del Eurogrupo del próximo martes es vital para lograr la aprobación de todos estos mecanismos. España, además, cuenta con una oportunidad de oro en la negociación. El apoyo de Alemania abre la puerta a que nuestro país acceda a las ayudas, ya ineludibles, sin tener que someter su economía al control de una nueva troika.

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

ignacio Rodriguez
A Favor
En Contra

Me temo que el mundo nunca volverá a ser el mismo después del coronavirus, debemos prepararnos para una época diferente, al terminar esta pandemia, veremos que en todos los países las instituciones han fallado en sus misiones, el covid-19 nos muestra que no hay fronteras, los países intentan controlar la crisis en forma nacional y no en forma internacional, el cierre de fronteras, en un mundo globalizado, no puede ejecutarse por periodos largos de tiempo, el problema de salud es temporal, ya la humanidad vivo otras pandemias, pero la convulsión política y económica durara mucho mas que los trastornos de salud, la prosperidad depende de la economía, el comercio y el movimiento libre movimiento de personas a nivel mundial.

Aplanar la curva de infección, no la economía. Esto no significa levantar de la noche a la mañana todas las restricciones, tampoco ignorar la salud publica y mucho menos al virus, lo que si debemos, es equilibrar las dos (economía y salud).

El costo del cierre prolongado no solo puede alterar la clase trabajadora por perdida de su empleo, sino que de sus vidas, la pobreza quita años de vida, el aumento de la tasa de desempleo se acompaña de aumento de suicidios.

Tenemos tres semanas mas para frenar la propagación del virus, pero preparar un plan quirúrgico y mas especifico que el cierre total, cuanto mas dure el paro de actividad mas difícil será salir de la crisis economiza, identifiquemos a las personas con mayor riesgo, protegerlos.

La economía necesitara de recursos y disminución de gastos, el gobierno tendrá que ver como integran los incentivos económicos, y disminuir el gasto publico con disminución en el pago a funcionarios y eliminar los puestos innecesarios, baja de impuestos a pequeñas empresas y autónomos con incremento de los incentivos.

La finalidad será la recuperación de las empresas y el empleo asociado, pero nuca las solución estará en aumentar el gasto publico, sino en disminuirlo.

Puntuación 0
#1