Opinión

Coste aún incierto de suspender el Mobile

El Mobile World Congress se suspende con costes desconocidos

La suspensión del Mobile World Congress de Barcelona plantea unas dificultades jurídicas de primer orden. En primer lugar la gran diversidad de actores involucrados, desde operadores de telecomunicaciones hasta restaurantes y hoteles. Existe también debate sobre si el caso deberá dirimirse según la legislación española o recurrir a un arbitraje internacional.

Pero igualmente incierto es el recorrido del plan de la organización de invocar una causa de fuerza mayor para reducir al mínimo las indemnizaciones. El hecho de que la OMS declarara una alerta internacional por el coronavirus no es la solución a todo. En España no se han necesitado medidas de excepción y en países vecinos otros foros internacionales siguen en pie. Se prevé así una larga batalla judicial.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.